Washington.- Inaugurando la que se anticipa como una nueva era en la Casa Blanca, el  presidente de EU, Joe Biden, cumplió su promesa electoral de presentar en su primer día de mandato un amplio proyecto de ley de migración que incluye una vía a la ciudadanía para unos 11 millones de indocumentados en el país.

 

Tras cuatro años de mano dura contra los inmigrantes del saliente mandatario, Donald Trump, el equipo de transición de Biden anunció este miércoles los detalles del proyecto de ley que el demócrata envía hoy mismo al Congreso como parte de su compromiso de "modernizar" el sistema de inmigración, denominado "Ley de Ciudadanía de EU de 2021".

 

La iniciativa, que deberá recibir al visto bueno de ambas cámaras legislativas, dominadas por los demócratas, pretende administrar y proteger de "manera responsable" la frontera, mantener a "familias y comunidades seguras y administrar mejor la migración en todo el hemisferio", señaló un comunicado.

 

De ser aprobado, el proyecto legislativo de Biden supondría la mayor reforma migratoria desde el Gobierno del republicano Ronald Reagan (1981-1989), que legalizó a 3 millones de indocumentados en 1986.

 

MÉXICO SALUDA INICIATIVAS

El gobierno mexicano, a través del canciller Marcelo Ebrard, saludó el fin de la construcción del muro, la iniciativa migratoria en favor de DACA y un camino hacia la doble ciudadanía.

"Como escribió el presidente López Obrador hace unos años al ahora presidente Joe Biden, los puentes abren paso a la cooperación y al entendimiento", escribió en Twitter el titular de Relaciones Exteriores.

 

CIUDADANÍA, UN ANHELO DE AÑOS

No en vano, y como su nombre indica, su punto clave es ofrecer una vía a la ciudadanía en 8 años a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que se calcula que viven en EU.

 

Los inmigrantes podrán conseguir un estatus legal temporal que les dará la opción de alcanzar 5 años después el permiso de residencia ("green card" o tarjeta verde) , si cumplen una serie de requisitos como carecer de antecedentes penales y pagar sus impuestos.

 

Pero un importante grupo de ellos, los menores que llegaron al país siendo niños de la mano de sus padres, también indocumentados y conocidos como "soñadores", así como los amparados por el Estatus de Protección Temporal (TPS), en su mayoría centroamericanos, y los trabajadores agrícolas inmigrantes podrán aspirar a una residencia legal de "inmediato" y 3 años más tarde a la ciudadanía, destacó la nota.

 

Para evitar una avalancha de inmigrantes, el proyecto de ley establece que esta medida afectaría a los inmigrantes que estén "físicamente presentes en Estados Unidos el 1 de enero de 2021 o antes".

 

Los deportados durante la Presidencia de Trump, desde el 20 de enero de 2017, y que estuvieron físicamente presentes durante al menos tres años antes de la expulsión pueden solicitar el mismo beneficio por "unidad familiar y otros fines humanitarios", pero ya ese proceso dependerá del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés), para el que Biden ha nominado al cubano-estadounidense Alejandro Mayorkas.

 

En su audiencia de confirmación ante el Senado este lunes, Mayorkas puntualizó que se concederá la ciudadanía a "los individuos que han estado en el país durante muchos años, que han contribuido a nuestras comunidades y a la prosperidad económica de la nación".

 

El senador demócrata Bob Menendez anunció este mismo miércoles que encabezará el esfuerzo legislativo en la Cámara Alta por la aprobación de este proyecto de ley y lo presentará a sus colegas para conseguir un sistema migratorio "justo, humano y funcional".

 

"Los últimos cuatro años han sido traumáticos para las comunidades de inmigrantes que han sufrido implacables ataques de la Administración Trump. Hoy, pasamos la página de este capítulo oscuro de nuestra historia y comenzamos el arduo trabajo de reparar el daño y reconstruir una mejor unión que refleje los valores de nuestra nación", aseguró.

 

En la Cámara Baja, el proyecto de ley estará patrocinado por la congresista hispana Linda Sánchez, quien dijo en un tuit que se ha esperado demasiado para esta reforma, por lo que no piensa perder el tiempo para ponerse "manos a la obra" para conseguirla.

