Río Blanco, Ver.- Asaltos y secuestros son situaciones comunes para los migrantes centroamericanos que transitan por Veracruz en busca del sueño americano.

Autoridades y delincuentes les quitan desde el dinero hasta la ropa que llevan y en, algunos casos, los golpean, según Mario, un joven migrante originario de Honduras.

Mario contó a E-Consulta Veracruz algunas situaciones que viven los migrantes durante su estancia en la colonia Modelo de Río Blanco, este lunes 23 de noviembre.

El migrante espera abordar un ferrocarril hacia el norte del país y seguir su camino en la búsqueda del sueño americano.

De acuerdo con el centroamericano, los migrantes conocen los riesgos que enfrentan, sin embargo, no tienen otra salida, pues en sus países no hay futuro para nadie.

Mario aseguró que en Centroamérica la gente está empobrecida y los trabajos son mal pagados, además de que son blanco de la delincuencia.

“En Tabasco, antes de llegar a un lugar que se llama Chontalpa, están secuestrando mucho, yo creo que las autoridades deberían entrar ahí”, dijo.

Con base en su testimonio, hay familias que viven en casas de lámina en las orillas de las vías de los trenes de carga que viajan desde el vecino estado de Tabasco hacia el norte del país.

Al salir de ellas, hombres y mujeres son asaltados por presuntos delincuentes, pero si no tienen pertenencias son golpeados y amarrados.

Ahora el tren ya no pasa por ahí, entonces tienen que caminar, por lo que es más fácil que los sorprendan.

EN COATZA LOS SECUESTRAN

El joven hondureño mencionó que en Coatzacoalcos los migrantes son privados de la libertad, pues a pesar de que existe una Casa del Migrante, muchos prefieren quedarse debajo de puentes.

Quienes los secuestran, llaman a las familias para pedirles dinero. Si no lo entregan, los migrantes son torturados.

A su paso por Veracruz y por México, los migrantes sufren hambre y sed y soportan las condiciones climatológicas, por ejemplo, al pasar por la Selva Lacandona.

Debido a este tipo de situaciones, Mario padece fuertes dolores de cabeza, sin embargo, sigue intentando llegar a Estados Unidos para sacar adelante a su familia.