Coatzacoalcos, Ver.- Las fiestas, regalos, amigos y reencuentro con seres queridos que para muchas familias son comunes en las fiestas decembrinas, contrastan con lo que significa para las madres de hijos y personas desaparecidas.

Durante las cenas de Navidad y Año Nuevo, en su hogar hay una silla vacía en la mesa para un padre, un hijo o una hija que no han regresado a casa.

Por eso, los colectivos en búsqueda como el de "Belén González", realizaron un acto simbólico en el Parque Independencia de Coatzacoalcos para recordar a sus seres queridos.

Las madres que no aguantaron el llanto expusieron sus fotos y alzaron nuevamente la voz, para que tanto la sociedad como las autoridades apoyen en las labores y así poder tener la esperanza de encontrarlos. 

“Los recordamos las 24 horas del día pero mañana (Nochebuena) es una fecha especial que todos estarán celebrando, estarán juntos, estarán unidos, estarán completos y nosotros no”, afirmó Belén González, represente del colectivo.

Pandemia también afectó las labores de búsqueda

El 2020 también fue un año complicado para los colectivos derivado de la pandemia del covid-19, ya que las restricciones de movilidad retrasaron las labores de búsqueda. Ansiosas esperan que en 2021 mejoren las condiciones en materia de salud para continuar con los trabajos de revisión de predios, donde este año se exploró uno en la localidad de Mapachapa perteneciente a Minatitlán y en la zona de dunas del Malecón de Coatzacoalcos, en donde no se encontraron restos humanos.

Por su parte Oscar Ramírez Trejo, integrante del colectivo “Unidos por Amor A Ti”, quien busca a su padre desde 2015, refirió que desde hace cinco años se acabaron las celebraciones navideñas y sólo esperan que el próximo año todos las personas involucradas en estos colectivos tengan a sus familiares de vuelta.

“No perdemos la esperanza, claro que no, e incluso invitamos a las personas, quien vea o escuche sobre un colectivo, para que se sume. Porque entre más seamos más fuertes seremos para el gobierno que debe ser el motor principal para empezar a buscar a nuestros desaparecidos”, manifestó.

“La Navidad ya no es la misma cuando empiezas a ver ausencias en la mesa”, se lee en una de las lonas que fueron expuestas en este acto, por ello expresaron que seguirán en el trabajo de ir a cualquier punto del estado o del país para lograr el ansiado reencuentro o bien, en el peor de los escenarios, buscar los restos, pero con la certeza de tenerlos cerca y estar en un sitio donde recordarlos. 

Al final del acto, se unieron en una oración y alzaron la voz con las frases que se han vuelto en una promesa y en una frase de batalla, “hijo, escucha tu madre está en la lucha”, “de norte a sur, de este a oeste, yo te buscaré cueste lo que cueste”.