Veracruz, Ver.- Espacios públicos abandonados, cedidos a particulares, otros que no fueron funcionales por la mala calidad de sus materiales o que se quedaron en promesa de construirse, forman parte del inventario de inmuebles deportivos de los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014, que se prometió quedarían como legado para los veracruzanos y que seis años después exhiben el uso irregular de recursos.

En aquel entonces, el Gobierno del Estado anunció que se utilizarían 27 instalaciones deportivas para el evento que se llevó a cabo del 14 al 30 de noviembre del 2014; cinco nuevas, 15 rehabilitadas y siete temporales, en las que se invirtieron mil 850 millones de pesos.

Este 21 de octubre, autoridades del Gobierno de la República revelaron que unos 2 mil millones de pesos del Fideicomiso para los Recursos Deportivos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014, se usaron de manera discrecional e irregular durante la administración de Javier Duarte de Ochoa.

José Antonio Lima, director del Canal 11 y encargado de supervisar los fondos, sugirió una auditoría forense a la aplicación de los recursos, con la finalidad de deslindar responsabilidades por su mal manejo de los recursos, parte de este destinado para la infraestructura deportiva.

Sin embargo, más allá de los datos oficiales y reportes que quedaron asentados en la Auditoría Superior de la Federación (ASF), el mal estado de los recintos que sirvieron como sede para la justa deportiva la viven veracruzanos desde hace seis años.

AUDITORIO BENÍTO JUÁREZ

En el Auditorio Benito Juárez se hizo una inversión de 55.1 millones de pesos para su remodelación; en ese espacio se disputaron las competencias de baloncesto y esgrima.

Actualmente en la fachada frontal y la parte posterior son visibles los desprendimientos de bigas y cristales; los muros corroídos por el óxido y las canastas de baloncesto desechadas en el patio trasero.

En aquel entonces se anunció que el recinto seguiría siendo utilizado por el equipo Halcones Rojos de Veracruz, que, debido a los adeudos económicos con la Liga Mexicana de Baloncesto, tuvo que desaparecer.

El espacio principal se encuentra abandonado actualmente y en desuso. Mientras que las partes habilitadas para oficinas son ocupadas por personal del Gobierno del Estado, así como del Gobierno Federal, para la tramitación de inscripción a programas de asistencia social.

REINO MÁGICO

En el parque infantil Reino Mágico se realizó una inversión de 42.8 millones de pesos para la construcción del Patinódromo, así como la habilitación de canchas para futbol y volibol de playa, según se informó a medios locales en ese entonces.

El sitio se supone quedaría como un legado deportivo y de esparcimiento para las familias veracruzanas, sin embargo, luce abandonado desde antes de la pandemia de covid.

El Patinódromo está cerrado al público desde el 2014, con barandales corridos por el óxido y muros desgastados, mientras que las canchas de volibol de playa desaparecieron.

El espacio que se encuentra bajo la administración del Ayuntamiento de Veracruz dejó de ser un área de esparcimiento familiar desde hace al menos cinco años, que quedaron en desuso los espacios públicos como jardines y el centro acuático.

ESTADIO LUIS "PIRATA" FUENTE Y CENTRO DE ALTO RENDIMIENTO

El estadio Luis "Pirata" Fuentes y el Centro de Alto Rendimiento (CAR) son espacios funcionales que quedaron para el deporte veracruzano, después de los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014.

Sin embargo, en ambos se entregaron a la iniciativa privada y no formaron parte del legado público para la práctica del deporte, como fue prometido en su momento por el exgobernador Javier Duarte de Ochoa.

Ambos espacios se otorgaron en comodato al extinto equipo de futbol Club Tiburones Rojos de Veracruz, propiedad del empresario priista Fidel Kuri Grajales, quien ahora cobra el uso del estadio al Club Atlético de Veracruz, para su uso en la Liga Balompié Mexicano.

En el caso del estado de futbol, el Gobierno del Estado anunció entonces una inversión por el orden de los 50 millones de pesos para su rehabilitación, pues el recinto ya existía antes de la justa deportiva.

El propio Fidel Kuri Grajales desmintió tal inversión y afirmó que solo se aplicaron trabajos para resanar y pintar el inmueble ubicado en el municipio de Boca del Río y que sirvió como sede de los eventos de apertura y clausura del evento, así como del torneo de futbol femenil y varonil, dentro de la competencia internacional.

Por otra parte, el Centro de Alto Rendimiento (CAR), ubicado en la zona poniente de la ciudad de Veracruz, fue construido desde cero para disputar las competencias de hockey y rugby, disciplinas con arraigo en el estado de Veracruz, pero sin espacios para su práctica.

El CAR se encuentra actualmente cerrado, desde que el Club Tiburones Rojos fue desafiliado de la primera división del futbol mexicano, ya que su uso era exclusivamente para los entrenamientos de dicho deporte.

PARQUE UNIVERSITARIO BETO ÁVILA Y ESTADIO CARLOS SERDÁN

El Parque Universitario Beto Ávila se encuentra en desuso desde hace cuatro años, con la desaparición del béisbol profesional en la ciudad de Veracruz, al desaparecer el equipo Los Rojos del Águila.

En los primeros años después de concluido los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014 se entregó para que el equipo de béisbol jugara los partidos correspondientes a la Liga Mexicana de Béisbol, por lo que nunca ha estado abierto para el uso público.

Mientras que el mismo destino ha tenido la Unidad Deportiva Carlos Serdán, ubicada en la colonia Hidalgo de la ciudad de Veracruz, en donde se disputaron las disciplinas de balonmano y softbol.

El inmueble, si bien sirve para la organización de torneos locales de béisbol y softbol, es administrado por un sindicato, que mantiene el inmueble cerrado al público en general.

