Veracruz, Ver.- Entre el mes de marzo y septiembre del 2020, es decir, durante los primeros seis meses de la pandemia de covid-19, el 59.3 por ciento de la población de la zona metropolitana de Veracruz dijo sentirse insegura, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), que elabora el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

Es decir, más de la mitad de los residentes que habitan en los municipios de Veracruz, Boca del Río, Medellín y Alvarado se sintieron inseguros en el entorno urbano y sus actividades cotidianas.

La cifra muestra una tendencia a la baja con relación a la percepción de inseguridad que se tenía en el mes de marzo, hasta antes de la emergencia sanitaria por la pandemia de covid-19,

En el mes de marzo, el INEGI reportó que el índice de percepción de inseguridad era de 76.3 por ciento para la zona metropolitana de Veracruz, lo que muestra una diferencia de 17 puntos porcentuales en términos generales.

Sin embargo, la ENSU registró que existen actividades en el entorno urbano en el que la percepción de inseguridad es superior al 50 por ciento.

En el informe que presentó el INEGI 85.5 por ciento de los jarochos afirmaron sentirse inseguros al asistir a un cajero automático en la vía pública, lo que se registró como el indicador más alto de percepción de inseguridad en la evaluación.

Otras actividades que destacaron en la ENSU fueron la percepción de inseguridad en el transporte público y bancos, en donde 66.1 y 68.9 por ciento de la población dijo sentirse insegura.

Por otra parte, la encuesta aplicada en la zona metropolitana de Veracruz arrojó que 40.8 por ciento de la población fue testigo del consumo de alcohol en la vía pública, mientras que 48.1 por ciento atestiguo un robo y 20.4 por ciento actos de vandalismo.

La percepción de inseguridad también impactó en los hábitos cotidianos, ya que 35.5 por ciento de los encuestados por el INEGI afirmó que cambió el hábito de llevar objetos de valor consigo y 33.2 por ciento de caminar por las noches alrededor de su vivienda. 

Angelo Arturo Mattiello Guerrero, presidente regional de la Asociación Nacional de Consejos de Participación Cívica, señaló que la percepción de inseguridad se encuentra relacionada a la incidencia delictiva.

En el caso de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, existe una percepción de inseguridad alta, relacionada con delitos patrimoniales como robos en sus distintas modalidades, que son consecuencias de la crisis económica causada por la pandemia de covid.

"Cuando hay desempleo, cuando hay falta de oportunidades, la gente busca cómo sobrevivir y muchos desafortunadamente recurren a actos delictivos, actos de violencia, acoso, amenaza, robo, y lo toman como una fuente de ingresos", señaló.

El especialista dijo que los indicadores deben ser valorados por autoridades para enfocar la toma de decisiones, antes de ser desestimados como ha ocurrido cuando no favorecen la imagen ante la ciudadanía.