"Con Estilo Artesanal" es un colectivo que congrega a 25 artesanas y artesanos de Xalapa. Desde el 2018 surgieron como un mercado para artículos hechos a mano, debido al Covid, y optaron por usar el trueque como una forma de compraventa para garantizar ingresos y despensa a los productores.

Jacqueline Fabiola Lagunes Castro, una de las fundadoras, es docente en artes plásticas y artes visuales y encontró en la elaboración de artesanías y su mercado una forma de apoyar a mujeres, en su mayoría madres solteras y emprendedores. 

A pesar de la contingencia por el virus Sars CoV-2, que generó un colapso en la economía local, el mercado se mantuvo como una opción de ingresos para quienes venden desde pasteles, salsas, miel, joyería artesanal, ropa, jabones. La mayor parte de los productos son elaborados a mano.

“Todo mundo quieren entrar a la tienda, eso quiere decir que todos necesitamos de todos”, platicó Jaqueline en entrevista con E- Consulta Veracruz, al tiempo que confirmó que el local comercial está ubicado en la calle Hidalgo 90, a un costado del parque Los Berros.  

En la economía estatal predominan los negocios micro en los que se emplean hasta 10 personas, los cuales representan 96.1 por ciento de las Pymes en la entidad; dan empleo al 52.2 por ciento del personal ocupado.

Por su parte, los negocios medios operan con 11 y hasta 250 personas, representan 3.8 por ciento de los establecimientos y dan empleo al 32 por ciento de las personas económicamente activas; en tanto que las grandes empresas, que dan trabajo a más de 251 personas, representan sólo 0.1 por ciento y su personal ocupado equivale al 15.5 por ciento de los puestos de trabajo en el estado.

En el estado de Veracruz 35 de cada 100 negocios corresponde a establecimientos formales que pagan impuestos y 65 de cada 100 de los negocios son informales. 

En el periodo de Fidel Herrera y Javier Duarte se impulsó el programa del DIF Estatal "Manos Veracruzanas". El proyecto, que inició en el 2006, ofrecía espacios a los artesanos veracruzanos en Xalapa y Boca del Río, donde exponían sus productos a cambio de un pequeño pago mensual. El mercado se mantuvo hasta el 2016, cuando concluyó la administración de Duarte de Ochoa.

Surge la idea de crear un mercado artesanal

La maestra Jacqueline, como la conocen, es profesora en artes manuales, dibujo y pintura. Empezó a participar en los bazares con la venta de joyería y detectó que cuando las personas consultaban un punto de venta fijo a las vendedoras, pocas mujeres que participaban en esas exposiciones tenían un local comercial.

El costo de un local comercial es alto, y pocos emprendedores pueden costearlo, por lo que de manera frecuente participaban en las expos que organizaba el municipio capitalino. 

Fue entonces que surgió la idea de organizarse en un colectivo y crear un mercado artesanal en un punto fijo. El espacio también se habilitó como taller para dar cursos de pintura textil, pasta francesa, decorado de botellas, material de reciclado y velas.

Cada uno de los integrantes del colectivo pagan 20 pesos al día por ofertar sus productos en espacios que permiten guardar la sana distancia.

El covid afectó la operación y la venta 

A raíz de la pandemia, el mercado estuvo cerrado por algunos meses. Después se les permitió operar a puerta cerrada, debían promocionar sus productos en redes sociales y la entrega era en el local.

Para apoyar a más mujeres se abrió el espacio a artesanos que participaron un mes en un bazar. El costo para tener un espacio de venta fue sólo de 50 pesos; la autoridad sanitaria instruyó el acceso sólo a cuatro personas cumpliendo las medidas de sana distancia, como son el uso de cubrebocas, careta, gel y sana distancia.

A modo de innovación, se permite el trueque. Al inicio de la pandemia la gente no tenía dinero para productos que no fueran de primera necesidad, y la pérdida de ingresos y trabajo para otros, que querían comprar, pero no tenían con qué, los llevó a intercambiar sus productos.

“Eso ha sido un éxito, se lleva a cabo una vez al mes y la gente externa puede ir a hacer ese trueque, estamos tratando de apoyarnos todos (…) el chiste es ayudarnos entre todos. Se hace trueque por aceite, arroz, o por comida, pues hay personas que no pudieron vender sus productos por lo que pueden intercambiar por despensa no perecederos”, compartió Jaqueline. 

El mercado permanece abierto de lunes a sábado, por la contingencia el horario de atención es de 12 del día a las 6 de la tarde.