​Como parte de la misión de pacificar la zona rural, donde grupos armados tenían aterrorizados a varios poblados, en los límites de Las Choapas y Minatitlán, personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), destruyó los bunkers que habían construido los supuestos ‘autodefensas’ en caminos y entradas de diversos ejidos, confirmaron autoridades ejidales.

Estos bunker fueron construidos desde 2017, y tenían una estructura prácticamente impenetrable para un calibre 50. No eran block de ladrillos pegados, eran bases con puras cadenas.

Dichos inmuebles no contaban con ventanas, únicamente con una puerta metálica de amplio grosor, mientras que en las paredes había unas aberturas rectangulares que medían unos 15 centímetros de ancho, por dos metros de largo, y desde donde sólo se veía parte del rostro de quienes se encontraban adentro.

La idea de la construcción de estos módulos fue para tener un escudo en caso de una agresión armada.

De acuerdo con pobladores de la zona, en estas bases de operaciones el grupo armado instalaba retenes y revisaba a toda persona o vehículo que pasaba por el lugar, llegando incluso a cometerse abusos de manera impune.

El jueves por la tarde, el acceso entre la localidad Cerro de Nanchital y el poblado Francisco “Pancho” Villa, de Minatitlán, fue cerrado a la circulación vial por más de dos horas por elementos del Ejército Mexicano.

Los pobladores vieron ingresar una maquinaria pesada, y más tarde cuando se abrió el paso vehicular, se percataron que habían demolido las bases de operaciones de los llamados “autodefensas”.

El 8 de diciembre de 2018, el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, envió un operativo policíaco-militar a la zona cel Cerro de Nanchital, ante la denuncia ciudadana de que grupos desconocidos con armas de alto poder y encapuchados, por las tardes o noches, tomaban el control de las principales carreteras de la zona rural para instalar retenes, revisar y hasta cometer abusos.

La vigilancia la mantuvieron permanente en comunidades de la congregación Cerro de Nanchital y sus alrededores por una semana, incluyendo ejidos pertenecientes al municipio de Minatitlán en las colindancias con Las Choapas, ya que era la principal zona de operación de grupos civiles armados que incluso edificaron bunkers diseñados para repeler agresiones a balazos.

En ese entonces, igual les arrancaron unos muros que habían colocado a la altura del ejido Nueva Esperanza, para la instalación de un portón. Sin embargo, las andanzas de dicho grupo armado continuó y las matanzas aumentaron.

El operativo policiaco-militar que se desarrolla actualmente en dicha región, derivó porque se registró la masacre de 12 personas en el camino El Amate-La Tabasqueña, en la congregación Cerro de Nanchital el pasado domingo, si no ocurre este hecho violento que se difundió a nivel nacional, las cosas seguirían igual.

Cabe señalar que de acuerdo con fuentes extraoficiales, la Policía Ministerial del Estado, trabaja en la integración del expediente por homicidio en agravio de 12 personas, a fin de solicitar al juez correspondiente las órdenes de aprehensión contra los presuntos responsables de la matanza, aunque difícilmente estarán en sus domicilios esperando a las autoridades.​

Presencia MX / E-Consulta Veracruz