Veracruz, Ver.- Durante el 2020, en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río se registraron al menos 49 robos en escuelas, los meses donde hubo un registro mayor fue en el periodo de la cuarentena de covid-19, según la Secretaria de Seguridad Pública.

De abril a agosto hubo un total de 30 instituciones educativas que sufrieron al menos un robo a sus instalaciones, según datos que la Silla Rota Veracruz obtuvo mediante la solicitud de información con número 02098120.

 

Mientras que en todo el 2020, el total de robos en escuelas fue de 49 planteles robados, siendo el municipio de Veracruz el que más casos registró con 39, en segundo lugar fue Boca del Río con nueve y Medellín solo una.

Entre los colegios donde hubo más de un robo se encuentran las primarias Sor Juana Inés de la Cruz con cinco, Ricardo Flores Magón tres, Delfino FValenzuela y Fernando Montes de Oca ambos con dos robos cada uno.

 

Cifras de robos pueden ser mayor, pues no hubo denuncias

Pero esta cifra puede ser mucho mayor, puesto que muchas de las instituciones fueron robadas más de una sola vez y en algunos casos no presentaron denuncias.

El regidor tercero del Ayuntamiento de VeracruzMiguel Hermida Copado, señaló que tan solo en el municipio porteño esta cifra asciende a 62 robos.

Este es el caso de la Escuela Industrial Vespertina, su directora Cecilia Ojeda Mejía se cansó de denunciar ante la Fiscalía del Estado (FGE) los múltiples robos de los que fueron víctimas durante el 2020, hasta el momento llevan contabilizados al menos seis de estos delitos que se cometieron a esta institución.

 

“Después del segundo robo del que se levantó denuncia, las siguientes veces ya no se levantó ninguna, porque no nos resuelve nada, entonces solo se levantaron actas de hechos ante la Fiscalía y ya por lo menos eso nos da el respaldo ante nuestras autoridades educativas”, dijo Cecilia Ojeda.

 

 

Mientras que las pérdidas que tienen contabilizadas ascienden alrededor del millón de pesos, aseguró la directora, entre instalaciones de gas, agua, eléctricas y herramientas con las que los alumnos tomaban los talleres fueron algunas de las cosas que ultrajaron.

 

Tienen que pagar por seguridad

Otro de los problemas a los que se están enfrentando estas escuelas es el vandalismo del que son víctimas durante los saqueos, ya que aseguran no solo los roban, sino durante los atracos sufren de destrozos a sus inmuebles como ventanas y demás muebles con los que contaban.

 

Derivado de estos los directivos han tenido que contratar seguridad privada para proteger el poco material con el que aún cuentan.

 “Desde que se dieron los robos, una semana después comenzamos a pagar seguridad privada, la verdad con mucho esfuerzo. En ese mismo espacio somos tres escuelas diferentes, entonces entre las tres escuelas hacen su aportación cada semana para poder pagar la vigilancia”, aseguró Cecilia Ojeda.

 

Son 2 mil 100 pesos lo que pagan semanalmente cada uno de los institutos que se encuentran dentro de la misma zona que la Escuela Industrial Vespertina, para garantizar su seguridad.

 

Esto representa un sacrificio para la dirección, ya que derivado de la pandemia su plantilla bajó a más de la mitad, ahora solo cuenta con 100 alumnos de los más de 200 que antes había.

 

No han contado con apoyo de la SEV

Hasta el momento la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) aseguró que no hay presupuesto para brindar seguridad ante la ola de robos que las escuelas han sufrido.

 

Ya que no es el único caso, pues otras instituciones como la escuela Elena Martínez Cabañas, que está ubicada al lado del Penal de Allende, cuyos robos fueron mayor a siete veces, está pasando por lo mismo, comentó Hermida Copado.

 

 “Al iniciar la pandemia las escuelas se han enfrentado a tres problemas: uno las escuelas están solas, dos no cuentan con un personal que pueda a acudir a cuidarlas y tres no reciben ingresos y entonces les es imposible sufragar estos gastos”, dijo.

 

El edil también comentó que el Ayuntamiento ayudó a algunos de los colegios, pero que no cuentan con la capacidad para ayudar con la totalidad de todos los robos, por lo que necesitan apoyo de la SEV.

 

“El Ayuntamiento no tienen la potencia presupuestal para poder ayudarles en su totalidad, nosotros tratamos de hacer sentir a las comunidades escolares que no están solas y tratamos de restablecerle algunas cosas básicas y de ahí esperar a que la Secretaría de Educación tomen cartas en el asunto”, aseveró.

 

Pese a que el regreso a clases presenciales aún se ve lejano, muchas de las escuelas de la zona conurbada tendrán que enfrentarse a esta realidad de tener que operar con más deficiencias de las que anteriormente venían sorteando, ya que ahora los padres tendrán que asumir los cargos que los robos causaron en su inmobiliario.