 

UN CAMBIO SEMÁNTICO: DE 'ALIEN' (EXTRANJERO) A NO CIUDADANO

Una de las modificaciones que incluye la iniciativa de Biden es semántico, pero recoge un pedido de larga data de parte de las organizaciones y activistas a favor de los inmigrantes, que han expresado su malestar por que se vincule a esta comunidad con términos como "extranjero ilegal".

 

"El proyecto de ley reconoce a Estados Unidos como una nación de inmigrantes al cambiar la palabra 'extranjero' por 'no ciudadano' en nuestras leyes de inmigración", destaca el comunicado.

 

Otra de las aspiraciones de la ley será la reunificación familiar, dando especial importancia a los grupos familiares LGBTQ + y permitiendo igualmente a los inmigrantes con peticiones aprobadas de patrocinio familiar reunirse con sus seres queridos en EE.UU. de forma temporal mientras esperan por las tarjetas de residencia.

 

También la propuesta de ley incluye una provisión que prohíbe la "discriminación basada en la religión y limita la autoridad presidencial para emitir prohibiciones futuras" y aumenta las visas de diversidad de 55,000 a 80,000.

 

Entre otras de sus polémicas decisiones, Trump instauró nada más llegar a la Casa Blanca un veto migratorio a los nacionales de once países con una significativa población musulmana (Eritrea, Irán, Kirguistán, Libia, Birmania, Nigeria, Somalia, Sudán, Siria, Tanzania y Yemen) y que incluye restricciones para Venezuela y Corea del Norte.

 

UN MURO "DESFINANCIADO"

Para intentar lograr el necesario apoyo republicano en el Senado, Biden incluyó además nuevos recursos en la frontera, su decisión de dejar de lado la construcción del muro en la frontera con México -la promesa electoral cumplida a medias por Trump- y apostar sobre todo por la "tecnología" para acelerar la detección del cruce ilegal de mercancías y estupefacientes.

 

La nueva propuesta pretende de igual forma destinar fondos para mejorar el "profesionalismo" de los agentes fronterizos y crear un comité para investigar posibles "malas conductas", y busca mejorar la atención de individuos, familias y menores bajo la custodia de Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés).

 

BIDEN DICE QUE TRUMP LE HA DEJADO "UNA CARTA MUY GENEROSA"

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó este miércoles que su antecesor, Donald Trump, le ha dejado "una carta muy generosa" antes de dejar la Casa Blanca, pero decidió no revelar el contenido por respeto al que fuera su contrincante en las elecciones.

 

En declaraciones a la prensa en el Despacho Oval, Biden afirmó que no hablará del contenido de la misiva hasta que hable sobre ello con Trump, quien no asistió hoy a su ceremonia de investidura.

 

En la cuenta de Twitter @POTUS, Biden la estrenó con el mensaje "Actuaré de inmediato ante la crisis".

 

"No hay tiempo que perder cuando se trata de abordar las crisis a las que nos enfrentamos. Es por eso que hoy me dirijo a la Oficina Oval para ponerme manos a la obra y ofrecer acciones audaces y alivio inmediato para las familias estadounidenses".

 

A PIE A LA CASA BLANCA

El presidente de EU, Joe Biden, entró este miércoles por primera vez oficialmente en la Casa Blanca poco después del juramento del cargo, y se prevé que esta tarde firme las primeras órdenes ejecutivas de su mandato.

 

Debido a cuestiones de seguridad y la pandemia del coronavirus, el habitual desfile quedó restringido a apenas un centenar de metros cerca de la Casa Blanca y Biden caminó los últimos de ellos junto a su familia para entrar a pie en la residencial presidencial.

 

AL TOMAR POSESIÓN, BIDEN FRENARÁ CONSTRUCCIÓN DEL MURO FRONTERIZO

A unas horas de que Joe Biden se convierta en el presidente número 46 de Estados Unidos, este miércoles el demócrata firmará 15 decretos ejecutivos, entre ellos la cancelación del muro fronterizo con México, el regreso de EU a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y al Acuerdo de París.

 

Además, Biden revocará la orden de su antecesor Donald Trump que el FBI y patrullas fronterizas perseguían a migrantes, ya que solicitaban la documentación requerida a personas que se trasladaban en ciertas  ciudades. También revertir una orden de Trump que impide que los migrantes que se encuentran en el país ilegalmente sean contabilizados cuando los distritos electorales del Congreso sean redefinidos.

