Veracruz, Ver.- Dos guardias de seguridad dan la bienvenida en una de las privadas de la unidad residencial Rivieras del Río Medio, en donde las casas son vendidas como el sueño perfecto para quienes buscan una vivienda, pero que residentes afirman es un fraude que viven desde hace tres años.

Rivieras del Río Medio es un complejo residencial que comparte el mismo espacio con el residencial Aguamarina; rodeadas de predios invadidos en colonias irregulares y fraccionamientos sin municipalizar en la zona norte del municipio de Veracruz.

Las empresas inmobiliarias que venden las casas prometen a sus clientes un complejo residencial con alberca, área deportiva y viviendas construidas con materiales de primera calidad; a simple vista podrían parecer una de las mejores opciones entre tantas inmobiliarias en la zona norte de la ciudad de Veracruz, pero no es así para las 300 familias que habitan el complejo desde el 2017.

Uno de los vecinos que recorre las calles en su moto, da previo aviso de que si vas a adquirir una casa en ese lugar lo pienses dos veces, ya que -desde su experiencia- fue una de las peores inversiones que pudo haber hecho.

Hacia el fondo una alberca que yace con el agua estancada, el pasto que alcanza el medio metro y al costado un predio que fue invadido y que solo lo separa una frágil valla metálica, demuestran el abandono que ha tenido el sitio.

Fue hace dos años que los habitantes se manifestaron a las afueras del Palacio de Gobierno Federal, para hacer público el calvario por el que estaban pasando, ya que las casas aseguraron no tenía cimiento, otras más ya se estaban cuarteando y el piso se desprendiendo.

"Si a mí me hubieran dicho como estaban las casas aquí no hubiera comprado, pero ya ni modo. Es por eso que cuando vemos que vienen los vendedores a mostrar las casas, si podemos les avisamos que no las compren", comentó uno de los habitantes.

Problemas con la luz y contratos de agua

El afectado aseguró que el mantenimiento y el pago que se le hace a los guardias de seguridad corre por la cuenta de los habitantes, esto para que las personas que viven en los alrededores no intenten meterse, como algunas veces lo hicieron.

Los vecinos afirman que hace tiempo que la constructora "Gardenias", empresa que hizo el complejo residencial, se deslindó del sitio, por lo que se encuentran organizándose para que el lugar no decaiga más.

"El pretexto con el que nos vienen trayendo es que por causa del covid es que se detuvieron las obras, que por eso no la han terminado, es lo que les dicen a las nuevas personas que viene a ver las casas, pero no es cierto, eso ya fue antes que dejaron así", dijo.

Alguna de las casas, comenta, no fueron entregadas completas ya que muchas no tenían ni siquiera el contenedor para el agua, al igual que en la parte de atrás de la privada sigue en obra negra y que algunos espacios que fueron prometidos como la alberca, las áreas recreativas y deportivas no las han terminado.

También dijo que hace un par de meses tuvieron algunos problemas con el agua y la luz, debido a que la constructora tiene un adeudo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se cortó el suministro de luz en las calles, lo que ocasionó que se quedaran completamente a obscuras por algunos días.

De la misma manera con el agua, ya que muchos dijeron tener sus pagos al corriente con Grupo MAS, perode igual manera por el adeudo que tuvo la empresa les cortaron el suministro de agua.

Constructora cambió de nombre

Debido a las constantes quejas que se hicieron públicas en diferentes medios y a través de redes sociales, los habitantes aseguran que se cambiaron de nombre.

Ahora bajo el nombre de "Aguamarina", pretenden seguir engañando a más personas para vender las casas que aún quedan.

Utilizando la misma publicidad y promesas con las que los demás fueron engañados, su página de Facebook se encuentra repleta de publicaciones donde se logra ver todos los supuestos servicios que brindan y que hasta el momento siguen inconclusos.

En tanto que los demás vecinos viven en una constante lucha para contar con los servicios básicos que necesitan, de igual manera aseguraron que no descansaran para salvar el patrimonio que con esfuerzo les costó conseguir.