Veracruz, Ver.- Uno de los íconos de las fiestas decembrinas, y que para muchas personas representa el espíritu mismo de la navidad, son las luces de colores, las cuales adornan desde el arbolito navideño hasta iluminar casas y plazas públicas.

El panorama navideño de pequeñas luces por todos lados es motivo de alegría para las niñas y niños, y también para muchos adultos.

Sin embargo, si no se tiene cuidado al comprar las series de luces, es posible que las fiestas se conviertan en tragedia.

Debido a la masificación de productos durante la temporada, se ponen a la venta series de luces piratas o de fayuca, las cuales se producen con dudosos estándares de calidad, y que se venden en mercados y tianguis a precios bajos.

Muchas veces, con el afán de comprar la mayor cantidad de luces para adornar, las familias deciden comprar estas series navideñas, sin detenerse a pensar en los riesgos.

Luces navideñas, adornos que podrían arruinar la navidad

Una serie navideña de baja calidad que cause un corto circuito puede provocar desde un arbolito de navidad chamuscado hasta la pérdida total de una vivienda, incluso cobrando vidas entre el fuego.

Es por esto que los compradores deben revisar que las luces navideñas estén certificadas para su uso por una autoridad federal.

Se debe buscar que el empaque muestre que el producto está avalado por la Norma Mexicana NMX-J-5588-ANCE-2017, que también abarca figuras inflables y otros adornos navideños.

Asimismo, se recomienda no comprar las luces navideñas en tiendas de importaciones asiáticas.

Por otro lado, la compra de una buena serie de luces conlleva a un ahorro potencial, debido a que es posible que dure más de una navidad, evitando comprar nuevas luces cada año, lo que sí sucede comúnmente con luces no certificadas.

Lo cual, además, genera una mayor cantidad de contaminantes al ser productos plásticos y eléctricos de un solo uso.