Veracruz, Ver.- Durante cuatro meses el sonido de la marimba La Voz de Chiapas se dejó de escuchar en los alrededores de Los Portales, en el Centro Histórico de Veracruz, debido a la suspensión de actividades no esenciales, lo que obligó a sus integrantes a salir a las colonias cercanas para llevar su música a las personas que estaban en confinamiento.

A 10 meses de la entrada de la pandemia, los estragos aún se notan en los ingresos de los cinco integrantes de la agrupación, los cuales disminuyeron hasta 70 por ciento.

 

Rubisel León Martínez lleva trabajando 18 años con la marimba La Voz de Chiapas. Todo ese tiempo logró mantener a su familia de los ingresos que sacaba en aquel sitio preferido por los turistas y locales que visitan el puerto.

 

Durante el periodo de confinamiento, en el que cerraron la mayoría de los sitios turísticos con la finalidad de controlar la propagación del virus, optaron por salir a distintas colonias del municipio con tal de sacar a flote su economía.

Al inicio la aceptación de las personas fue notable. Rubisel narra que desde los balcones, los jarochos los gratificaron con monedas a cambio de llevarles un poco de la algarabía de la música veracruzana. 

Conforme pasaron los meses el apoyo empezó a disminuir, por lo cual decidieron regresar a Los Portales tras la reanudación de actividades.

 

“Cuando empezaron a abrir los primeros días no nos convenía, porque lo que ganábamos lo gastamos en taxis (...) dejamos de venir por un tiempo”, aseveró.

 

Dejaron de contratarlos en fiestas por pandemia

Otra de las afectaciones que causó la emergencia sanitaria fue la cancelación de fiestas y eventos particulares con los cuales tenían una segunda entrada económica.

 

“Ahorita ni siquiera nos han contratado, ya vamos para un año que no tenemos chamba particular, nada más dependemos de aquí, de lo que la gente coopera”, contó.

 

Por esta causa la familia de Rubisel tuvo que disminuir los gastos que hasta antes de la pandemia tenía. Ahora compran solamente productos básicos para sobrevivir y eliminan por completo los gastos innecesarios. 

 

“Con lo que uno sobrevive para ir más o menos serían de unos 100 pesitos diarios, para irla sobrellevando”, dijo.

 

Pese a que en el mes de diciembre lograron obtener un repunte en sus ingresos, los integrantes de la marimba temen que ahora con la cuesta de enero baje la afluencia de personas en Los Portales.

Viven con el temor de que vuelvan cerrar

Tras los aumentos de casos y hospitalizaciones en distintos municipios del estado, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez anunció en conferencia de prensa la implementación de la alerta preventiva por Covid-19, que será aplicada a partir del jueves 14 de enero.

La alerta preventiva contempla a 12 municipios, entre ellos el puerto de Veracruz, en los que se restringirán la actividad peatonal y las aglomeraciones en las zonas centro. 

De igual manera, se instalarán filtros sanitarios en locales y se vigilará que los establecimientos cumplas las normas para prevenir el coronavirus.

Todo lo anterior revivió los temores de las personas que trabajan en las inmediaciones del Centro Histórico de Veracruz.

 

“Hay rumores de que van a volver a cerrar todo esta semana y la verdad sí nos va a dar en la torre, porque de aquí (la marimba) nosotros pagamos renta, luz, agua, y si no hay ingresos pues no se va a poder hacer nada”, expresó Rubisel León.

 

Actualmente, el municipio porteño encabeza las cifras de Covid-19 con nueve mil 538 casos confirmados, mil 79 defunciones y mil 213 casos sospechosos, por lo que el riesgo sigue latente entre los jarochos que tienen como principal fuente de trabajo las áreas aledañas al centro, como los integrantes de la Marimba La Voz de Chiapas.