Veracruz, Ver.- Hace más de 10 meses el refugio Cihuatlahtolli cerró sus puertas a consecuencia del recorte de presupuesto, pese a esto la colectiva feminista que lleva el mismo nombre sigue brindando apoyo a mujeres que son víctimas de violencia, incluso en la pandemia y con limitaciones económicas.

Al igual que diferentes asociaciones que buscan erradicar la violencia contra la mujer en el estado, Cihuatlahtolli se ha tenido que adaptar a las nuevas circunstancias que la pandemia del covid ocasionó para este sector de la población.

 

"El colectivo feminista tiene varias áreas de intervención: uno es la atención de las mujeres que enfrentan violencia, que no requieren refugio, de manera externa y el refugio era tener toda la atención de manera integral", dijo Jairo Guardado Sosa, integrante del Colectivo Feminista Cihuatlahtolli A.C.

 

Desde el 2019, año en el que Instituto Veracruzano de las Mujeres (IVM) dejó de enviarles recursos, que eran obtenidos mediante el Programa de Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas (PAIMEF), la asociación enfrentó diversas carencias para atender a las víctimas.

Para el 2020 el inmueble cerró sus puertas después de 15 años de haber recibido a mujeres de todas partes del estado, ahora solo se concentran en brindar atención psicológica y orientación jurídica.

 

"La asociación además de atender, también imparte talleres, conferencias con estos temas de violencia, algunos de manera virtual y otro no los estamos realizando por la pandemia, está muy difícil, nosotros nos sosteníamos a través de la impartición de talleres, pero seguimos funcionando como asociación, seguimos atendiendo a mujeres que enfrentan violencia", aseguró Guardado Sosa.

 

Mientras que, en los casos más graves, donde se necesita una atención personal, las víctimas son citadas a las instalaciones de la asociación, cumpliendo todas las medidas necesarias.

 

Pandemia se suma a los factores que ocasionan incremento en violencia hacía la mujer

Durante la época del confinamiento por la pandemia del covid, en el estado de Veracruz se registraron 362 agresiones, 213 desapariciones 70 feminicidios y 72 homicidios contra mujeres veracruzanas, según el Observatorio Universitario de Violencia contra las Mujeres (OUVMujer).

 

A pesar de que la pandemia no es uno de los principales factores que causó el aumento de la violencia hacia las mujeres, sirvió como detonante extra para agudizar el problema, aseguró Estela Casados González, directora del OUVMujer.

 

"Conforme empezó a prolongarse (la pandemia) estuvimos observando que se incrementó la violencia de agresiones físicas, psicológicas y sexuales a las mujeres, pero también a la población infantil", aseguró.

 

La Red Nacional de Refugios para las mujeres detectó que en el mes de marzo se dispararon las llamadas de auxilio hacia los refugios que componen la red, así como incrementó el número de víctimas que solicitaban asilo.

De igual manera, Casados González dijo que, pese a que en el 2019 el número de feminicidios fue mayor que en este 2020, los indicies de violencia siguen en incremento.

En el primer semestre del año, justo en los meses donde se aplicaron las medidas de sana distancia y seguridad para controlar el covid, el OUVMujer registró 123 casos de violencia doméstica y en el segundo semestre fueron 98 casos.

 

En el puerto IVM también registró aumento en llamadas de mujeres violentadas

Mientras que para el municipio porteño las llamadas de atención a mujeres violentadas también obtuvieron un incremento considerable durante la emergencia sanitaria.

A pesar de que el horario de oficinas disminuyó por consecuencia de la suspensión de actividades, el personal seguía brindado apoyo las 24 horas del día mediante el número de WhatsApp 2292657587, en el cual solicitan asesoría y terapia psicológica.

 

Hasta antes de la pandemia el IVM atendía un promedio de 40 y 60 usuarias presencial, mientras que, en el seguimiento psicológico de 10 a 15 mujeres, para el mes de agosto la cifra que solicitaban esta atención fue de 110.

Las demandas que incrementaron a 10 carpetas de las dos o cuatro que atendían en los primeros meses del 2020. De este número solicitaron refugio tres usuarias, indicó la titular del IVM.

 

Blanca Aquino, directora de este instituto, comentó que este incremento se debió a que muchas mujeres que ya habían solicitado esta ayuda anteriormente volvieron a requerirla derivado de la emergencia sanitaria, puesto que muchas perdieron empleos.

 

Falta de refugios complican situación de mujeres

Antes de la llegada de la pandemia del covid, el estado de Veracruz ya contaba con dos Alertas de Género, una por violencia feminicida en el estado y la segunda por Agravio Comprado, lo que ponía en un panorama desalentador para las mujeres, que requerían de mayor atención y seguridad, comentaron las especialistas.

Pero esto se complicó más después de que saliera la Circular Uno 2019Normatividad en Materia de Administración de Recursos, donde el Gobierno Federal dejó sin subsidio a estos refugios.

 

"Ya no se proporciona recursos a las organizaciones de la Sociedad Civil, esto pega a los refugios y organizaciones que los hacen funcionar", dijo Estela Casados.

 

La especialista comentó que hasta el momento no existe una estrategia que permita seguir apoyando estas asociaciones, las cuales ayudaban con el asilo de las víctimas, y que se complica cada vez más pues el estado cuenta con un solo refugio a nivel estatal.

Para este 2021, el panorama de la violencia contra la mujer sigue pintando igual o peor que otros años, ya que a esto se le suma la falta de empleo, donde la mayoría de los desempleados fueron mujeres, así como la crisis económica que aún se vive en el país.