Juan Gabriel Fernández Garibay, regidor de Xalapa, sugirió anular o modificar la Ley Seca. Lo anterior, pese a que la capital ocupa el segundo lugar en Veracruz con mayor número de defunciones y contagios por covid-19.  

En entrevista con medios de comunicación, el edil hizo esta propuesta al alcalde Hipólito Rodríguez Herrero al asegurar que esta medida sólo ha provocado venta clandestina de alcohol, corrupción en inspectores de Comercio y que xalapeños acudan a consumir estas bebidas a municipios aledaños. 

Actualmente Xalapa se encuentra en color naranja dentro del semáforo epidemiológico estatal, es decir, en riesgo alto. Además, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez señaló a la capital y otros cuatro municipios (Veracruz, Orizaba, Coatzacoalcos y Poza Rica) con riesgo de regresar al color rojo, lo que implica un riesgo máximo. 

El gobierno municipal decretó ley seca durante la pandemia por el virus SARS CoV-2, y la venta de alcohol sólo es permitida de lunes a viernes en un horario de 12:00 a 22:00 horas y sábado de 12:00 a 20:00 horas. 

No obstante, Fernández Garibay criticó que esta medida sólo golpea a comerciantes y empresas y urgió al Consejo de Protocolos de Sanidad Municipal a sesionar para discutir esta disposición. 

"No es posible que al día de hoy sigamos con una ley seca mal formada, mal estudiada, promoviendo la ilegalidad, promoviendo que aquel que respeta la ley no pueda vender, poniéndolo en desventaja con los municipios vecinos".

"Tenemos que entender que a través de los semáforos podemos llevar un control de esto, adelante. Si nos tenemos que ir a semáforo rojo, seré el primero es decir que se cierre todo", expuso.  

Estas declaraciones fueron criticadas por Flor Patricia del Ángel, subdirectora de Salud Municipal, quien expuso que en otras urbes del mundo se ha comprobado que la venta de alcohol trae consigo un sinnúmero de situaciones que agravan la pandemia. 

“Se pierde el control porque la gente con un par de copas genera contacto directo con otras personas, lo que significa una alta posibilidad de contagios. No tendría que reconsiderarse horarios porque, al no ser una actividad esencial, se genera problemas al sector salud. Es necesaria la ley seca”

“Consumir alcohol es una decisión personal, sin embargo, la autoridad tiene bajo su potestad determinar lo que más conviene a la población. El ayuntamiento asume lo que le corresponde. Yo hago un exhorto, no tenemos exactas para la vacunación, estamos muy cercanos. Estamos a un paso, no aflojemos en este momento”, agregó.