El presunto líder de La Línea en el noroeste de Chihuahua, Roberto González Montes, "El Mudo" o "El 32", fue detenido junto con Santiago Casavantes Radovich, "El Condor" y Eulalio Domínguez Alanís, por ser responsables de la masacre contra la comunidad mormona de La Mora, informaron este lunes autoridades federales, reveló El Diario de Chihuahua.

La detención fue realizada por personal de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena), Marina y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

La masacre ocurrida en el municipio de Bavispe, Sonora, en la frontera con Chihuahua, ocurrió el 4 de noviembre del año pasado, contra 17 mujeres y niños de familias mormonas, nueve de los cuales perdieron la vida y seis resultaron heridos.

Entre ellos se encontraba Rhonita Miller, hija de Adrián LeBarón, quien fue atacada a balazos y luego incinerada junto con cuatro de sus hijos.

LOS SOSPECHOSOS

Antes de estas detenciones, 12 sospechosos habían sido arrestados por esta masacre, pero solo dos de ellos —incluyendo a Alfredo L— enfrentan cargos de asesinato, los otros 10 han sido acusados de posesión ilegal de armas, entre otros cargos.  

La familia LeBarón vivía en una comunidad mormona en Bavispe, Sonora, a unos 160 kilómetros de la frontera con Arizona. Los atacantes dispararon tantas veces que una de las camionetas explotó.

Los fallecidos fueron Christina Marie Langford Johnson, de 29 años; Dawna Langford, de 43; Trevor Langford, de 11; y Rogan Langford, de 2.

También murieron en el ataque Rhonita Miller, de 30; Howard Miller, 12; Krystal Miller, 10; y los gemelos Titus y Tiana Miller, de 8 meses. Ocho niños sobrevivieron.

Algunos de los sobrevivientes sufrieron graves heridas, incluyendo un bebé de 9 meses, a quien le dispararon en el pecho y un niño de 4 años que recibió un tiro en la espalda.

Después de la tragedia, la FGR informó que el tiroteo podría haber sido causado por una equivocación, y que los atacantes pensaron que quienes viajaban en las camionetas era un grupo enemigo de crimen organizado.

Adrián LeBarón —el padre de Rhonita Miller y abuelo de cuatro niños que fueron asesinados— contó que los niños que habían sobrevivido aún estaban traumatizados por el tiroteo que les robó a su madre y sus hermanos.

Él y su esposa Shalom LeBarón están criando a tres de sus nietos que no estaban en la camioneta donde murieron sus hermanos y su madre Rhonita. "El mayor tiene pesadillas", dijo. "No ha sido fácil, ellos extrañan a su madre".