Veracruz, Ver.- Las actividades que se realizan en el marco de las fiestas tradicionales de la Virgen de la Candelaria, en el municipio de Tlacotalpan, fueron canceladas como medida preventiva para evitar contagios de covid-19.


En su lugar, autoridades municipales y representantes de la iglesia católica local organizarán una serie de actividades que se transmitirán a través de redes sociales, para que los pobladores puedan dar seguimiento.


El presidente municipal de Tlacotalpan, Christian Romero Pérez, confirmó la noticia sobre la suspensión de actividades masivas y presenciales en las fiestas de la Candelaria, que este año arrancarían el 30 de enero y concluirían en la primera semana de febrero.


“Sabemos lo que representa para nosotros como tlacotalpeños, les puedo decir que hemos luchado muchísimo para su conservación, y hoy, lamentablemente debido al tema del covid, esta enfermedad que ha acabado con muchas vidas, tenemos que informar que por disposiciones del Gobierno Federal y del Gobierno del Estado, para poder cubrir y salvaguardar la vida de todos los tlacotalpeños, tenemos que cancelar las fiestas de manera presencial”, dijo el presidente municipal.


Fiestas con arraigo y tradición


Las fiestas de la Candelaria son las celebraciones patronales más representativas de la región de la Cuenca del Papaloapan en el estado de Veracruz, ya que cada año atrae a miles de turistas nacionales e internacionales.


Para los pobladores es uno de los momentos más importantes del año, ya que se celebra la identidad y tradición de Tlacotalpan, pueblo considerado por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad, debido a su arquitectura, cultura y costumbres.


Entre los eventos que destacan en estas fiestas se encuentra el “Embalse de Toros”, que consiste en soltar a varios toros en calles del pueblo hasta conducirlos al muelle del río Papaloapan, en donde son cruzado por pobladores a bordo de embarcaciones.


El “Embalse de Toros” se convirtió en los últimos años en un evento polémico, ya que grupos ambientalistas repudiaron las actividades que califican como un acto de crueldad animal, mientras que pobladores defienden la fiesta como una tradición.


Para este 2021, el presidente municipal Christian Romero Pérez indicó que se tomó la decisión de atender el llamado de autoridades del Gobierno del Estado y la Secretaría de Salud, para evitar poner en riesgo a la población.


“Esta es una responsabilidad de todos, no solo del gobierno, nosotros como gobernantes que estamos aquí tenemos que hacer todo lo posible para salvaguardar la vida de la gente y no nos queda de otra más que cancelar las fiestas de la Candelaria”.


Golpe económico


Además del valor cultural, las fiestas patronales de la Virgen de la Candelaria en Tlacotalpan generan ganancias económicas importantes para prestadores de servicios turísticos del municipio, así como de otras ciudades de la región.


La llegada de turistas provenientes de otros municipios y estados de la República genera ocupación hotelera en ciudades cercanas, debido a la demanda de hospedaje que no puede ser cubierta al cien por ciento en esta localidad.


La secretaria de Turismo, Xóchitl Arbesú, indicó que para el mes de junio se analizará la situación de la pandemia de covid-19, así como el avance en la estrategia de vacunación, con la finalidad de planear actividades que permitan la recepción de turistas en el lugar.