Boca del Río, Ver.- Aguas negras son vertidas en el manglar de Arroyo Moreno por el mal funcionamiento de plantas de tratamiento de aguas residuales a cargo de la Compañía de Agua de Boca del Río (CAB), acusó el regidor Carlos Butrón Valenzuela.

 

 

El edil, quien tiene a su cargo la Comisión edilicia en Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Boca del Río, dijo que se realizaron recorridos por la zona, en donde se percataron de la contaminación causada por el grupo CAB, situación de preocuparse, ya que sus aguas desembocan en el río Jamapa.

El Arroyo Moreno se ubica en la cuenca del río Jamapa, en la zona costera central del estado de Veracruz, integrado por ecosistema de manglar; sus aguas se dispersan desde la porción norte del municipio de Medellín de Bravo hasta Boca del Río, desembocando en el mar de esta última ciudad.

 

 

El regidor informó que se solicitó la justificación y razones respecto al desfogue de aguas negras en la zona del manglar, a lo que Grupo CAB respondió que no cuentan con los fondos suficientes para dar mantenimiento y echar a andar las platas de tratamiento.

 

"El mismo Grupo CAB nos ha dicho que no cuenta con el recurso suficiente para echar a andar las plantas de tratamiento, por lo mismo todas las aguas de Veracruz y todas las aguas que se conectan de las diferentes colonias son vertidas a Arroyo Moreno y las vierte al río Jamapa", señaló.

 

Grupo CAB informó al edil que actualmente funciona una de todas las plantas de tratamiento de aguas residuales en el municipio de Boca del Río, sin embargo, esta ópera al 80 por ciento de su capacidad.

Brutón Valenzuela indicó que las autoridades están obligadas a revisar la concesión de esta empresa, ya que lo contrario es una violación a la ley porque está vertiendo aguas a un sitio catalogado como Reserva Ecológica desde el 25 de noviembre de 1999, y fue reformado el 22 de agosto de 2008.

El Arroyo Moreno es una zona de manglar que funciona como una barrera natural de contención y protección contra el efecto del oleaje, marejadas, ciclones, huracanes y tormentas tropicales, además, contribuye a la estabilidad del clima en la costa, mitigando los efectos del cambio climático; cualquier daño ambiental o contaminación es sancionada por la NOM-022-SEMARNAT-2003, ordenamiento que protege al manglar.

 

 

La Reserva natural peligra y aumenta considerablemente su nivel de contaminantes, ya que no solo vierten aguas negras, también es utilizado como basurero a cielo abierto.