Veracruz, Ver.- En la avenida Rafael Cuervo, en la zona norte del puerto de Veracruz, cuatro talleres que se dedican a la fabricación de piñatas subsisten con las bajas ventas que dejó el covid-19 y la cancelación de eventos y fiestas.

En uno de esos talleres se encuentra la casa y negocio de Yeresmi Galán, quien junto con su familia se dedican a la elaboración de piñatas y animación de eventos infantiles desde hace 10 años.

Covid dejo sin fiestas ni ingresos a Piñatas Las Tres Princesas

Sus comienzos no fueron fáciles, la competencia que tenían con los demás vendedores hizo que las ventas fueran reñidas, pero ahora no solo tiene que competir con los otros locales, sino también con un virus que lentamente acaba con la vida de cientos de pequeños negocios.

“Empezamos hace 10 años de la nada y poco a poco ahí íbamos creciendo, pero ahora con lo de la contingencia no hay nada, está bajo”, dijo.

La mayoría de sus ingresos se vieron mermados por la llegada del covid-19 al estado de Veracruz, desde entonces las consecuencias que dejó la suspensión de eventos y fiestas se pueden ver con todas las piñatas que tiene rezagadas en su negocio.

Desde el mes de abril los pedidos que tenía y eventos por realizar fueron cancelados, por causa de la pandemia, ahora después de siete meses la crisis que parecía terminar pronto, aún no tiene fecha de caducidad, admite Yeresmi.

Sus ventas bajaron 80 por ciento, siendo solo los fines de semana donde logra recuperar apenas 30 por ciento de lo que anteriormente vendía.

Las temporadas más altas eran el Día del Niño y en el mes de diciembre, la primera no logró ser la mejor, debido a que en esas fechas la fase uno del covid-19 comenzaba a cancelar eventos masivos y reuniones, como una manera de controlar la propagación del virus.

Ahora temen que la época decembrina sea igual o peor que el mes de abril, donde no hubo nada de ventas y la cancelación de pedidos los mantuvo parados por varios días.

Sus dos hijas dependen del negocio familiar

La mayoría de estos negocios son conformados por los mismos integrantes de la familia y no suelen tener empleados, ya que cada quien se encarga de desempeñar una ocupación, Yeresmi y su madre fabrican y hacen los diseños de las piñatas, al igual que su esposo.

Por lo que no contrataban personal, afortunadamente para ellos no se vieron en la necesidad de despedir a nadie, pero sí de ajustar los gastos que tenían, ya que al no haber suficiente venta sus ingresos no eran lo mismo.

Aunado a eso tiene que pagar los gastos de sus dos hijas, ambas menores de edad que aún están cursando la primaria, los costos de útiles, colegiatura y demás insumos necesarios salían del mismo negocio, ahora ya no cuentan con aquella entrada de efectivo por lo cual declaran se encuentran atravesando un difícil momento económico.

Afortunadamente el lugar donde tienen el taller es propiedad de la familia, Yeresmi menciona que es una ayuda extra, ya que a diferencia de los demás ellos no pagan renta, pero de igual manera los recibos de luz y agua se tienen que cubrir con las pocas ventas que van sacando de sus dos negocios.

Semáforo en rojo y crisis de pequeñas empresas complican ventas de Yeresmi

Actualmente el estado de Veracruz cuenta con 34 mil 949 casos confirmados de covid y 4 mil 617 defunciones, mientras que, el municipio porteño desde el inicio de la pandemia sigue siendo el primero con más casos activos a diferencia de otras entidades.

Debido a eso sigue estando en semáforo rojo denominado de riesgo máximo, con un total de 7 mil 873 positivos y 985 muertes, por lo que ciertas actividades siguen restringidas como las fiestas y eventos.

Aunque muchos de los negocios no esenciales volvieron a abrir sus puertas, con todas las medidas necesarias y lentamente el puerto de Veracruz está retomando la actividad económica.

Muchos de ellos aún siguen padeciendo los estragos que dejó a su paso el coronavirus, datos de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (CANACINTRA) en el mes de julio cerraron alrededor de 12 mil 400 empresas en Veracruz. Lo que orilló a la pérdida de 53 mil empleos en el primer semestre del 2020.    

Debido a esto, miles de veracruzanos tuvieron que reducir los gastos extras que realizaban, afectando a los negocios como el de Yeresmi, que no son de vital importancia para los consumidores, por lo cual se ven en la necesidad de abstenerse a realizar esos gastos, lamentó la entrevistada.