MOLOACÁN, VER.- Desconcertados se encuentran pobladores de la localidad de Acalapa II, perteneciente al municipio de Moloacán, quienes esta semana reportaron la presencia de cráteres con agua hirviente, por lo que advirtieron a los vecinos de la zona, de extremar precauciones ante este fenómeno.

Distanciado a por lo menos tres kilómetros en el "Cerro de la Campana", periodistas de la región y autoridades corroboraron que existe agua que hierve desde una grieta que se aprecia a ras de suelo, que de acuerdo a los mismos pobladores data desde el 2014, aunque en distintos periodos para luego "extinguirse".

Este fenómeno, se encontraba en los límites con el rancho "La Montaña", hasta donde se tiene que caminar un espacio de 45 a 55 minutos entre empinadas subidas y bajadas para llegar a donde se divisa una pequeña columna de humo.

Sin animales o aves cerca, la grieta expele vapores y al caminar sobre ella se aprecia como "cruje" al avanzar más de cerca hasta el "ojo de agua" que brota burbujeante y a simple vista se ve cómo hierve e incluso el agua corre desde otras fisuras cercanas.

"Esto se ve desde el 2014, cuando se reportó a la autoridad allá por el "Cerro de la Campana", pero se da por un tiempo y luego ya desaparece. Hay de estos cráteres regados pero no están activos, sólo lo hacen por unas semanas y de ahí se apagan", indicó Mariela Soto, vecina del lugar.

Sin embargo, el pasado lunes, personal de la Secretaría de Protección Civil del Estado (PC), visitó el lugar del fenómeno junto a especialistas en geología, quienes inspeccionaron la zona y llegaron a la conclusión de que se trata de "Domos Salinos", un fenómeno completamente natural.

 

 

De acuerdo con información del Gobierno municipal de Moloacán, acudieron el biólogo Heriberto Olivas del Mora y el geólogo Pasquinel de la Fraga Chávez, así como el alcalde interino Apolinar Lara de Jesús, junto a Protección Civil municipal, para informar a la población respecto al tema.

La conclusión a la que llegaron los expertos fue que se trata de una acumulación de lodo en las grietas formadas en el subsuelo, luego del movimiento en las capas de la tierra que generaron alteraciones y gases que, al tener un escape, lo hacen de esta manera.

 

 

Señalaron que no se trata de un fenómeno volcánico, puesto que no se encuentran los elementos necesarios para este tipo de evento, pues aunque el agua hierve a una temperatura de 300 grados o más, solamente se tiene esta característica.

Por lo mismo, los expertos señalaron que el terreno es inestable y se pide a la población que no se acerquen, pues podría darse un accidente ante el agua hirviente y lo frágil que se encuentra la zona, ya que se tiene conocimiento de curiosos que han llegado a la zona y puede incluso perderse entre los caminos que se unen, cruzan y se cortan por entre cercas.

Mediante el recorrido realizado, se constató que el agua que brota de la grieta mantiene un sabor extremadamente salado y alrededor se formaron cristales de sal que se adhirieron a la superficie.

Asimismo, la advertencia que tienen los habitantes y visitantes es de no consumir el agua que corre del arroyo "Sonso", pues no se sabe exactamente qué metales o sustancias corren por las aguas, ya que en las grietas se observa cómo la flora ha muerto y la fauna definitivamente no se acerca por instinto.

 

 

 

Con información de Presencia MX