Con menos de un mes en el cargo como presidenta del Poder Judicial, Isabel Inés Romero Cruz, rindió el informe de labores; destacó la falta de credibilidad de las instituciones, y recriminó la corrupción que prevalece en esa soberanía.

 

 

En su sesión virtual, a la que fueron convocados los titulares del poder legislativo y ejecutivo, informó que para poner en orden el trabajo del Poder Judicial, se han realizado al menos siete auditorías ordinarias y extraordinarias, que incluyen el manejo del Fondo Auxiliar.

Inés Romero Cruz fue nombrada el pasado 23 de octubre, luego de que el Pleno del Poder Judicial determinó revocar el nombramiento de Sofía Martínez Huerta, por el manejo unilateral de los recursos de dicho fondo. Abogados criticaron el proceso de remoción de la expresidenta, consideraron que la medida estaba al margen de la ley.

Al referirse que el divisionismo no tenía cabida en el TSJE, dijo que con su llegada se tiene como gran reto y compromiso disminuir con el rezago, “Tenemos la obligación de implementar mecanismos más ágiles no solamente para acabar con él, sino impedir que los juicios se hagan lentos, engorrosos y proclives a la corrupción”, sostuvo.

Como parte de esta nueva etapa del Poder Judicial, se trabaja en dos vertientes; construir espacios suficientes y dignos para que jueces y juezas impartan justicia en las mejores condiciones materiales posibles, razón por la que, en la medida de la suficiencia presupuestal, se construyan nuevas Ciudades Judiciales en los lugares en donde más se necesiten.

La segunda vertiente, consiste en elevar la calidad de la impartición de justicia mediante la capacitación continua, pues se busca hacer realidad un auténtico servicio civil de carrera en el que los asensos sean el resultado de la capacidad individual y no de las relaciones públicas que pervierten la integración real y eficiente en los juzgados.

En su intervención enumeró datos estadísticos, mencionó que en materia penal tenían 525 tocas, se les turnaron de manera aleatoria mil 523, de los cuales resolvieron mil 218 y están en trámite 270.

En materia civil, las salas tenían 75 tocas, se les turnaron mil 226 y resolvieron mil 272. En materia familiar tenían 91 tocas, se les turnaron mil 357 y resolvieron mil 276, están en trámite 172-.

La sala Constitucional recibió 19, resolvió 13 y seis están en trámite. En cuanto a los juzgados de primera instancia recibieron 8 mil 486 asuntos, iniciaron 5 mil 665, de esos se resolvieron 2 mil 753, 11 mil 398 causas penales y procesos acusatorio en existencia.

En juzgados civiles se recibieron 182 mil 830 expedientes, iniciaron 16 mil 767, un total 199 mil 597 asuntos, resolvieron 13 mil 896, 3 mil 95 se dictó sentencia condenatoria, 506 absolutorias, 752 mixtas, 9 mil 993 juicios se desistieron por convenio o caducidad.