Un operativo para el decomiso de pirotecnia terminó en una confrontación entre elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y vendedores informales del primer cuadro de la ciudad.

Los elementos se presentaron en la Plazuela del Carbón para retirar la venta de la pirotecnia, sin embargo, golpearon a mujeres y menores de edad que, aunque fueron auxiliados por elementos de la Cruz Roja, los bajaron unas cuadras más adelante.

La queja de los vendedores es que la venta de chispas y luces está permitida, sin embargo, los elementos les quitaron su mercancía a golpes y empujones.

“No se vale, no nos dejan trabajar, por su culpa nos vamos a tener que cenar este 24 de diciembre. Qué quieren que robemos”, denunció una de las vendedoras que fue golpeada por policías estatales.

Los vendedores denunciaron que mientras a ellos les quitaban su mercancía se permitió la instalación de comerciantes, entre Revolución y Clavijero, a solo unos metros de la zona conocida como el Árbol.

Para obligar el pago de la reparación del daño, que incluye la mercancía, los comerciantes cerraron la avenida Enríquez, afectando el tránsito vehicular.

Personal de política regional les ofreció dialogar a cambio de que liberaran la vialidad de la avenida, una de las principales en la capital del Estado, sin embargo, los comerciantes se negaron a abrir la calle en tanto no se les pagaba la mercancía que les fue decomisada y se les brindaba atención médica.

“Dicen que ahorita atienden a los lesionados si liberan un carril” ofreció una de las vendedoras a nombre del gobierno, pero sus compañeros se negaron a liberar la vialidad si no había pago de los daños.

La semana pasada también se realizó un decomiso de pirotecnia en el que participaron elementos de Sedena, SSP y policía municipal, los comerciantes denunciaron el uso excesivo de la fuerza pública.