“Los activistas no nacen por sí mismos, nacen por necesidad”, dice vecino de Coatepec en manifestación por la defensa del bosque conocido como Sierra Alta. Este tema de invasión de tierras, que ya llegó a instancias federales, sigue sin resolverse, y abrió la cloaca de múltiples conflictos ambientales que prevalecen en Veracruz. 

Este 10 de octubre habitantes de Coatepec se manifestaron para exigir se resuelva la invasión del predio Sierra Alta; aseguran que, desde hace año y medio, integrantes de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC) buscan apropiarse del terreno y recursos naturales de manera ilegal. Aunque el caso ya fue mencionado hasta por el presidente López Obrador, aún no tiene indicio de solución.

“Nosotros no lo vemos como una lucha por el territorio (…) simplemente estamos pidiendo que se respeten nuestros derechos”, dice vecino de Sierra Alta, que prefiere reservar su identidad. Relata que un señor llamado Francisco Hernández presentó una constancia apócrifa de concesión de 2 mil hectáreas, incluidas las cinco que le pertenecen a él y su esposa. “Nadie tiene 2 mil hectáreas (…) ¡Ese deslinde es del doble de Coatepec!”, explica.

Balazos y amenazas de muerte no han intimidado hasta el momento al grupo de organizadores de la manifestación, y quienes están detrás del movimiento En Defensa de La Sierra Alta. Explican que pensaron que sería algo fácil de resolver con solamente mostrar las escrituras, pero autoridades han “puesto trabas”, lo que alertó a todos los habitantes de la zona para organizarse y estar al pendiente unos de otros; para ellos es evidente que se trata de un tema político en el que vecinos y recursos naturales resultan dañados.

¿Cuáles serían las consecuencias en caso de que no se detenga la invasión? La tala que ya se comenzó podría seguir avanzando a gran escala, y vecinos aseguran que integrantes de la CIOAC usan riachuelos como drenaje.

La invasión pone en riesgo flora, fauna y agua, como la cascada La Granada. El agua que se genera en ese espacio abastece a Coatepec y suministra una parte a Xalapa. Esos derechos podrían pasar a manos de “un puñado” de invasores, como describen defensores.

Campesinos contra ¿campesinos?

“Las personas de ‘allá arriba’ (Sierra Alta), en su mayoría son de escasos recursos, campesinos de generaciones que han habitado el territorio durante mucho tiempo”, explica manifestante. Por lo que al continuar el despojo de tierras por parte de los supuestos campesinos de la CIOAC se generaría una desestabilización social.

“No vienen (campesinos) aquí por la dificultad de bajar, pero el día que se metan con ellos, se van a defender (…) van a salir con su machete en mano, en una batalla tal cual”, explican y denuncian que los integrantes de la CIOAC se hacen pasar por supuestos campesinos, pero los tienen identificados como personas de Tuzamapan, Coatepec o lugares cercanos que tienen taxis, negocios y casas.

Es importante mencionar que, durante la visita presidencial en Veracruz, López Obrador anunció que resolvería el conflicto, sin embargo, no fue así. Manifestantes describen que tenían la esperanza de ser atendidos, pero solo fueron ‘contenidos’ por el delegado de la Secretaría del Bienestar, Manuel Huerta Ladrón de Guevara para no generar conflicto.

Ante un panorama, en el que, a decir de los vecinos, se ha pospuesto la audiencia de restitución con ‘trabas’, autoridades no toman cartas en el asunto y manifestantes son tratados como ‘criminales’, habitantes de Sierra Alta no descartan llevar el asunto a otros niveles e incluso aliarse con otras organizaciones.

Buscan que Veracruz sea libre de minería tóxica 

A la par que se suscitaba la manifestación en defensa de la Sierra Alta, grupo convocado por La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (Lavida) se pronunciaba en Plaza Regina de Xalapa con la consigna “Vida o Mina”.

La manifestación conformada por personas de Xalapa, Naolinco, Jalcomulco, Actopan, Xico, Teocelo, Coatepec, Banderilla, Emiliano Zapata, Jalacingo, y San Rafael pide que Veracruz sea decretado como libre de minería tóxica, que se cancelen las concesiones mineras en territorio veracruzano y que exista una Ley Minera que garantice los derechos de los pueblos, territorio y trabajadores.

¿Por qué? Explican que las concesiones otorgadas a grandes empresas trasnacionales para explorar el suelo de Veracruz solo generan violencia, inseguridad y daño ecológico irreparable. Esto quiere decir, que además de explotar los recursos naturales, generan problemáticas sociales en la zona al desplazar a los pueblos originales, tal como también acusan habitantes de Sierra Alta, en Coatepec.

