Coatzacoalcos, Ver.- Desde mediados de octubre, Julieta Domínguez decide guardar los plásticos que durante el año vende en el mercado Morelos, para colocar su puesto de artículos con productos para altares dedicados a los muertos.

Calaveritas de azúcar, papel picado y una infinidad de dulces y artículos se pueden encontrar en el local 258 que se observa a varios metros en los pasillos principales del centro de abasto.

“Cada año lo hago, yo apenas llevo 35 años vendiendo, pero mi mamá vendía desde hace varios años más, porque esto es herencia de ella y con el paso del tiempo la gente ya nos ubica y nos busca, principalmente en la ultima semana de octubre”, afirmó.

Porta su mandil y un cubre bocas tejido que la distinguen, además de su buen humor para atender a los clientes. Ya no tiene necesidad de gritar pues las personas llegan por si solas, aunque en este año son menos los clientes, derivado de la pandemia del covid-19.

Ventas cayeron al 50%

“Se vendió menos porque se trajo menos, por la pandemia que no hay escuela, estamos viendo para aquellos que colocan altares en casa y pues a algunos alumnos les están pidiendo altares que manden fotos en líneas a los maestros”, expresa con una sonrisa Julieta.

Este año al igual que para muchos comerciantes es complicado para Julieta, pues asegura que las ventas cayeron cerca de un 50 por ciento.

Sin embargo, no se desanima pues sus clientes son fieles y acuden en busca de los artículos para las ofrendas.

“Lo que me ayuda es que yo tengo los precios del año pasado, no le subí y tampoco les bajé a pesar de que están caros; yo compro en la Ciudad de México y ahí si le subieron a los precios como 1 o 5 pesos, pero pues no me convenía subirle porque sino no iba a vender, prefiero que sea poco pero algo seguro de ganancia”, manifestó.

Por suerte desde esta semana los clientes comenzaron a llegar con mayor frecuencia a su puesto, algunos ya viejos conocidos y otros que se detienen a observar y al final son convencidos por los precios.

Calaveritas y papel picado lo más buscado

Julieta dice que, como cada año, lo más comprado son las calaveritas de azúcar cuyos precios dependiendo el tamaño van de los 5 hasta 20 pesos.

Además del papel picado por pliegos o en forma de cortina y en los colores tradicionales como el morado, naranja y blanco.

“El papel es lo que más se vende y pues en ocasiones a los que compren más de cien pesos les regalamos algo extra como dulces o lo que escojan, pues la idea es apoyarnos entre todos”, aseveró Julieta.

Entre los clientes se encontraba la señora María Esther, una de las clientes más antiguas de Julieta, quien dijo, “ando buscando papel picado, calaveritas, el pan y la fruta, voy a colocar mi altar para mi esposo que esta recién muerto y a mis papás”.

Invirtió más de 150 pesos en los productos que adquirió y muy contenta recibió el obsequio de Julieta, que colocará en la sala de su hogar.

Pasando la celebración de muertos, Julieta de nueva cuenta continuará vendiendo plásticos durante casi todo el año en el mercado Morelos.