Familiares de Uriel Cano Pérez, paramédico de 27 años privado de su libertad el pasado 18 de noviembre, confirmaron que fue hallado sin vida este jueves en una comunidad de Cuichapa, en el Río Blanco, afluente convertida en un tiradero de cadáveres en Veracruz.

“El Flaco”, como lo conocían sus amigos, era egresado del Instituto Tecnológico de Orizaba (ITO) y socorrista voluntario de la Cruz Roja en la delegación de Córdoba. Salió de la casa de su hermana la tarde del 18 de noviembre, ubicada en el municipio de Tezonapa para dirigirse con unos amigos, destino al que nunca llegó.

El joven conducía un automóvil Chevy color gris y vestía una playera de los Tiburones Rojos de Veracruz, un short negro y tenis. El vehículo a la fecha no ha sido localizado. La desaparición y el hallazgo de su cadáver ocurrieron en la región de Las Altas Montañas, una de las más reincidentes por hechos violentos en la entidad.

Amigos de “El Flaco·, lo refieren como una persona educada y deportista, que le gustaba salir a correr y el futbol, aficionado del Santos Laguna. “Muy alegre y sonriente, nunca se achicaba, nunca decía que no cuando le pedías algo”, refirieron sus amistades.

La búsqueda de Uriel se virilizó en redes sociales. Su hermana, refirió que fueron objetos de extorsiones y que se enfrentaron con retrasos de la Fiscalía General del Estado (FGE) para recibir su denuncia por desaparición.