El daño ambiental, además de ser al suelo, también es por el uso excesivo de agua para poder practicar la minería, lo cual desencadena en problemas de agricultura y ganadería. Activistas urgen a que los discursos políticos de López Obrador y Cuitláhuac García, en contra de las mineras, sean puestos en práctica.

Bajo un discurso de progreso, Gobierno de Veracruz apertura a la industria de exploración, explotación y comercialización de minerales en el subsuelo por medio del Proyecto Estratégico para el Desarrollo del Sector Minero, dentro del Tomo I del Presupuesto de Egresos 2020.

Durante los sexenios pasados de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto se otorgaron permisos a las trasnacionales para explorar tierras veracruzanas hasta por 100 años, acusan. 

Guillermo Rodríguez Curiel, representante de Lavida, recordó en entrevista para medio local, que en 2019 se hizo una movilización en Actopan para exigir la salida de la minería y proteger alrededor de 500 mil hectáreas que se verán aún más afectadas de no tomar cartas en el asunto, además del agua de la zona desde Villa Rica hasta Tatatila. 

“Entonces cuando decimos que estamos defendiendo la vida, lo decimos en serio y estamos dispuestos a defender la vida con la vida misma…” dijo Rodríguez Curiel.

Asesinato de Adán Vez Lira

El ambientalista y luchador social veracruzano fue asesinado a balazos el 8 de abril de este año en La Mancha, municipio de Actopan, Veracruz. Hasta el momento no hay responsables detenidos.

Lira fue reconocido activista, sobretodo en Actopan, donde mantuvo un fuerte liderazgo en luchas de oposición a minería. El municipio es uno de los protagonistas de la resistencia social contra los megaproyectos de minería a cielo abierto.

Colectivos de resistencia, instituciones de la Universidad Veracruzana, investigadores e investigadoras y grupos condenaron el ataque. 

“Quienes defienden el medio ambiente y construyen alternativas para el desarrollo sostenible en México enfrentan numerosos riesgos y amenazas. (Estos activistas) se oponen a intereses y muchas veces deben hacerlo solas por la falta de actuación de las autoridades, quienes tienen la obligación de garantizar el derecho a un medio ambiente sano y al desarrollo sostenible”, declaró en su momento Jesús Peña, representante adjunto de la Oficina en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH en México)

Día de la raza, ¿celebración?

“12 de octubre, día en que conmemoramos los más de cinco siglos de resistencia en contra de la invasión europea, el saqueo, el genocidio y el surgimiento del capitalismo como sistema hegemónico global”, escribió en comunicado el Congreso Nacional Indígena (CNI).

El 12 de octubre, popularmente conocido como el Día de la Raza, conmemora la llegada de Cristóbal Colón a América en 1492. El CNI se posicionó al respecto con repudio a su celebración y días antes anunció la Jornada Nacional de Movilización en Defensa de la Madre Tierra, Contra la guerra al EZLN los Pueblos y las Comunidades Indígenas, en la misma fecha.

Es distintas partes del país se organizaron intervenciones a raíz de la convocatoria del CNI, como en la Ciudad de México, donde otomíes tomaron las instalaciones del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (Inpi).

En Veracruz, la Comunidad de Práctica: Mujeres que Luchan Cni-Cig-Rrr, organizaron un conversatorio en vivo, a través de Facebook. En Defensa de la Madre Tierra, de Norte a Sur de Veracruz reunió a mujeres que se encuentran en pie de resistencia para proteger el medio ambiente en distintos puntos del estado.

Se contó con la participación de Fermina Pérez representante del centro ecoturístico El Remolino, Totonacapan. También Gemaly Padua Uscanga, en representación de Colectivo Altepee, de Acayucan, quienes mantienen contacto con grupos al sur de Veracruz en resistencia contra la construcción del megaproyecto federal Corredor Interoceánico-Istmo de Tehuantepec. 

Otras participaciones fueron: la Alianza de Comunidades en Defensa de los Ríos Bobos-Nautla y Tecolutla A.C.; Coordinadora de los Pueblos en Defensa del Río Atoyac, Ver.; Proceso de articulación de la Sierra de Santa Marta; Sistema Comunitario de Agua, de San Marcos, Xico; y Defensa de la Sierra de Coatepec.

Si bien, cada colectivo y defensa veracruzana tiene su particularidad de acuerdo a su zona y los recursos naturales que protege, todas tienen en común: empatía con los grupos (vulnerables en su mayoría) que ahí habitan y son desplazados, van contra marea de intereses económicos y hasta políticos de por medio, denuncian poco o nulo interés de autoridades de ser atendidos y trabajan en grupos organizados con ideas de la misma sintonía.

“Nos han dicho ‘bájenle al ruido’. Este ruido está chiquito con lo que podemos llegar a hacer”, dijo vecino durante manifestación en defensa de la Sierra Alta de Coatepec.