Orizaba, Ver.- Ante la falta de respuesta positiva al pliego petitorio que entregaron al jefe de la Jurisdicción Sanitaria número 7, Baruch Adrián Alanís García, trabajadores sindicalizados se manifestaron en la explanada del edificio jurisdiccional.

Ahí, los representantes de las sus secciones 2, 4, 47 y 48 hicieron un recuento de las anomalías que se están presentando, por ejemplo al notificarlos para que regresen a sus centros de adscripción, cuando el jefe de la Jurisdicción ya se cambió la suya y la de varios sus allegados, pasando encima de compañeros que tienen más de 10 años y hasta 20.

Agregaron que otra irregularidad es que se está entregando gastos de camino a gente a la que no le corresponde, mientras que a los trabajadores que tienen ese apoyo por contrato, no se les da.

Asimismo, acusaron a la subjefa María del Carmen Romero de nepotismo, pues ha beneficiado a su esposo, quien se encuentra en la farmacia del Hospital de Tlaquilpa, a su hermano José Romero en la Caravana de San Lorenzo, y a su sobrina en el Departamento de Promoción, cuando antes estaba en el Centro de Salud de Tilapa, Tequila.

Agregaron que conocen que el administrador, de apellido Montero, pide diezmo a los proveedores.

Señalaron que aunque su inconformidad por los cambios de adscripción la dieron a conocer a través de un escrito que entregaron al jefe de la Jurisdicción Sanitaria la semana pasada para que no se les afecte, la respuesta fue negativa, pues señaló que es una decisión de Xalapa.

Indicaron que si bien son institucionales, han resultado ser más institucionales que los propios jefes de la dependencia, quién es tal parece que únicamente llegaron al cargo para enriquecerse y cometer corruptelas.

Los sindicalizados solicitaron al gobernador del estado que tome cartas en el asunto.