La directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), María Elena Álvarez-Buylla, informó que a partir del 1 de enero de 2021 se dejará de hacer la gestión para que los miembros del Sistema Nacional de Investigadores puedan contar con el seguro de gastos médicos. Señaló que autoridades anteriores hicieron esta gestión "a manera discrecional".

E-Consulta dio a conocer el pasado 10 de noviembre que los miembros del SNI recibieron un correo en el que se les informó que el Conacyt iba a dejar de ser el intermediario con AXA para que pudieran contar con el seguro de gastos médicos mayores optativo que les es descontado de sus ingresos.

 

 

En respuesta, la titular del Conacyt envió una carta a los investigadores en la que explicó que de septiembre de 2006 a enero de 2017 se facultó "indebidamente"  a diversas instancias del Consejo para negociar este tema con las aseguradoras.

Álvarez-Buylla señaló que "algunas anteriores autoridades del Conacyt realizaron gestiones de manera discrecional, quedando a disposición y para beneficio particular de una empresa privada información y datos personales de los miembros del SNI", por lo que se notificará a las autoridades competentes para que se haga una investigación.

Sin embargo, dijo que no se detectó evidencia documental que corrobore que se celebró un contrato colectivo que sustente la responsabilidad del Conacyt en el servicio de la aseguradora.

Por esta razón, a partir del 1 de enero del próximo año dejará de llevar a cabo las acciones administrativas para la contratación del seguro.

Álvarez-Buylla indicó que solo el 13.87% de los integrantes del SNI tenían contratado el seguro de gastos médicos, por lo que la mayoría no estaba interesado en este servicio.

 

EL ANTECEDENTE

 El pasado 10 de noviembre, La Silla Rota publicó que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) dejó abandonados a los investigadores que forman parte del SNI, ya que les retiró el apoyo para la contratación del seguro de gastos médicos mayores, del cual solo era intermediario, ya que cada científico pagaba su cuota correspondiente.

Este lunes los miembros del Sistema Nacional de Investigadores que contaban con el beneficio del seguro de gastos médicos mayores recibieron un correo en el que se les explicó que este proceso ya no se iba a hacer a través del Conacyt, sino que cada uno de ellos tendrá que verlo directamente con la aseguradora, que es AXA.

Alma Maldonado, investigadora del Cinvestav, declaró en entrevista con La Silla Rota que la mayor preocupación es bajo qué condiciones van a quedar ahora los seguros de gastos médicos, ya que al hacer un contrato colectivo tenían otros beneficios.

"Se quieren desentender totalmente de esto y me parece que pueden dejar en desprotección, en una situación muy vulnerable, a los académicos de mayor edad y que tienen problemas con algunos temas médicos", señaló.

Maldonado explicó que el seguro de gastos médicos era optativo para los miembros del SNI, por lo que cada uno decidía si quería contratarlo o no, si aceptaban se les hacía el descuento correspondiente directamente a su ingreso.

La investigadora del Cinvestav dijo que en el correo "AXA indica que se va a poner en contacto con todos los investigadores para hacerles una propuesta que diga cuáles van a ser las nuevas disposiciones, al parecer les dicen que todo va a ser igual y que cada uno será responsable de pagarlo. 

Respecto al Conacyt, en la carta "lo que se dice es que ellos nunca estuvieron responsabilizados de hacer esto, lo hacían como un servicio más, a mí me parece que sí era un servicio muy importante porque una de las grandes motivaciones de pertenecer al SNI era poder tener este seguro, que lo pagábamos nosotros y tenía al Conacyt administrando y siendo el responsable del servicio".

 Maldonado expresó sus dudas sobre si se mantendrán las mismas condiciones y beneficios con la aseguradora, ya que al contratar de manera individual generalmente son otras las disposiciones o los requerimientos.

Recordó que cuando en el Cinvestav les quitaron el seguro de gastos médicos mayores necesitaron de una figura que fungiera como responsable del contrato, por eso tuvieron que crear un sindicato de académicos, ya que así se mantuvieron como grupo frente a la aseguradora.

La investigadora destacó que hay mucha preocupación en la comunidad científica por este tema, ya que a través de este seguro de gastos médicos del SNI muchos de sus colegas lograron salvar su vida, por la amplia cobertura que daba.

"Sí hay mucha preocupación y que se entienda que también se pierde este sentido de colectividad y creo que esto es una situación lamentable.  Ellos están desarmando el sistema, el tipo de cosas que nos ayudaban", enfatizó.