En total 74 empresas iniciaron gestiones para acreditar deuda generada por el Gobierno del Estado de 2010 a la fecha, la mayoría de la administración de Javier Duarte y en dependencias como la Secretaría de Seguridad Pública.

A la fecha todavía no hay un monto oficial del dinero que no se ha pagado, sin embargo, en 2016 el Órgano de Fiscalización Superior informó a la Comisión de Hacienda del Congreso del Estado y a la de Vigilancia que el Gobierno de Javier Duarte de Ochoa heredó pasivos con proveedores estimados en 12 mil millones de pesos.

De acuerdo con el ORFIS, en 2016 la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) dejó pendientes por casi mil 615 millones de pesos a más de 315 proveedores.

De los 74 que reclaman sus pagos al Gobierno de Cuitláhuac García son 20 las que ya han podido acreditar los pendientes por montos no determinados oficialmente

Se trata de empresas del Estado y foráneas que avanzan en el proceso de validación de pasivos, lo que podría agravar el problema de liquidez en caso de que el Gobierno de Cuitláhuac García cumpla su promesa de campaña para pagar a los empresarios.

Según la SSP solo 9 fueron desestimados por parte del proceso de validación que realiza el órgano interno de control, es decir que siguen pendientes de determinar más de 40 empresas por montos que podrían generar más presiones de liquidez al actual Gobierno.

Además, la Secretaría de Seguridad Pública informa que 3 empresas foráneas con domicilios en la Ciudad de México fueron descartadas en el proceso de validación y otra, del Estado de Guerrero, logró acreditar los montos que reclama.

 

Recelo en montos de deuda

Cabe recordar que los proveedores y contratistas fueron ignorados durante el Gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, a quien acusaron de darles largas con tal de no pagarles e incluso acudieron ante instancias como la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH)

Con el cambio de Gobierno de Javier Duarte al del panista, el Poder Ejecutivo puso a revisión los montos reclamados. En el bienio no hubo avances significativos en la depuración y los pendientes siguieron BAJO revisión con el actual Gobierno Cuitláhuac García.

Actualmente, a 2 años del inicio del gobierno morenista, la depuración continúa y se han descartado cobros por mil millones de pesos, según información de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan).

Cabe señalar que la Tesorería de la Secretaría de Finanzas y Planeación guarda reserva del monto total general que se reclama por los proveedores. Incluso la dependencia justifica que no cuenta con la información detallada de las empresas que participan en el proceso de depuración ante los órganos internos de control.