Después de 24 horas inconsciente Carolina despertó, luego de ser atropellada por una persona que presuntamente conducía en estado de ebriedad, lo que le provocó múltiples heridas, las cuales aún la mantienen hospitalizada en el Seguro Social de Cuauhtémoc. 

A Jovita el corazón le aviso que algo malo le había pasado a su hija, mucho antes de que sus vecinos le confirmaran la mala noticia que aconteció aquella noche del sábado 19 de diciembre.

“Yo sentí un dolor en el pecho y le dije a mi hijo que me dolía la cabeza y el pecho, cuando llegan mis vecinos corriendo, yo como madre supe que era mi hija, que algo malo le había pasado”, cuenta Jovita, mientras su voz se quiebra por el llanto.

Sus amigos y familiares describen a Carolina como una mujer responsable y trabajadora, dedicada a sus hijos y esposo. A veces laboraba más de dos turnos con tal de poder llevar más dinero a su casa.

Ahora la mujer de 33 años permanece postrada en una cama de hospital sin poder moverse y en espera de una segunda cirugía para poder recuperarse por completo del daño que sufrió.

Los hechos ocurrieron en el cruce de las avenidas Cuauhtémoc y Matamoros, mientras Carolina se bajaba del camión, ella había salido de su trabajo y se disponía a llegar a su casa, cuando al instante de bajarse fue arrollada por un auto particular, al parecer el conductor manejaba en estado de ebriedad.

Trabajaba como camarista en un hotel del municipio de Boca del Río, además de sus dos hijos apoyaba a sus padres con los gastos de la casa, puesto que su papá se encuentra en silla de ruedas, lo que le impide trabajar y su mamá está enferma del corazón.

“Mi hija siempre ha trabajado, yo dependo de ella y mi esposo, además de sus hijos”, dice Jovita, quien se encuentra pidiendo que se haga justicia por este suceso.

Sus hijos la esperan en casa

Mientras su familia se manifiesta a las afueras de la Fiscalía de la zona norte del municipio de Veracruz, sus hijos se encuentran a un lado de su abuela. 

El mayor de ellos asegura Jovita, sufre de discapacidad intelectual, por lo que requiere de una atención personal que solo le brindaba su madre, comenta que debido a eso tiene que ir en escuelas especiales, gasto que costeaban entre Carolina y su esposo.

El joven de 19 años baja la mirada desconcertado, sin saber que es lo sucede a su alrededor, ambos hijos se quedaron esperando la llegada de su mamá, ahora tienen las esperanzas puestas a que se recupere y que el inculpado responda ante los hechos cometidos.

Hace un par de horas que Carolina logró despertar después de haber permanecido 24 horas inconsciente, lo primero que hizo fue preguntar por su mamá, mientras se encuentra en recuperación los doctores afirman que su salud está evolucionando de manera favorable, por lo que mantienen la fe en que se recupere pronto.

Presunto culpable sigue detenido

Pese a que el día 21 de diciembre los familiares de Carolina se manifestaron a las afueras de la Fiscalía por temor a que el inculpado quedara libre, este aún permanece en arresto, aunque el juez hasta el momento no ha determinado una sanción.

El abogado y director de la Facultad de Derecho de la Universidad Cristóbal Colón, Luis Alberto Martín Capistran, mencionó que este delito se determina como lesiones culposas, el cual se castiga dependiendo lo grave de la situación.

En el Código Penal de Estado de Veracruz este agravio puede llagar a castigarse hasta con 10 años de prisión y multa de cien días de salario mínimo si se pone en peligro la vida del afectado.

De igual manera que aseguró que el detenido puede seguir su proceso desde casa, esto si la Fiscalía decide solicitar la vinculación de proceso, aseguró Martín Capistran.

De igual manera comentó que es importante que el gobierno del estado retome las campañas de prevención para evitar que este tipo de accidentes continúen y así evitar que más casos como el de Carolina se repliquen en el estado.