Veracruz, Ver.- En medio de la ola de violencia sexual que enfrentan las veracruzanas, usuarias de redes sociales denunciaron una cuenta de Twitter que se encargaba de distribuir "packs" de mujeres sin su consentimiento.

Las usuarias acusaron al personal de la tienda departamental H&M, ubicada en la Plaza Andamar de Boca del Río, de publicar fotografías y vídeos de clientas a las que se les aprecia probándose algunas prendas.

La denuncia iba acompañada de una captura de pantalla de una cuenta de Twitter identificada como "Packs Veracruz" que presuntamente pertenece a un exempleado de la tienda, quien sería el responsable de la distribución ilegal de las fotos y vídeos íntimos de las clientas.

Hasta el momento, H&M continúa sin emitir un comunicado sobre la situación, la cual indignó a decenas de porteñas que a través de sus redes sociales exigieron un alto al acoso sexual.

Pocas horas después de que la denuncia se hizo viral, la cuenta de Twitter "Packs Veracruz" fue dada de baja, sin embargo, aún se pueden encontrar en la red las reacciones de usuarios que solicitaron tener acceso a los packs.

ANTECEDENTES DE ACOSO SEXUAL EN VERACRUZ

La situación se registró siete meses después de la ola de denuncias sobre hostigamiento y acoso sexual realizadas por estudiantes y trabajadoras de diversos bachilleratos, universidades e institutos tecnológicos de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río.

Con denuncias vía redes sociales y "tendederos" del acoso realizados con pancartas hechas a manos, las estudiantes, docentes y empleadas de las instituciones educativas exigieron un alto al acoso que sufren por parte de sus compañeros.

El primer caso se registró en marzo en el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos de Veracruz (CECyTEV) de Puente Moreno, donde las estudiantes se manifestaron contra un empleado administrativo de nombre Ricardo.

Tras esta denuncia más profesores y empleados del área administrativa fueron denunciadas por hostigar sexualmente a sus compañeras a través de mensajes de texto y vía WhatsApp.

Posteriormente, las protestas se replicaron en otras instituciones como el Colegio de Bachilleres de Veracruz, el colegio privado "José Joaquín Fernández de Lizardo y el CBTIS 79.

Ese mismo mes jóvenes de diversas facultades de la Universidad Veracruzana (UV) como Veterinaria, Medicina y Comunicación realizaron marchas y colocaron "tendedeross" en sus los edificios universitarios.

Incluso, las alumnas de la Facultad de Comunicación se manifestaron en la Unidad de Servicios Bibliotecarios (USBI) de la región Veracruz cuando el virrector Alfonso Pérez Morales rendía su cuarto informe de labores, evento en el que se encontraba la rectora Sara Ladrón de Guevara.

Las últimas en sumarse a esta ola de manifestaciones fueron las alumnas de los institutos tecnológicos de Veracruz y Boca del Río.

Aunque las protestas se detuvieron por la suspensión de clases tras el registro de los primeros casos de Covid-19 en el estado el 18 de marzo, las instituciones educativas y Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) emprendieron investigaciones en contra de los docentes señalados de acoso.

PERSISTE ACOSO Y ´PORNOVENGANZA´ PESE A LEY OLIMPIA

La violencia sexual y la "pornovenganza" persisten en Veracruz pese a que el Congreso Local aprobó en 2019 la Ley Olimpia, que tipifica como delito la publicación y divulgación de audios, imágenes y vídeos con contenido erótico o sexual de una persona sin su consentimiento.

De acuerdo con informe "Ciberacoso en México: Corte de Caja" realizado por The Social Intelligent Unit Veracruz ocupa el segundo lugar a nivel nacional es ciberacoso

El documento indica que el 21.8 por ciento de los veracruzanos son víctimas de ciberacoso, delito catalogado como violencia digital y que también castiga la Ley Olimpia.

Mientras tanto, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) revela que desde el inicio de la pandemia de Covid-19 en marzo hasta el mes de agosto se registraron mil 253 llamadas de emergencia relacionados con incidentes de hostigamiento u acoso sexual.