Veracruz, Ver.- Alejandro Torres Portador estuvo un mes en reposo por contraer el covid-19. La primera semana que padeció el virus fue crítica para el empresario veracruzano, pero nunca se imaginó que después de superar la enfermedad tendría que vivir una de las peores crisis económicas que azotan al estado.

Hace cuatro años, Alex decidió dejar su trabajo como ingeniero Industrial para dedicarse por completo al negocio de renta de inmuebles en los alrededores de la zona centro del municipio de Veracruz: Proveniente de una familia de comerciantes siempre supo que los negocios eran lo suyo.

 

Lo que nunca contempló durante esas cuatro años fue que una pandemia pondría a prueba a todos los sectores económicos y que él sería uno de los pocos empresarios que aún siguen en pie después de 10 meses de pérdidas constantes.

En el mes de noviembre Alex contrajo el covid. Durante todo ese tiempo se mantuvo aislado para salvaguardar la salud de sus padres, ya que ambos son mayores de edad y se encuentran entre los sectores con más riesgo a tener complicaciones por el virus.

Al salir del confinamiento, el cierre de negocios y el despido masivo de empleados era uno de los panoramas que más se notaban al caminar por las principales avenidas del Centro Histórico, comenta el empresario.

 "Fue muy triste. De repente veías a algunos empresarios en la calle y veías en su rostro la angustia, porque no sabían qué tiempo iba a durar, a mí me tocó ver cómo cerraron varios negocios, despedían gente porque no quedaba de otra", comentó.

Durante el periodo de contingencia la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) en Veracruz, registró el cierre de 12 mil 400 empresas de distintos sectores en el estado.

Algunos de estos negocios formaban parte de la tradición del municipio porteño, con años de antigüedad

 

Mientras que los más recientes, como el de Alex, tuvieron que cerrar temporalmente. Él optó por suspender actividades en uno de sus dos establecimientos por seis meses, ya que los gastos que generaba eran mucho mayores que las ganancias que lograba obtener.

Fue hasta el mes de septiembre que de nueva cuenta volvió a retomar sus actividades, con el cambio de semáforo, la reactivación de negocios no esenciales y la llegada de la vacuna, la esperanza para el sector empresarial en el municipio pareciera mejorar, mencionó Alex.

 

A pesar de crisis se emprenden nuevos negocios

Pese a todos los estragos que causó en el ámbito empresarial el confinamiento por el covid, muchos emprendedores veracruzanos han optado por abrir nuevos negocios.

En los últimos 17 meses nacieron 619 mil 443 establecimientos, que representan 12.75 por ciento de la población de negocios del país, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

 

"Poquito a poquito van llegando ciertos negocios o se van reactivando, porque algunos habían cerrado y vuelven a reactivar actividades, esto te causa alegría y felicidad de ver que al menos ya se están recuperando algunos empleos que se habían perdido", dijo.

 

 

Según el último reporte que se tiene de la Canaco-Servytur Veracruz, durante la reanudación de actividades, 40 por ciento de los comercios lograron volver a abrir sus puertas. Por otro lado, el 30 por ciento cerraron definitivamente a causa de la pandemia y el otro 30 siguió esperando a que la situación mejorara para reanudar actividades.

 

Empresarios pretenden reactivar callejón de La Lagunilla

La zona del Centro Histórico del municipio de Veracruz fue muy golpeada por la crisis económica y las medidas de sanidad que las autoridades tomaron para controlar la pandemia, lo que llevó a que la comunidad empresarial se uniera para buscar diferentes formas de reactivar la economía.

 Uno de estos proyectos fue la peatonalización de la avenida Independencia, la cual tuvo que ser suspendida debido al aumento de los contagios de covid en el municipio porteño.

Otro de los puntos que hace un par de años se había logrado rescatar fue el callejón de La Lagunilla ubicado entre las calles Independencia y Aquiles Serdán. Antes de la emergencia sanitaria, el lugar era utilizado como punto de reunión para decenas de personas que realizaban diferentes eventos artísticos y culturales.

También fue una zona idónea para que varios empresarios colocaran locales de comida, pero a raíz de la llegada del covid el espacio volvió a desolarse, por lo que ahora algunos inversionistas tienen planeado instalar nuevos negocios para reactivar un poco la economía del sitio.

 

"Conozco a mucha gente que ha hecho buen negocio durante la pandemia y eso te motiva a decir que sí se puede hacer con las medidas necesarias y cumpliendo con los protocolos que nos dan nuestras autoridades", mencionó Alex Torres.

 

A pesar de que la mayoría de los empresarios veracruzanos no contaron con ninguna ayuda o condonación de impuestos por parte del gobierno federal, muchos de ellos siguen manteniéndose a flote tras 10 meses de contingencia.

 

Este es el caso de Alex quien aún ve en el puerto de Veracruz un lugar apto para seguir invirtiendo y generando empleos.