Adeudos con jugadores o proveedores, suspensiones de partidos, dificultades para contar con un estadio de fútbol profesional y renuncias por incumplimientos o desacuerdos, son circunstancias que en poco más de un mes de iniciar la Liga Balompié Nacional (LBN) enfrentan los equipos Club Deportivo Atlético de Veracruz y el Club Veracruzano de Futbol Tiburón.

Ambos proyectos se presentaron a finales del 2019 como la posibilidad del regreso del fútbol profesional al puerto de Veracruz, tras la desafiliación del Club Tiburones Rojos de Veracruz de la Federación Mexicana de Fútbol y la Liga MX.

La vía fue la naciente Liga Balompié Mexicano, que desde su inicio en el 15 de octubre del 2020 suma diversas dificultades que causaron la baja o desafiliación de cinco equipos.

E-Consulta Veracruz realiza un recuento de los momentos en que ambos equipos veracruzanos presentaron dificultades que hacen dudar a la afición si los equipos fracasarán o se mantendrán al termino del torneo.

Llueven demandas contra CVF Tiburón

Al menos 17 extrabajadores del Club Veracruzano de Futbol Tiburón presentaron una demanda laboral a la Junta de Conciliación y Arbitraje, por el incumplimiento de contrato, sueldos y bonos en contra de la directiva que encabezó hasta este lunes 16 de noviembre Diego Bartolotta Camarillo, así como al representante legal del equipo, Antonio Martínez Esquivel.

El abogado y representante legal de los demandantes, Alfredo Sánchez López, señaló que la demanda incluirá el requerimiento a la nueva directiva del Club y la presidenta municipal, Blanca Méndez Ramírez, por tener ambos relación en el tema.

Entre las 17 personas que presentarán la demanda se encuentran jugadores como el "Chatón" Enríquez, "Gullit" Peña y Carlos Castro, quienes fueron presentados como refuerzos y presuntamente despedidos injustificadamente.

"Fueron despedidos de manera injustificada, sin recibir liquidación correspondiente, por los servicios de haber representado al Club, en este caso al Club Veracruzano de Fútbol, desafortunadamente fueron despedidos sin causa alguna".

En la demanda se incluye al exdirector Técnico, Carlos Casarín, quien asegura que se le adeuda salario y bonos desde que inició su participación en el reclutamiento de jugadores, hasta su salida del equipo.

La demanda laboral es por un monto de 3 millones de pesos, de acuerdo con el abogado Alfredo Sánchez López, quien señaló que se hará la solicitud por escrito al presidente de la Liga Balompié Mexicano, Carlos Salcido, para que intervenga en el caso.

"Hacemos un llamado a Carlos Salcido que de alguna manera es el presidente de la Liga de Balompié Nacional, para que de alguna manera intervenga, es triste que esta liga tan joven que inicia con 20 equipos, hoy ya se cuente con 14, que ha habido desafiliaciones, tengo entendido que la semana pasada hubo cuatro equipos menos, entonces tomemos las cosas con seriedad, si no va haber seriedad en esta liga que no se viole el derecho de los jugadores".

A las demandas de los jugadores por incumplimiento de contrato, se suman los señalamientos por un mal inicio del Club en la LBM, el primer tropiezo fue la falta de un estadio para jugar los partidos como locales.

Previo al arranque del torneo se aseguró que el equipo compartiría el estadio Luis "Pirata" Fuente –entonces bajo la administración de la Promotora del Valle de Orizaba-, con el Club Deportivo Atlético de Veracruz.

El equipo debutó en la LBM el 17 de octubre en un partido que se llevó a cabo en el estadio de la USBI en Xalapa, que, si bien cumple con las medidas reglamentarias en la cancha, no cuenta con la infraestructura de un estadio con la categoría de la primera división.

Actualmente, el equipo disputa sus partidos en el estadio Los Héroes, en el municipio de Tlapacoyan.

Club Deportivo Atlético de Veracruz sin estadio

El Club Deportivo Atlético de Veracruz se sumó a la lista de equipos de la Liga Balompié Mexicano que ha tenido que suspender partidos, por no contar con las condiciones de infraestructura para la recepción de sus rivales.

"Los Piratas" tuvieron que posponer el encuentro correspondiente a la Jornada 6 ante Neza FC, debido al desalojo que hizo el Gobierno del Estado del estadio Luis "Pirata" Fuente, al recuperar el comodato que otorgó al Club Tiburones Rojos de Veracruz.

La directiva emitió un comunicado de prensa en el que se deslindó del problema y justificó la suspensión del partido por "condiciones ajenas" al Club. En el mismo documento se expresa que la directiva busca "mantener los requerimientos de calidad con la que se han desarrollado los duelos como local".

Sin embargo, lo cierto es que legalmente desde que inició su participación en la Liga Balompié Mexicano el equipo no ha contado con la propiedad o el arrendamiento del estadio Luis "Pirata" Fuente.

El secretario de Finanzas de Veracruz, José Lima Franco, declaró –luego del procedimiento de desalojo en el estadio- que la directiva de la empresa Promotora Deportiva del Valle de Orizaba, propietaria del desafiliado Tiburón, arrendaba de manera ilegal el estadio al Club Deportivo Atlético de Veracruz.

A pesar de que no tenía ningún tipo de derecho sobre el inmueble, el Club inició la venta de boletos para el partido contra Neza FC. Hasta el momento la directiva encabezada por la empresaria Ana María Macías, no ha informado cual será la sede del equipo Club Deportivo Atlético de Veracruz. Aunque autoridades estatales descartaron que el estadio Luis "Pirata" Fuente, sea prestado para el resto de la campaña en la Liga Balompié Mexicano.