LEYES DE REFORMA Y CENTRO DE RAQUETA

El complejo deportivo Leyes de Reforma ya existía y era sede de eventos internaciones, sin embargo, fue remodelado y adaptado para cumplir los requerimientos de las competencias de los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014.

En el recinto se disputaron todas las disciplinas de deportes acuáticos, desde clavados de trampolín y plataforma, hasta natación y wáter polo. Sus albercas son de los pocos legados que se mantienen en pie y abiertos al público.

Sin embargo, desde hace 6 años no se aplica ningún tipo de inversión para su mantenimiento, por lo que varios de los espacios comunes requieren la intervención para un mantenimiento integral.

En este complejo deportivo se ubica el Centro de Raqueta, construido para racquetbol y squash, disciplinas que posteriormente se siguieron practicando, aunque se trata de deportes que no gozan de un gran arraigo entre los veracruzanos.

Para el 2018, debido a las malas condiciones del edificio sede del Instituto Veracruzano del Deporte (IVD) se determinó usarlo para albergar las oficinas administrativas de la dependencia, dejando de servir como un espacio para la práctica del deporte y quedando reducido al uso burocrático.

Con la pandemia de covid-19, este espacio fue adaptado para ser habilitado como Centro de Atención Médica COVID, como parte de la estrategia del Gobierno del Estado implementada en el punto más crítico de la pandemia para evitar la saturación de servicios médicos en hospitales.

Actualmente, el recinto continúa operando como CAME COVID para pacientes originarios de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río.

VELÓDROMO DE XALAPA

El Velódromo de Xalapa se presentó como una de las obras más importantes que dejarían los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014 a Veracruz, debido a que el inmueble quedaría a la posteridad para su uso deportivo y, al mismo tiempo, como un centro de convenciones.

Sin embargo, hasta este 2020 no se le había dado ningún uso para la práctica del deporte de manera regular, ya que el excesivo costo de mantenimiento lo convirtió en un elefante blanco.

En este recinto se realizaron las competencias de ciclismo durante la justa deportiva, posteriormente fue rentado para la práctica de otras 10 disciplinas deportivas más, que en conjunto pagaban una renta de 25 mil pesos mensuales para el uso de las instalaciones, insuficiente para cubrir el mantenimiento que, solo de energía eléctrica alcanzaba los 80 mil pesos.

Para este 2020, al igual que el Centro de Raqueta en Boca del Río, fue habilitado como Centro de Atención Medica COVID por la Secretaría de Salud, para atender la alta demanda en hospitales y evitar la saturación de los servicios de salud.

Sin embargo, después de la pandemia, se desconoce si habrá algún plan para el inmueble o volverá al abandono.

VILLAS OLÍMPICAS

Entre las grandes irregularidades detectadas en la revisión del presupuesto correspondiente a los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014 se encontró la falta de construcción de Villas Olímpicas, inmuebles para los que se destinó presupuesto público que no fue justificado.

En aquel entonces, el exgobernador Javier Duarte de Ochoa, afirmó que se había firmado un convenio con empresas inmobiliarias para que estas construyeran las Villas Olímpicas, en complejos residenciales ubicados en los municipios de Veracruz y Xalapa.

En Veracruz, el Gobierno del Estado facilitó los permisos de construcción para el complejo residencial Crystal Lagoons en la zona de amortiguamiento de Tembladeras, pero la obra no fue concluida a tiempo, por problemas de pagos con la empresa constructora, según se reveló en su momento.

En el caso de Xalapa, las Villas Olímpicas fueron encargadas a la empresa Carpín en Vilas Arco Sur, sin embargo, nunca fueron terminadas a tiempo y al final fueron vendidas como viviendas de interés común.

Al no tener las Villas Olímpicas concluidas, los atletas de alto rendimiento que participaron en los JCC Veracruz 2014 fueron hospedados en hoteles y hoteles de paso, sin las condiciones requeridas para una competición internacional.

6 AÑOS DESPUÉS, USO DE RECURSOS EN LA MIRA

En la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, de este 21 de octubre, José Antonio Lima, director del Canal 11, afirmó que el gobierno de Peña Nieto cedió el control total del fideicomiso para los JCC Veracruz 2014 al gobierno de Javier Duarte de Ochoa, hoy detenido en el reclusorio norte por manejo irregular de recursos públicos.

El control que se otorgó a la administración estatal a pesar de que la aportación mayoritaria fue del gobierno federal con mil 873 millones de pesos (el 96 por ciento), en tanto el gobierno de Veracruz únicamente contribuyó con 80 millones de pesos (el 4 por ciento).

"Se desconoce el destino y uso final de 867 millones de pesos, (el 44 por ciento), no existe ninguna documentación", expuso el director del Canal 11 sobre el presunto saqueo al fideicomiso creado en 2009, el cual, junto a otros 108, desaparecerá, tras el aval de Senado.

Asimismo, se expuso que la mayoría de las obras para los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014, se entregaron inconclusas y algunas nunca se utilizaron.

"Se asignaron recursos de obras faraónicas como el palco presidencial del estado Luis Pirata Fuente, la remodelación del centro de negocios World Trade Center (WTC), en Boca del Río, No se realizó una valoración técnica de las obras por 684 millones y se adjudicaron mil 308 millones sin apego a los requerimientos normativos del gobierno federal", agregó Antonio Lima.

Además de las obras mencionadas, se incluye la inexistente pista de Canotaje que se anunció y proyectó en Tuxpan, la Arena Veracruz y Córdoba, construida con materiales de mala calidad; en todos los casos, autoridades federales anunciaron una investigación sobre el uso de los recursos.