El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, calificó durante su conferencia matutina del 12 de noviembre como "muy lamentable" el asesinato de la alcaldesa de Jamapa, Florisel Ríos Delfín, sucedido el día anterior.

Al ser cuestionado por reporteros, señaló que los asesinatos de periodistas, luchadores sociales y autoridades son actos muy lamentables.

Indicó que desde el gobierno federal están al tanto del caso y que ya se realizan las pesquisas correspondientes.

"Ahora en Veracruz asesinaron a la presidenta municipal de Jamapa, se está haciendo la investigación, hemos estado pendientes de esto", señaló el mandatario.

El crimen contra la Florisel Ríos se cometió durante la mañana del miércoles 11 de noviembre, cuando un grupo armado la interceptó y privó de su libertad, para después terminar con su vida y abandonar su cuerpo en la carretera Jamapa-Medellín.

Días antes del crimen, la alcaldesa buscó al Secretario de Gobierno, Erick Cisneros, debido al temor de ser blanco de algún ataque, sin embargo, como respuesta obtuvo negativas que quedaron grabadas en audio.

Además, en otro audio, Florisel Ríos manifiesta sentir temor por su vida y la de sus hijos, aunado a que no contaba con seguridad personal.

Tras los hechos, el esposo de la alcaldesa de Jamapa, Fernando Hernández Terán —quien se encuentra prófugo de la justicia desde hace unos días— publicó en su perfil de Facebook “Te lo juro que hubiera muerto contigo, pero no nos hubiéramos ido solos”.

Por su parte las autoridades estatales se comprometieron a dar prioridad a la investigación del crimen y el gobernador, Cuitláhuac García, indicó que no habría impunidad en este caso.

Asimismo, indicó que la Fiscal General del Estado, Verónica Hernández Giadáns, instruyó a los fiscales, policías investigadores y peritos a acelerar la búsqueda e investigaciones para dar con los responsables.

Por su parte, la Secretaría de Gobernación Federal, por medio de sus redes sociales, fijó su postura y publicó que la dependencia ofrece su respaldo inmediato y apoyar en las investigaciones para esclarecer el crimen.

Asimismo, integrantes de la clase política de Veracruz y del país rechazaron y condenaron el crimen de la alcaldesa de Jamapa, y exigieron prontos resultados para dar con los responsables intelectuales y materiales.