Coatzacoalcos, Ver. - Tras varios años de conocer a la alcaldesa de Moloacán, Victoria Rasgado en su etapa de periodista, el escultor Rigo Ramírez no imaginó que sus manos años más tarde rendirían un homenaje, a través de una escultura, tras fallecer a causa de la covid-19.

Rigoberto Ramirez Villalobos es originario de Coatzacoalcos y se forjó en la Escuela de Artes de Guadalajara. El artista asegura que también fue afectado por la muerte de la joven alcaldesa, con quien ya tenía establecido algunos proyectos para su municipio, lo cual no se concretó tras el deceso de la edil.

Fue en septiembre de 2020, un mes después de su muerte, cuando autoridades municipales se acercaron a Rigo para plantearle la idea de elaborar un monumento de la mujer originaria de Villa Cuichapa, y recordarla por su desempeño como alcaldesa.

 

"Ellos (funcionarios de Moloacán) vinieron a mi taller en septiembre y me hablaron de la propuesta de hacer la escultura (…) Aunque no era mi amiga yo conviví con ella un par de veces y pues sí lamentamos su muerte, sobre todo porque murió muy joven y fue que decido aceptar el trabajo, sabiendo que tenía que hacerlo mejor que muchas de las obras por tratarse de una gran mujer", dijo el artista.

 

Tras llegar a un acuerdo, donde se estableció una fecha de entrada, Rigoberto comenzó a trabajar en la escultura.

 

Fotos y descripción de familiares, clave para este trabajo

Vicky Rasgado, como se le conoció en vida, falleció a los 35 años después de varios días de luchar contra el coronavirus. Su deceso se registró a las 10:55 del domingo 9 de agosto, lo que fue lamentado por familiares, amigos, periodistas, alcaldes y todo aquel que la conoció.

 

"Yo comienzo a trabajar entre finales de septiembre y principios de octubre, antes llegó la mamá de Vicky a mi taller y unas primas y amigas que me entregaron algunas fotos de varios perfiles, pero algo que me ayudó mucho fue como la describían y como la recordaban, eso fue clave y en eso me inspiré para hacer primero el molde y luego dar forma a cada detalle", explicó.

 

Rigo ha diseñado su propia técnica a la hora de esculpir personas, basado en observarlas y conocer su historia, su comportamiento, su temperamento y sus anécdotas, lo que le permite hacer una buena obra.

 

Incluso dijo que por cada avance que tenía permitía que los familiares acudieran a su taller para aprobar los detalles de la escultura.

 

"Sobre todo en su rostro y su piel, porque eso es clave para mis trabajos, que realmente vean a la persona en mis obras, en este caso a Vicky como una mujer de orgullo y digna representante de su municipio", expresó.

 

2 meses de trabajo permitieron una obra de 2.5 metros y 160 kilos

Portando orgullosa su traje regional de Oaxaca, de donde son sus raíces, y con la sonrisa que la caracterizaba, la imagen de Vicky Rasgado quedó grabada en la tierra que la vio nacer: Villa Cuichapa.

 

La técnica empleada por el artista con más de 20 años de trayectoria, es la piroxilina por el acabado del color y las texturas en el rostro y vestimenta.

Todo ello dio resultado al monumento que mide 2.5 metros de alto y pesa 160 kilogramos. Un acabado de bronce antiguo, cubierto con poliuretano, que el martes pasado le robo más de una lágrima a los habitantes de Moloacán.

 

Vicky siempre estará presente en los corazones de sus conciudadanos

El próximo 24 de diciembre, Victoria Rasgado cumpliría 36 años. Autoridades municipales, e invitados especiales, fueron testigos de la develación del monumento.

"La licenciada Vicky Rasgado emprendió una labor que simboliza un gran legado: hacer justicia social a quienes estaban olvidados, con esas mismas directrices vamos a caminar para cambiar el rumbo de nuestro municipio", expresó Apolinar Lara de Jesús, quien actualmente es el alcalde de Moloacán.

Moloacán ha sufrido la perdida de dos alcaldesas, toda vez que la maestra Carmen Prieto Mortera, quien fuera la suplente de Vicky, también falleciera a causa del virus el 15 de noviembre pasado.

En la cabecera municipal también se develó busto el cual yace junto al de Teodocio Cansigno, quien también luchó por el bienestar de Moloacán.

 

"Tratamos de hacerlo lo mejor que pudimos y los resultados ahí están, a las personas y a su familia les gusto como quedó la escultura y eso me llena de satisfacción, porque mi compromiso primero era con Vicky allá en el cielo: tenía que dejarla hermosa como fue en vida y con el carisma que transmitió en vida", finalizó Rigo Ramírez.