José perdió la cuenta de cuantas personas rescató durante los últimos ocho años que lleva trabajando como guardavidas en las playas del municipio de Veracruz. La mayoría de ellos fueron turistas quienes son los más propensos a tener accidentes en costas jarochas.

Desde lidiar con personas borrachas, que se niegan a seguir los reglamentos de las playas, hasta trabajar entre el mal tiempo arriesgando su propia vida para salvaguardar la de los demás, son alguna de las cosas que realiza todos los días.

“Al principio si llevaba la cuenta, pero ya después de 20 rescates ya dejé de llevar la cuenta, ya únicamente me enfocaba a cuidar las playas”, dijo.

Su horario de trabajo comienza a las 10 de la mañana y termina hasta las 6 de la tarde, con un descanso entre semana. La necesidad de encontrar un buen empleo que lo ayudara a sostener la reciente familia que había formado, lo llevó a pertenecer al grupo de Guardavidas de Veracruz.

Pese a todos los años que lleva en el oficio aún tiene gravado la primera vez que rescató a una persona, fue en Playa Norte del puerto, cuando todavía estaba abierta a turistas, era una madre y su hija quienes habían caído de un inflable, José nadó hasta llegar a donde estaban y remolcarlas a la orilla.

Aunque admite que su trabajo le ha dado satisfacciones y agradecimientos, también hay ocasiones que no logran llegar a tiempo para salvar la vida de los bañistas.

“Hace un tiempo tuvimos un percance frente al KFC, eran cinco muchachos, no recuerdo la edad, pero de los cinco solo llegamos a rescatar a cuatro uno ya no lo encontramos y desafortunadamente perdió la vida”, lamentó.

Bañistas y turistas incumplen reglamento de la playa

Junto a la torre de vigilancia permanecen estáticas dos lonas con el horario de los guardavidas, el reglamento de la playa y hasta el fondo ondea una bandera roja que indica que hay mal tiempo, de igual manera entre las escolleras otro de los carteles señala las zonas peligrosas del lugar.

Mientras José acomoda algunos artículos perdidos que encontró dando recorridos a lo largo de la playa, comenta que su trabajo no solo consiste en vigilar que nadie se ahogue, también tiene que lidiar con varias personas que no siguen las recomendaciones. 

“A veces la gente no respeta o le da flojera leer los señalamientos, hacerles caso a los guardavidas y acercarse a preguntar dónde están las zonas seguras o cuáles son las recomendaciones de la playa”, aseveró.

La mayoría de las personas que rescatan son turistas que vienen de México, Puebla, Oaxaca y Querétaro.

De igual manera, tiene que lidiar con personas en estado de ebriedad, que discuten o son agresivos, por lo que han llegado a llamar a las autoridades para que controlen la situación.

“A un compañero le paso hace años un accidente en un rescate en playa Villa del Mar, una niña se alejaba en un inflable y entró el papá, pero estaba en estado de ebriedad y mi compañero sacó a la niña, cuando regresó por el masculino le salió por la espalda y lo sujeto, eso hizo que tragara agua y se le fuera a los pulmones y mi compañero estuvo grave”, contó.

Para los guardavidas veracruzanos no hubo descanso, en la época decembrinas y año nuevo operaron de manera normal, aseguró José.

A pesar de las restricciones que las autoridades impusieron para evitar la aglomeración de personas en las playas, hubo algunas que desacataron las órdenes y acudieron al amanecer, los cuales más tarde fueron retirados por el personal de seguridad.

“Hubo algo de turistas, más en Villa del Mar, Playa Martí y Regatas estuvo menos concurrida, pero sí hubo algo de trabajo para los compañeros”, comentó.

Pese a pandemia del covid PC registró más rescates de bañistas que en 2019

Aunque las playas del municipio estuvieron cerradas alrededor de cinco meses, esto como una manera de evitar la propagación del covid, el año 2020 registró un aumento de personas rescatadas.

Datos de la dirección de Protección Civil (PC) del municipio de Veracruz, realizó 12 intervenciones en el agua para rescate de personas, una cifra cuatro veces mayor que en el 2019 en la cual hubo cuatro asistencias.

Entre los casos más sonados estuvo la salvación de un hombre de 48 años, originario de la Ciudad de México, presentaba síntomas de preinfarto y fue rescatado por el personal de guardavidas de Veracruz, quienes de manera inmediata le brindaron los primeros auxilios.

Así como a una niña de 13 años la cual se encontraba nadando pese al cierre de playas que se había hecho por las condiciones meteorológicas y el mar de fondo que se había presentado.

La mayoría de estos accidentes podrían haber sido prevenidos si los bañistas hubieran acatado las recomendaciones emitidas, puntualizó José.