 

Biden firmará un memorando ordenando al Departamento de Seguridad Nacional y al fiscal general que preserve el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que protege a los migrantes que llegaron al país cuando eran niños de la deportación, y revertirá una orden ejecutiva de Trump que pide una aplicación más estricta de normas de inmigración.

 

Una vez instalado en el Despacho Oval, Biden informó que Estados Unidos regresará al Acuerdo de París, en el cual se integran temas de medioambiente y el impacto a las naciones del calentamiento global.

 

Entre los decretos también se incluye el levantamiento inmediato de las prohibiciones de viajes de algunos países, en su mayoría musulmanes.

 

REGRESO A LA OMS Y AL ACUERDO DE PARÍS, ENTRE LAS PRIMERAS MEDIDAS

El presidente Biden incluirá entre sus primeras órdenes ejecutivas el regreso a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y al Acuerdo de París contra el cambio climático.

 

Así se recoge en un comunicado difundido por el equipo de transición, donde se precisa que la nueva Administración suspenderá además el veto de entrada a residentes de ciertos países musulmanes.

 

Ayuda económica a las familias más necesitadas; refuerzo de la lucha contra la pandemia del coronavirus y de la crisis económica derivada de aquélla, figuran también en la larga lista de las que serán las primeras medidas de Biden, dirigidas "no solo a revertir los graves daños de la Administración Trump, sino también a empezar a que el país avance".

 

Sobre la OMS, el nuevo presidente quiere volver a cooperar con este organismo, que considera "fundamental" para coordinar la respuesta internacional a la covid-19, y "hacer que los estadounidenses y el mundo estén más seguros".

 

Biden reestructurará el Gobierno para coordinar una respuesta nacional unificada a la pandemia y firmará una orden ejecutiva por la que se creará el puesto de Coordinador de Respuesta a la covid-19, un alto funcionario que despachará directamente con el presidente.

 

En el ámbito de la política ambiental, el nuevo titular de la Casa Blanca firmará hoy mismo un documento para la reincorporación de EEUU al Acuerdo de París, así como una orden ejecutiva dirigida a abordar el cambio climático que promueva la justicia ambiental.

 

Impulsar la igualdad, la justicia racial y la defensa de las minorías, así como poner freno de manera inmediata a la construcción del muro con México son los objetivos de otras medidas que, en forma de órdenes ejecutivas, directrices, memorandos o cartas, adoptará Biden una vez asuma la presidencia, dentro de tan solo unas horas.

 

La nota de su equipo de transición dice que se trata de iniciativas dirigidas a cumplir las promesa que Biden hizo a los estadounidenses en su campaña electoral.

 

LAS 17 ÓRDENES EJECUTIVAS DEL PRIER DÍA DE BIDEN

1.- Derogar las órdenes de Trump sobre la aplicación de la ley de inmigración interior y detendrá la construcción del muro fronterizo entre Estados Unidos y México. Eso incluye poner fin a la declaración de emergencia nacional que Trump utilizó para desviar miles de millones de dólares hacia la construcción del muro.

 

2.- Un memorando que instruya al secretario de Seguridad Nacional para preservar y reforzar el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia creado bajo el presidente Barack Obama.

 

3.- Crear el puesto de "Coordinador de Respuesta Covid-19", quien reporta directamente al presidente. Esa persona será responsable de coordinar la gestión de la producción y distribución de equipos de protección personal, vacunas y pruebas.

 

4.-  Revertir la salida de Estados Unidos de la OMS, que el equipo de Biden describió como "una entidad que es fundamental para coordinar la respuesta internacional al Covid-19".

 

5.- Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, encabezará una delegación que participará en la reunión de la junta ejecutiva de la OMS de esta semana.

 

6.- Un exhorto general para que los estadounidenses sigan las recomendaciones de salud pública sobre el uso de cubrebocas y el distanciamiento físico, con un mandato real para las máscaras en propiedad federal.

 

7.- Extender las moratorias de desalojo y ejecución hipotecaria hasta al menos el 31 de marzo

 

8.- Ampliar la pausa existente de préstamos estudiantiles hasta el 30 de septiembre. 

 

9.- Volver a unirse al acuerdo climático de París y ordenar a todos los departamentos que revisen y posiblemente reviertan una serie de acciones ambientales de Trump. Eso incluye docenas de reglas de agencias específicas identificadas en una lista separada. 

