Veracruz, Ver.- Con almohadas, sabanas, sillas y demás artículos personales que fueron donados por la caridad, María adaptó como su casa uno de los corredores de un restaurante que lleva cerrado varios años, ubicado en la zona de Los Portales en el corazón del Centro Histórico de la ciudad de Veracruz.

La mujer de 70 años inició la pandemia del covid-19 viviendo en las calles del puerto, debido a que sus hijos la corrieron de su casa.

Desde ese entonces asegura que lleva vagando por distintas zonas sin encontrar un lugar fijo para quedarse y que, a causa de su edad no logra encontrar trabajo, casi a la par de haber llegado a aquel sitio, conoció a otras tres personas que al igual que ella no cuenta con una casa propia para alojarse.

Dos de ellas sufren de discapacidades que complica aún más su situación. Manuel tiene 42 años, es originario de la ciudad de Córdoba y asegura que lleva toda su vida viviendo en las calles.

Sufre del trastorno del habla y desde pequeño fue abandonado por su familia, hace un par de años llegó al puerto de Veracruz y desde entonces vive de lo que la gente les dona, al igual que su otro compañero, el cual se encuentra en silla de ruedas.

Las cuatro personas han vivido bajo aquel techo desde hace un año y ahora debido a que el Ayuntamiento de Veracruz les pidió que desalojaran el lugar, están preocupados por dónde pasarán la noche.

Fue la mañana de este 14 de octubre que elementos de la Policía Municipal llegaron al lugar para pedirles que se retiraran, a pesar de que personal del DIF les propuso llevarlos a un albergue, se rehúsan a aceptar la propuesta.

"Me dijeron que me vaya a quedar a un albergue, pero eso nomás es de irse a dormir y salir en la mañana, si está lloviendo, si está haciendo norte, pase lo que pase sacan a uno del albergue (...), yo no me quiero ir al albergue", aseguró María.

También comentó que no cuenta con ningún ingreso aparte de lo que la gente le da, hace dos años solicitó la ayuda del programa de pensión para adultos mayores, pero hasta el momento sigue en espera de aquel apoyo.

Con respecto al tema, el equipo de E-Consulta Veracruz intentó comunicarse con personal del Ayuntamiento y del DIF para que expresaran su punto de vista ante este caso y el presunto desalojo que se viralizó en redes y medios de comunicación locales, pero hasta el momento no han brindado respuesta, de igual forma quedaron de ofrecer una entrevista.

Indigentes ocupan casa abandonada en Villa del Mar

El caso de María y sus compañeros de calle no es el único que se registró en los últimos meses del 2020.

En el mes de septiembre un grupo de personas que habitaban un restaurante abandonado en la zona de Villa del Mar, fueron desalojados por personas la Dirección de Gobernación del Ayuntamiento porteño y elementos de la Policía Municipal.

Eran alrededor de siete personas que se encontraban habitando aquel lugar desde hace un par de meses.

Luego de que vecinos de colonias aledañas a la zona denunciaran hechos delictivos, que presuntamente eran cometido por aquellas personas, el Ayuntamiento decidió desalojarlos.

Los implicados aseguraron que venían de otros municipios cercanos para trabajar en las palapas del lugar y que utilizaban aquel sitio como un albergue temporal.

De igual forma, aseguraron que tenían conocimiento de los actos delictivos que se cometían en esa zona, pero que ellos no eran los responsables.

Por covid restringieron el ingreso de personas en albergues

Cuando recién comenzaba la contingencia del covid-19, muchos de los albergues del municipio cerraron sus puertas para evitar la propagación del virus dentro de sus instalaciones, esto causó que cientos de personas se quedaran sin un lugar donde poder dormir y hacer sus necesidades diarias.

Uno de ellos fue el Asilo para ancianos Cogra de Veracruz, que alberga actualmente a 62 adultos mayores, quienes conforman uno de los grupos con más riesgo a tener complicaciones si contraen la enfermedad de covid-19.

Muchos de estos ancianitos vivían en condiciones de calle y extrema pobreza, por lo cual el refugio los rescataba y brindaba techo y comida, pero actualmente se encuentran restringidas la visitas y el ingreso a nuevas personas, para mantener el bienestar de sus inquilinos, aseguró su directora María Teresa Mendoza de Infanzón.

"Cuando estuvo la pandemia fuerte el DIF nos pidieron el apoyo para recibir algunas personas, pero les dijimos que no, porque eran personas que venían de la calle", dijo María Teresa Mendoza.

De igual manera el albergue temporal nocturno del DIF municipal disminuyó su cupo de 70 a 25 personas, para controlar el riesgo de contagio.

Pandemia del covid podría dejar a 1 millón de Veracruzanos en pobreza

Según datos del Centro de Estudios Educativos y Sociales (CEES), en su más reciente documento denominado Magnitud del Impacto social del COVID-19 en México y alternativas para amortiguarlo, estima que la pandemia dejara a un millón de veracruzanos en situación de pobreza.

La tasa de pobreza y pobreza extrema aumentaran 24 por ciento y 33.5 por ciento respectivamente, siendo el Estado de México con 2 millones la entidad donde más personas pobres habrá.

De los 32 estados, 14 concentrarán 73 por ciento del impacto, equivalente a casi nueve de los 12.2 millones de pobres adicionales.

Siendo los más afectados las personas como María, que no cuentan con un lugar dónde quedarse y que ahora, por causa del covid, la gran mayoría no son aceptados en albergues.