El presidente, Andrés Manuel López Obrador, calificó como un espectáculo “desagradable y hasta canallesco” los ofrecimientos de exfuncionarios como el exgobernador Javier Duarte de Ochoa para declarar en contra de otros por actos de corrupción.

Cabe señalar que el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, actualmente preso, se ofreció para declarar sobre los presuntos sobornos que la empresa brasileña Odebrecht destinó para la campaña del expresidente Enrique Peña Nieto.

Sobre este tema, López Obrador dijo que no se deben fomentar las venganzas ni los juicios sumarios, o inventar delitos en este y otros casos, aunque se pronunció a favor de los criterios de oportunidad para llegar a la verdad, siempre “que no se abuse” de ellos.

“Que sea serio todo, y ahora lo que se está produciendo es algo, por un lado, normal, porque hay libertades como nunca y se están dando estas facilidades para aminorar las penas, pero al mismo tiempo es también espectáculo desagradable y hasta canallesco, porque es una acusación de unos contra otros”.

Sostuvo que la Fiscalía no debe propiciar venganzas, ni que no haya juicios sumarios o se inventen delitos.

“Que todo sea de acuerdo con la ley, que se presenten pruebas, que no sea un espectáculo, lo que hacían antes, meter a la cárcel a alguien para decir: ‘Ahora sí ya se va a acabar la corrupción’ y el que los metía a la cárcel era corrupto y terminaba siendo más corruto que el que entró a la cárcel, estos actos espectaculares”, añadió.

Apenas el pasado 5 de diciembre el exgobernador de Veracruz, actualmente preso por peculado y asociación delictuosa, acusó públicamente que el expresidente Enrique Peña Nieto tenía “compromisos” con la empresa brasileña Odebrecht porque lo apoyaron en su campaña presidencial.

En sus redes sociales aseguró que el expresidente le “instruyó” apurar los trámites para que la planta Etileno XXI, de la empresa Braskem, filial de Odebrecht, arrancara operaciones lo antes posible, por ello se dice estar dispuesto a declarar lo que sabe ante la Fiscalía General de la República, sin que le ofrezcan ningún criterio de oportunidad.

Cuestionado este miércoles sobre el ofrecimiento, el Ejecutivo consideró que la Fiscalía General de la República está trabajando bien y pidió confianza en Alejandro Gertz Manero, aunque señaló que “está tardando” en generar resultados.

“Quisiera yo, pero entiendo que no es posible a veces, que se avanzara más rápido, ahora sí que justicia pronta y expedita porque se están tardando, pero le tengo confianza al fiscal, lo considero un hombre íntegro, recto; sin embargo, se están tardando en la elaboración de toda la averiguación, de toda la indagatoria, de la presentación de los recursos ante los jueces, ya ha pasado tiempo".

En cuanto a los criterios de oportunidad, y si sirven para dar impunidad a implicados en delitos, López Obrador señaló que son un buen método sobre todo en las altas esferas del poder: “de lo que se ordenó arriba, porque hay una relación de complicidades, de componendas”.

Refirió que Javier Duarte está acusando a sus mismos compañeros de partido y al exresidente Enrique Peña Nieto, pero la Fiscalía no debe abusar del mecanismo de testigos protegidos. 

“No es que: ‘A ver, yo declaro, ya hablé y quedo libre, limpio’, como si me hubiese yo bañado con jabón del maestro… No es jabón, ¿qué es el Maestro Limpio?”, ironizó, subrayando que los recursos robados tienen que ser regresados al erario.