 

10.- Impedir que entren en vigor las regulaciones emitidas en el último minuto por la administración Trump. La orden exige revisar los estándares de eficiencia de combustible y emisiones de vehículos, emisiones de metano y eficiencia energética de edificios y electrodomésticos.

 

11.- Colocar una moratoria temporal sobre el arrendamiento de petróleo y gas en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico y revisará los límites de monumentos nacionales como Bears Ears y Grand Staircase-Escalante. Trump redujo drásticamente el tamaño de ambos monumentos de Utah.

 

12.- Revocará la aprobación de Trump del oleoducto Keystone XL y restablecerá el Grupo de Trabajo Interagencial sobre el Costo Social de los Gases de Efecto Invernadero.

 

13.- Establecer que el gobierno es responsable de promover la equidad para todos, incluidos los grupos históricamente marginados.

 

14.- Dirigir a cada agencia a revisar el estado de equidad en sus operaciones y entregará un plan de acción para abordar cualquier barrera a la oportunidad dentro de 200 días.

 

15.- Susan Rice, en su papel de asesora de política nacional, que liderará un proceso interinstitucional para promover la equidad.

 

16.- Anular la Comisión 1776 lanzada por la administración Trump. Esa comisión emitió recientemente un informe que instaba a "restaurar la educación patriótica que enseñe la verdad sobre Estados Unidos".

 

17.- Revocar la orden de Trump que limita las sesiones de capacitación sobre diversidad e inclusión.

 

LA WEB DE CASA BLANCA VUELVE AL ESPAÑOL

Poco después de que el nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, asumiera el cargo, la Casa Blanca estrenó este miércoles su nueva y remozada página web, en la que se vuelve a informar en español después de que este idioma desapareciese del sitio oficial durante el mandato de su predecesor, Donald Trump.

 

La web de la Casa Blanca ofrece hoy el mismo contenido en inglés que en español, idioma que pasó al olvido oficial hace justo cuatro años, cuando se inauguró la página oficial del Gobierno del magnate neoyorquino.

 

Aunque semanas después de que asumiera el cargo, el 20 de enero de 2017, la entonces asesora del mandatario, Helen Aguirre Ferré, asegurase a Efe que la web tendría versión en español porque el Gobierno Trump comprendía "la importancia y el interés" que hay en tener información en ese idioma, fueron pasando los meses sin concretarse esa medida.

 

La Administración anterior, la del expresidente Barack Obama (2009-2017), también tuvo versión en español de la web de la residencia presidencial.

 

El español es hablado por más de 50 millones de personas en Estados Unidos y su retirada de la web oficial de la Casa Blanca fue objeto en su día de numerosas críticas por parte de amplios sectores hispanos de Estados Unidos e incluso de las autoridades españolas y los responsables de la Academia de la Lengua en España.

 

Aquella decisión fue vista como un desplante más de Trump, que lanzó su campaña precisamente con ataques a la comunidad mexicana, la más numerosa dentro de la población de origen latinoamericano en Estados Unidos.

 

Sin embargo, con Biden en la Casa Blanca parece haber cambiado y ya tienen también cuenta oficial en Twitter en español y, aunque no han publicado todavía ningún mensaje, paulatinamente va sumando seguidores.

 

Pero no tienen todavía cuenta en español en otras de las grandes redes sociales como Instagram o Facebook, donde todavía se puede ver la cuenta administrada por la Casa Blanca durante el mandato de Obama y cuyo último mensaje tiene fecha precisamente del 20 de enero de 2017.

 

Biden tiene previsto presentar este mismo miércoles varias medidas de gran interés para la comunidad latina de EU, como un proyecto de ley para lograr una reforma migratoria que dé acceso a la ciudadanía a cerca de 11 millones de indocumentados y ordenará detener la construcción del muro fronterizo impulsado por Trump, entre otras.

 

Uno de los contenidos de la nueva web de la Casa Blanca aborda el combate a la pandemia del coronavirus, que está afectando de manera desproporcionada a la comunidad hispana.

 

Precisamente en este tema, al Gobierno de Trump también le costó publicar información en este idioma y en marzo de 2020 finalmente sacó una traducción de las pautas gubernamentales de combate a la enfermedad en los sitios web de la Casa Blanca y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

 

Lo hizo después de tres días de presiones y quejas de algunos de los principales grupos latinos del país, que demandaban información en este idioma para los cerca de 60 millones de hispanos que viven en el país.