Veracruz, Ver.- Desde el inicio de la pandemia de Covid-19, ocho de cada 10 llamadas de emergencia realizadas por mujeres veracruzanas se relacionaron con incidentes de violencia familiar.

Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), se registraron 166 mil 726 llamadas al 911 por casos de violencia familiar en Veracruz entre marzo y octubre de 2020.

En ocho meses, los incidentes por agresiones dentro del seno familiar fueron los más frecuentes entre los seis tipos de violencia que las autoridades federales contabilizan mensualmente.

El documento “Informe de violencias contra las mujeres” del SESNSP, detalla que las cifras de llamadas por incidentes de violencia familiar aumentaron cada mes.

De marzo a octubre, las llamadas de emergencia por incidentes de violencia familiar en Veracruz aumentaron 248.07 por ciento.

Las llamadas al 911 por violencia familiar se registraron en medio de la pandemia de coronavirus, en la que al menos los meses de marzo, abril y mayo fueron de confinamiento obligatorio.

En marzo, la Secretaría de Salud federal decretó el inicio de la Jornada Nacional de Sana Distancia, tras la aparición de los primeros casos de coronavirus en el país.

Pese a que la misma dependencia determinó el regreso a la “nueva normalidad” el 1 de junio, en Veracruz la cuarentena se alargó debido a que la curva de contagios no cedió para ese entonces.

Mientras tanto, las llamadas de emergencia por incidentes de violencia familiar crecieron de forma progresiva, según lo muestran los informes mensuales del SESNSP.

Durante los ocho meses en que la pandemia avanzó, la Fiscalía General del Estado de Veracruz (FGE) recibió siete mil 68 denuncias por casos de violencia familiar.

La cifra de denuncias ante la FGE es 23 veces menor que las llamadas por incidentes de violencia familiar realizadas por las veracruzanas.

En el Código Penal del Estado de Veracruz, la violencia familiar se sanciona con base en el artículo 154 Bis del Capítulo VI.

Comete violencia familiar quien ejerce cualquier tipo de violencia (física, psicológica, patrimonial, económica o sexual) dentro del domicilio familiar en contra de su cónyuge, concubina u otro familiar.

La sanción por violencia familiar corresponde a un período de cuatro a seis años de prisión y una multa de hasta seiscientas Unidades de Medica y Actualización, aproximadamente 52 mil 128 pesos.

Si la víctima fuere mujer, niña, niño o adolescente o una persona mayor de sesenta años, la pena será de cuatro a siete años de prisión.

VIOLENCIA DE PAREJA

Las llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violencia de pareja fueron las tuvieron el segundo mayor registro durante la pandemia del virus SARS-CoV-2.

Según los reportes mensuales de las autoridades federales, el 10.1 de las emergencias de emergencia realizadas por las veracruzanas en la pandemia se relacionan con dichos incidentes.

Entre el 1 de marzo y el 31 de octubre, el 911 recibió 20 mil 791 llamadas de auxilio por incidentes de violencia de pareja en Veracruz.

Al igual que con los registros de llamadas de emergencia por violencia familiar, en este caso los incidentes también crecieron progresivamente cada mes.

Las llamadas de emergencia por violencia de pareja aumentaron 198.42 por ciento de marzo a octubre.

De acuerdo con Luis Alberto Martín Capistrán, director de la Facultad de Derecho de la Universidad Cristóbal Colón, la violencia de pareja es una modalidad de la violencia familiar.

Es decir, la violencia de pareja se sanciona según lo establecido en el artículo 154 Bis del Capítulo VI del Código Penal de Veracruz.

Por otro lado, artículo 183 Ter sanciona quien ejerza violencia contra quien hubiese estado unido fuera de matrimonio hasta en un período de dos años anteriores a la comisión del delito.

El castigo penal también se impone cuando una persona agrede a otra, con quien mantiene una relación de pareja pese a que no vivan en el domicilio.

VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

En los ocho meses transcurridos de la pandemia, las veracruzanas realizaron 15 mil 96 llamadas de emergencia por incidentes de violencia contra la mujer.

