Un camino irregular de tierra, escombros y arena que serpentea alrededor de casas de lámina de zinc, es la primera imagen que se ve al llegar a la colonia Andrés Manuel López Obrador, en la ciudad de Veracruz.

 

 

El asentamiento irregular que lleva el nombre del presidente de la República, surgió de la invasión en el 2018 de un predio particular ubicado en la zona del antiguo ejido Dos Caminos, en el poniente del municipio de Veracruz.

Desde su fundación los colonos decidieron ponerle el nombre del presidente de la República, confiados en que de requerirlo este ayudaría a gestionar la regularización de la tierra, relató uno de los vecinos.

 

 

Sin embargo, el sitio se mantiene como una zona irregular desde entonces, no cuenta con servicios básicos como alumbrado público, drenaje sanitario y agua potable, como los fraccionamientos que lo rodean y cuyas construcciones de condominios y pozos de agua se levantan al horizonte.

La colonia se encuentra habitada por unas 200 familias, la mayoría sin ingresos fijos, dedicados a trabajar en oficios como la albañilería, la carpintería, el comercio y la limpieza en casas particulares.

 

 

Para ingresar a la colonia se debe tomar el acceso al fraccionamiento Casas Palenques y seguir el camino de terracería por la colonia Ampliación Las Bajadas, hasta cruzar el cableado de alta tensión, por el que se abre una brecha con espacio para dos vehículos.

El común entre sus residentes son las carencias, no obstante, en la colonia Andrés Manuel López Obrador dos grupos de vecinos disputan por la propiedad de los lotes, en ambos casos solicitan la intervención de autoridades para poner orden en la venta de los terrenos.

 

El primer grupo de ellos afirma que la ocupación del predio se hizo por la propuesta de venta del propietario, José Alejo Vicente López Velázquez, pero afirman que tras ocupar el lugar no dio ninguna certeza para entregar los títulos de propiedad, por lo que se niegan a dar algún pago o desocupar el terreno.

El segundo grupo tiene un acuerdo notarial con el dueño del terreno desde febrero pasado, a quien han realizado siete pagos mensuales como garantía de la compra-venta del predio.

En ninguno de los procesos ha intervenido alguna autoridad municipal, estatal o federal, pero en ambas partes se tienen denuncias ante la Fiscalía General del Estado por delitos como despojo, fraude y amenazas.

 

Denuncian amenazas de desalojo

La representante de la Asociación Pro Defensa de los Derechos de los Colonos, María de la Paz Pazos Rodríguez, dijo que el dueño ofreció a la agrupación la venta del terreno y autorizó que realizaran trabajos de limpieza y lotificación para ocuparlo.

En ese momento se dio un pago inicial de 3 mil pesos por familia para construir sus viviendas en cada lote asignado, pero dos años después, cuando se buscó llegar a un acuerdo de pago, el dueño ofreció la venta sin dar un título de propiedad a cambio.

Al no ceder a dicho acuerdo por temor a ser defraudados, el propietario presentó una denuncia por despojo en contra de María de la Paz Pazos Rodríguez y un grupo de vecinos que se niega a pagar en tales condiciones.

"En su momento nos permitió entrar y fraccionar y ahorita que ya tenemos dos años quiere demandar por despojo", dijo la representante de los colonos.

Pazos Rodríguez afirmó que existen amenazas de desalojo y hostigamiento hacia unas 600 familias que se niegan a cubrir los pagos que solicita el dueño del predio donde se asentó la colonia Andrés Manuel López Obrador.

"De hecho van con palos y machetes a quitarles el terreno, de hecho, les ha quitado terrenos ya", agregó.

María de la Paz Pazos Rodríguez encabezó una manifestación en la colonia Malibrán, a 10 kilómetros de la colonia López Obrador, para denunciar los hechos, acompañada de supuestos vecinos que tuvieron que trasladarse al sitio para sostener la reunión.

La representante de los colonos dijo que el dueño presentó dos denuncias ante la Fiscalía General del Estado (FGE) en su contra, pero estas fueron respondidas por dos denuncias de parte suya hacia el dueño, debido a las amenazas, asentadas en las carpetas de investigación 1379/2020 y 1541/2020.

 

Vecinos acuerdan compra, acusan fraude de AC

Contrario a lo señalado por la presidenta de la Asociación Pro Defensa de los Derechos de los Colonos, integrantes de la Asociación Civil Emiliano Zapata rechazan la versión de la María de la Paz Pazos Rodríguez y acusan a su agrupación de engañar a los colonos para beneficio propio.

Afirman que en febrero se logró un acuerdo de compra venta con el dueño del terreno. Para cerrar el acuerdo se entregó un pago que fue certificado en la Notaría 64, con la promesa de compra venta.

El acuerdo es que mensualmente se cumpla con el pago hasta cubrir el costo total del terreno por 42 millones 400 mil pesos, de los cuales se ha cubierto hasta ahora poco más de 715 mil pesos.

 

 

Mauro Hernández Figueroa, secretario de la Asociación Civil Emiliano Zapata, señaló que el acuerdo se hizo reconociendo que los colonos invadieron una propiedad privada, la cual aceptan comprar a su dueño para evitar cualquier prejuicio.

En el acuerdo, se planea la compra del predio por la totalidad de su extensión, por lo que serán la agrupación la encargada de realizar el trámite para lotificar cada uno de los terrenos y gestionar los títulos de propiedad individuales.

Hasta el momento, 200 familias han aceptado el acuerdo entre la asociación civil y el dueño, lo que significa cerca del 75 por ciento del total de los colonos que habitan en el lugar, pues niega que la colonia esté integrada por 600 familias, como afirma la otra agrupación.

Hernández Figueroa señaló que vecinos presentaron una denuncia penal en contra de la responsable de la Asociación Pro Defensa de los Derechos de los Colonos por el delito de fraude, ya que realizó cobros indebidos por la supuesta venta de los lotes y en algunos casos desalojos, sin contar con ningún derecho sobre la tierra.

Por su parte, Alejandro León, presidente de la Asociación Civil Emiliano Zapata, dijo que los lotes pretendían ser vendidos por personas que no eran los propietarios de la tierra, pero al detectar la situación decidieron agruparse para realizar la negociación directa con el propietario.

 

 

"Esta gente llega, te vende el lote que no les pertenece, que es propiedad privada, cometen una serie de abusos, nosotros nos dimos cuenta que todo lo que nos decían era falso, que no había ninguna negociación con el dueño, por eso nosotros lo contactamos en enero y en febrero empezamos los trámites para poder pagar la propiedad completa ante una notaría pública".

 

 

Testimonios de vecinos relatan que son constantes los actos de acoso de la asociación civil que encabeza María de la Paz Pazos, ya que realiza cobros indebidos por ingresar tierra para rellenar los lotes o para dar permiso de construir alguna casa.

Alejandro León afirmó que el grupo que fundó la colonia utilizan el nombre del presidente Andrés Manuel López Obrador para lucrar y hacer creer que se tendrá el apoyo de autoridades federales, de las que exigen su intervención.

En ambos casos, solicitan la intervención de autoridades para que se realice el proceso de regularización del predio de manera formal y se tenga orden en el procedimiento.