Veracruz, Ver.- El papel picado, las calaveritas de dulce y demás adornos alusivos al Día de Muertos invaden los comercios de la zona de mercados en el puerto de Veracruz, a un lado del Mercado Hidalgo como todos los años Martina colocó su puesto, consciente que esta temporada no será la mejor, debido a la pandemia del covid.

Fueron 15 mil pesos los que invirtió en la compra de papel picado y uno que otro adorno referente al Día de Brujas, dinero que sacó de los ahorros que tenía de las temporadas pasadas que, al igual que esta dice no augura para ser mejor, aunque pone toda su fe de que logre sacar al menos lo que gastó.

"Aunque sea poquito, pero se invierte (...), vendemos nomás para la comida, pero para guardar no podemos", aseguró.

Sin ventas, Martina invirtió ahorros en mercancía para Día de Muertos

Con 54 años trabajando como vendedora ve con tristeza el panorama que la pandemia dejó en los comerciantes, quienes tenían su mayor fuente de ingreso en las fiestas tradicionales como el 15 de septiembre, el 10 de mayo, Día de Muertos y Navidad.

Ventas que bajaron hasta 80 por ciento, por causa de la crisis que se está viviendo por el cierre de negocios que ocasionó la falta de trabajo, lo que obligó a los comerciantes a reducir la compra de estos artículos por el temor de no poder vender lo suficiente.

Después de la reanudación de actividades no esenciales el calvario para los comerciantes como Martina no acabó ahí, ya que ahora solo sacan menos de la mitad de lo que en años anteriores lograban vender.

Pese a eso la esperanza es lo último que pierden, ya que esperan poder recuperarse en los días posteriores.

Temen que se quede rezagada mercancía

La mujer de 66 años cuenta que si no logran acabar con todos sus productos es probable que se les eche a perder, debido a que el papel picado es muy fácil de romperse y sobre todo perder sus colores si se mancha.

Esto representaría una pérdida cuantiosa, ya que el producto no lo pueden regresar con los proveedores, así que lo tienen que guardar con la esperanza de poder sacarlo para el próximo año.

"Luego por paquete se mancha, cada paquete vale 600 pesos, ahorita ahí tengo bastante blanco que todo se manchó del otro año, el negro se convierte en café y ya no podemos venderlo", dijo Martina.

Aunado a todo lo anterior la competencia que hay en los distintos locales hace más complicada la venta con tan pocos clientes y mucha demanda de comercios, quienes buscan sacar un poco de lo que invirtieron.

Otro de los factores que asegura Martina afecta es que las tradiciones se han ido perdiendo con el paso de los años, las nuevas generaciones ya no se interesan por comprar estos artículos, como años anteriores.

Viven con el miedo de volver a cerrar

"Dicen que en México ya están cerrando otra vez y en Chihuahua, esperamos en Dios que aquí no pase eso, porque ya tenemos mucho invertido", comenta Martina temerosa ante la probabilidad de un rebrote y con esto venga el cierre de los negocios no esenciales.

Aunque el municipio y estado de Veracruz se encuentran en color naranja, lo que permitió la reanudación de actividades, en ocho estados del país como Aguascalientes, Coahuila, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Nuevo León, Querétaro y Zacatecas fueron confirmados recientemente signos de rebrotes.

Esto lo señaló el director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), Ruy López Ridaura, en la conferencia de prensa vespertina del 19 de octubre.

De la misma manera dijo que hay 20 entidades con descenso, ocho entidades con ascenso, y cuatro estados en zona de estabilidad.

Mientras que en el estado de Veracruz actualmente la mayoría de los municipios se encuentran en color naranja y 15 en color amarillo.

Actualmente el estado tiene un promedio de 36 mil 246 casos confirmas y 4 mil 794 muertes, en tato que, el municipio veracruzano lleva acumulado un total de 8 mil 107 casos positivos y mil 20 defunciones, hasta el último corte del 22 de octubre.

Por lo que comerciantes como Martina se mantienen a la expectativa sobre sus ventas y afirman que su economía no podrá soportar que vuelvan a cerrar.