Las llamadas de emergencia por incidentes de violencia contra la mujer corresponden al 7.35 de los auxilios solicitados por mujeres del estado de Veracruz al 911.

De marzo a octubre, las llamadas de emergencia por incidentes de agresiones contra la mujer aumentaron 73.71 por ciento.

Según lo declarado por Martín Capistrán, la violencia contra la mujer cuenta con diversos tipos penales en el Código Penal del Estado de Veracruz.

En la ley penal veracruzana, la violencia contra la mujer puede ejercerse por medio de delitos como abuso sexual, estupro, acoso y hostigamiento sexual, pederastia y corrupción de menores.

Asimismo, se tipifica en los delitos de pornografía, violación a la intimidad sexual, discriminación, maltrato infantil y feminicidio.

ACOSO U HOSTIGAMIENTO

El acoso y hostigamiento sexual conformaron los incidentes con el cuarto mayor registro de llamadas durante la contingencia sanitaria por coronavirus.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) reportó mil 751 llamadas de emergencia desde Veracruz entre marzo y octubre.

Del tercer al décimo mes de 2020, las llamadas por incidentes de acoso y hostigamiento sexual crecieron 202.29 por ciento.

El SESNSP revela que en este período la FGE de Veracruz integró 16 carpetas de investigación por acoso sexual y 176 por hostigamiento sexual.

Al igual que con la violencia familiar, existen más llamadas de emergencia que denuncias ante la fiscalía por casos de acoso y hostigamiento.

En el artículo 190 del Código Penal veracruzano se indica que comete el delito de acosos sexual quien acosa reiteradamente a una persona de cualquier sexo, con fines lascivos.

Las sanciones correspondientes para acosadores sexuales son penas de seis meses a tres años de prisión y multas de hasta trescientos días salario.

Si la víctima es menor de edad, la pena es de uno a siete años de prisión y multa de hasta quinientos días de salario.

El artículo 190 Bis tipifica el hostigamiento sexual el asedio, con fines lascivos, de una persona de cualquier sexo, cuando el agresor se vale de una superioridad laboral, docente o de otra condición.

La sanción es una pena de uno a cinco años de prisión y una multa de hasta trescientos días de salario. 
Si el agresor es servidor público, será destituido e inhabilitado para ocupar otros cargos hasta por cinco años.

Cuando la víctima es menor de 18 años, la sanción es de dos a ocho años de prisión y una multa hasta mil días de salario.

ABUSO SEXUAL Y VIOLACIÓN

Los incidentes relacionados con el delito de abuso sexual provocaron que las mujeres veracruzanas realizaran 459 llamadas de emergencia entre marzo y octubre.

En contraste, la FGE integró 478 carpetas de investigación por abuso sexual en los mismos ocho meses.

Comete el delito de abuso sexual quien lleva a cabo actos sexuales en contra de una persona mayor de 18 años sin el propósito de llegar a la cópula.

En el artículo 186 del Código Penal de Veracruz se imponen penas de uno a seis años de prisión y multas de hasta 100 días de salario mínimo.

Cuando la víctima es incapaz de comprender el abuso, se impondrá prisión de cinco a diez años y una multa de hasta doscientos cincuenta días de salario.

En el caso del delito de violación, se registraron 455 llamadas de emergencia por incidentes relacionados en lo que va de la pandemia.

Sin embargo, la FGE sólo recibió 270 denuncias por violación simple en el mismo período y 10 por violación equiparada, es decir, contra menores de edad.

El artículo 184 del Código Penal del estado indica que comete el delito de violación quien por medio de la violencia física o moral sostiene cópula con una persona.

La pena es de seis a veinte años de prisión y una multa de hasta cuatrocientos días de salario.

“Se entiende por cópula la introducción del pene en el cuerpo de la víctima, por vía vaginal, anal u oral”, cita la ley.

En total, las mujeres del estado de Veracruz realizaron 205 mil 278 llamadas de emergencia al 911 entre el 1 de marzo y el 31 de octubre por incidentes relacionados con la violencia de género en sus distintas modalidades.