Por los presuntos delitos de abuso de autoridad y contra la administración de justicia, fueron denunciadas la jueza del Juzgado Octavo de Primera Instancia especializado en materia familiar en Orizaba, Gemma Méndez García y su secretaria de Acuerdos, Eloísa Román Rodríguez.

El abogado Jorge Reyes Peralta acudió a la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción en compañía de Samira Kuri Palacios, madre de dos menores de 4 y 6 años, para denunciar a ambas funcionarias por haber incurrido en irregularidades dado que otorgó la guardia custodia de los menores sin hacer las diligencias necesarias.

Señaló que a pesar de haber un acuerdo en el que la custodia se otorgó a su defendida Samira Kuri, la abogada avaló en un lapso de 72 horas entregar la guardia de los niños a su tía, Paulina Ferrer Megías, hermana de su exesposo.

Por ello, criticó que mientras “en el Poder Judicial se están pelando y viendo si quitan a la presidenta del Tribunal Superior de Justicia los jueces andan sueltos y hacen lo que quieren”, por lo cual lamentó que en el caso la jueza Gemma Méndez García incluso fuera aspirante a magistrada.

“Es un acto absoluto de corrupción porque no es posible que la jueza siendo mujer traicione a las mujeres, no sé si tenga hijos y sepa lo que es ser madre, pero dos menores de 4 y 6 años se los entrega a la tía y que establece la convivencia por medios electrónicos con la madre”.

Ante ello dijo que además de presentar la denuncia ante la Fiscalía, presentarán una queja administrativa ante el Consejo de la Judicatura de estado, así como una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH).

“Es un acto de corrupción y por eso venimos a denunciar, inmediatamente vamos a ir al Consejo de la Judicatura del estado para presentar una queja administrativa y ante la CEDH”.

Señaló que el 4 de septiembre, Vicente Ferrer Megías, padre de los menores, fue por ellos para pasar el fin de semana, de acuerdo con el acuerdo al que llegaron tras su divorcio hace cuatro meses; sin embargo, no los regresó y solicitó que la jueza otorgara la custodia a su hermana. 

Recordó que Samira Kuri Palacios se divorció de su esposo hace menos de cuatro meses y por resolución el juez le otorgó la guardia y custodia de sus hijos y la convivencia al padre; actualmente vive en Puebla y el padre tenía que recoger a los niños los fines de semana para llevarlos a Orizaba a convivir con él y su familia. 

“El último día el 4 de septiembre fue como siempre por sus hijos, se los llevó a Orizaba y cuando pidió que se los trajera le dio evasivas y en 72 horas con todo y la pandemia la jueza Gemma Méndez le dio la guardia y custodia a la hermana del señor; es imposible que la jueza lo hubiera hecho si conociera o se hubiera tomado la molestia de conocer que se tiene un convenio, jamás exhibieron el expediente del convenio, y la jueza decidió dársela a la tía diciendo que la señora maltrataba a sus hijos y le daba malos ejemplos”.

Por su parte, Samira Kuri Palacios, acusó que el padre de los menores no entregaba recursos para su manutención a partir del 8 de junio, fecha en que se firmó el divorcio de los padres y que a pesar de ellos nunca le fue negada la convivencia. Por ello, pidió a las autoridades que le regresen a sus hijos y que la jueza recapacite porque insistió en que su decisión es un acto de corrupción. 

“Yo lo que quiero es que me regrese a mis hijos, me los quitó, yo soy una madre dedicada a mis hijos, ellos están comiendo todo el día, me aman y a base de mentiras y engaños con la jueza me los quitaron y no me permiten verlos desde el 4 de septiembre; no he tenido una llamada, un mensaje con mis hijos”.