Veracruz, Ver.- “No tardan en llegar y cortar la luz, porque no tengo para pagarla”, dice Héctor Gutiérrez, dueño de una papelería que se encuentra ubicada en la zona universitaria, en el municipio de Boca del Río.


Detrás de una barrera de plástico que cubre su rostro, instalada como medida de protección para reducir el riesgo de contagio de covid-19, se alcanza a ver la sonrisa de resignación de Héctor.h


Desde hace 14 años “Copy Máster” se encuentra en la esquina de la calle Mar del Norte y Jesús Reyes Heroles, en el fraccionamiento Costa Verde, en donde sus principales clientes son alumnos de la Universidad Veracruzana (UV).


Durante todo ese tiempo jamás le había tocado presenciar una crisis de tal magnitud como la que están viviendo por la pandemia del covid, pese a ello en estos días su negocio es uno de los sobrevivientes.


Pago de servicios ahogan a comerciantes


Tras casi 10 meses de haber suspendido las clases de todos los niveles educativos, muchos negocios que tenían como principal fuente de ingresos la afluencia de estudiantes y docentes, vieron mermada su económica por esta decisión.


Ahora los pocos locales que aún se mantienen en pie, pese a todo pronóstico, sobreviven con solo 30 por ciento de venta, según testimonios de comerciantes y empleados.


Los impuestos y recibos de renta, agua, luz y demás servicios que por fuerza se tienen que cubrir están ahogando a las pequeñas empresas, comenta Héctor.


Tan solo en el recibo de luz tiene que desembolsar la cantidad de 8 mil pesos, los cuales no puede reunir, ya que tiene que pagarles a sus dos empelados, las ganancias, aseguró son mínimas. 


 “Hemos sobrevivido con los pocos ahorros que teníamos, pero ya llegaron al final (…), nunca se había vivido algo así, ya estábamos acostumbrados que en vacaciones hay bajas ventas y nos tenemos que preparar para esos tiempos, pero esto, ya va casi un año”, dijo.


Para subsistir y no despedir a los dos empelados que tiene tuvo que modificar los turnos y reducir las horas de trabajo, por lo que ellos vieron dañada su económica.


Negocios de comida también sufren por ausencia de estudiantes


La misma situación viven los locales de comida, con reducción de ventas; las calles vacías que antes eran transitadas por centenares de estudiantes hoy lucen casi desiertas.


Mientras que los comercios de comida sobreviven con los pocos transeúntes que deciden desviarse de su camino para llegar a comer en alguno de ellos.


La gran mayoría de estos, tienen sus cortinas cerradas, otros más como “Hojaldras Denegri”, solo abren medio turno, con menos de la mitad de la producción que hasta antes de la pandemia había.


“Ha bajado considerablemente (las ventas), los clientes principales son los estudiantes y catedráticos, aquí es zona estudiantil y pues no hay clases (…), antes de la pandemia de piezas horneadas en promedio hacíamos unas 300, ahora solo hacemos 50”, comentó Rubén, empleado.


De igual manera la otra persona que tenía para ayudarlo en las ventas tuvo que ser movido a otro de los negocios, ya que los ingresos que sacaban no alcanzaban a cubrir los gastos de los dos empleados.


Mientras que su jefe no tomó la decisión de despedir a ningún empleado, pero sí de reducirles las horas laborales para generar ahorros de insumos que permitiera sobrevivir a este negocio, uno de los tradicionales del puerto y la zona conurbada.


Más de un millón de empresas afectadas por la pandemia del covid


La segunda Encuesta sobre el Impacto Económico Generado Covid- 19 (ECOVID-IE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), estima que de un millón 873 mil 564 empresas en el país, 86.6 por ciento indicaron haber tenido alguna afectación a causa de la pandemia. 


De esta cantidad 79.2 por ciento señalaron que el principal tipo de afectación fue por la disminución de los ingresos, 51.2 por ciento de las empresas reportaron una baja en la demanda. 


La escasez de los insumos y/o productos ocupa el tercer lugar y se observó una disminución de casi 9.0 puntos porcentuales a comparación de la primera encuesta que el INEGI realizó a inicios de la emergencia sanitaria.


El porcentaje de empresas que aplicaron cierres temporales o paros técnicos se ubica en 23.1 por ciento, cifra menor que el porcentaje registrado en la primera edición, en la que 59.6 de las empresas los realizaron.


La proporción de empresas que recibieron apoyos fue de 5.9 por ciento, mientras que 94.1 restante no recibió ningún tipo de apoyo durante agosto. 


En la primera edición, 7.8 por ciento obtuvo algún tipo de apoyo durante abril, mientras que 92.2 no recibió ayuda de ninguna índole en el mismo periodo.


De los 4.9 millones de establecimientos micro, pequeños y medianos que había en 2019, el EDN 2020 estima que sobrevivieron 3.9 millones, que representan 79.19 por ciento, mientras que un millón 10 mil 857 establecimientos (20.81 por ciento) cerraron sus puertas definitivamente.


Negocios como el de Héctor y Rubén forman parte de este porcentaje de sobrevivientes, quienes esperan para el próximo año poder recuperarse, ya que afirman que si las condiciones no mejoran se verán en la necesidad de cerrar.