Las dificultades que se tienen en el día a día de los maestros son parte de su noble profesión, donde cada generación tiene que ser atendida de manera distinta y presenta nuevos retos al educador, pero con todo, no se compara con la satisfacción de saber que una pequeña mente absorbe el conocimiento para más adelante en la vida.

Sin embargo, hay una labor más allá de la que se le exige a los maestros, cuando hay que dar una milla extra en la enseñanza a los niños con capacidades diferentes, alumnos especiales que deben ser atendidos cada uno de manera personalizada para tener la certeza de que su aprendizaje no se estanca.

Así lo dio a conocer la maestra María Isabel Adorno de la Cruz, encargada de la Unidad de Servicios de Apoyo a la Educación Regular (Usaer 58), de Las Choapas, quienes se encargan de atender la enseñanza especial en este y otros municipios de la zona sur de Veracruz.

De acuerdo con la docente, son seis maestros los que tienen a su cargo el mismo número de instituciones educativas como son la “Eduardo Soto Innes”, “Mesa Redonda Panamericana”, “Artículo 123”, la escuela secundaria “Rosario Figueroa”, “Josefa Ortiz de Domínguez” y la escuela “Hermanos Flores Magón”.

Sin embargo, con la pandemia la necesidad de enseñanza cambió radicalmente y ahora las instrucciones a los padres la realizan a través de aplicaciones móviles o bien, de manera personal para evitar dejar en el abandono a los menores especiales.

“Antes los padres se limitaban a cumplir con lo que decía el maestro, pero ahora hay más compromiso, el maestro también ha sido sensibilizado para que cumplan con sus trabajos más allá de lo requerido.

“Ahora las evaluaciones nos exige material concreto que debemos preparar con antelación, ahora se nos pide hasta la digitalización de las pruebas, pero lo más importante es que no todos los niños tienen el acceso a datos de celular o internet.

“Ahí es cuando el maestro debe poner de su parte, más ahora que los niños tienen que ser vigilados más de cerca, por ejemplo, una maestra me cuenta que una mamá no cuenta con la economía para tener saldo en su celular, entonces la maestra tiene que ir y apoyarles con el material hasta su domicilio arriesgándose ella misma.

“Hay que precisar que los niños con capacidades diferentes son a veces lo que más tienen carencias, por eso nuestra labor se dificulta todavía más, aquí en Las Choapas contamos con alrededor de 90 niños especiales, que pueden ser más pero necesitamos volver a las aulas y hacer el conteo formal”.

La maestra Adorno de la Cruz, es docente en la escuela Artículo 123 “José María Morelos y Pavón”, e indicó que de manera personal cuenta con 23 alumnos con capacidades diferentes solamente en la “Artículo123”, donde señaló que son atendidos de acuerdo con los requerimientos y sus limitantes, para que puedan ser incluidos junto a sus demás compañeros y reciban la misma calidad en cuanto a educación.

“Nosotros manejamos niños con Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), autismo, débiles visuales, niños con hipoacusia (deficiencia en la audición), así como aquellos que son sobresalientes en sus capacidades, es decir, quienes tienen un intelecto por encima de los demás niños. Lo cierto es, que sí tenemos algunas dificultades para realizar nuestras labores”, indicó.​

Presencia MX / E-Consulta Veracruz