Veracruz, Ver.- Jesús Romero recibió ocho puñaladas en el estómago al momento de ser asaltado cuando conducía su taxi en la carretera Paso del Toro-Boca del Río, en el municipio de Medellín el pasado viernes 22 de enero.

Aunque uno de los presuntos responsables se encuentra en la misma habitación del Hospital General de Boca del Río en donde se recupera de las heridas, las autoridades se niegan a recibir una denuncia por el ataque al taxista.

La familia de Jesús Romero y compañeros taxistas temen que después de recibir su alta médica, el presunto asaltante huya sin enfrentar a la justicia por las heridas que mantienen al chófer en estado de gravedad.

 

Asaltantes chocaron tras robo

De acuerdo con lo que narró Jesús Romero a sus familiares, la noche del viernes 22 de enero a las 11:00 de la noche fue abordado por dos pasajeros en Boca del Río que pidieron su servicio a Paso del Toro, Medellín.

Cuando circulaba en el tramo de Paso Colorado fue atacado para que entregara el dinero de la cuenta del día, después de eso recibió ocho puñaladas en el estómago y otra en la mano, antes de ser abandonado a un costado de la carretera.

Los asaltantes huyeron a bordo de su taxi marcado con el número VB 2736 y lo dejaron herido, pero a unos kilómetros, sobre la misma carretera, tuvieron un accidente vial.

 

Uno de los asaltantes huyó, pero la otra persona no pudo hacerlo debido a las lesiones del accidente.

El taxista se encuentra internado en el Hospital General de Boca del Río, grave por las heridas causadas y con daño renal por la pérdida de sangre.

Mientras el presunto asaltante que resultó herido en el accidente, identificado como Julio César, se recupera por las lesiones del choque en la misma habitación donde se encuentra el taxista, quien afirmó reconocerlo como su agresor.

 

Sin embargo, sobre el presunto responsable de causarle las heridas al taxista no existe ningún tipo de denuncia para iniciar un proceso penal en su contra, acusaron familiares del chofer.

Su esposa Berenice afirmó que se solicitó a la Fiscalía Regional de Boca del Río tomar la denuncia por los hechos, pero esta autoridad declaró que no existían pruebas para iniciar un proceso en su contra.

Después del accidente, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública adscritos al municipio de Medellín de Bravo participaron como primeros respondientes de los hechos.

En el reporte homologado los agentes policiacos describieron al presunto asaltante como pasajero de la unidad, a pesar de que para ese momento ya existía un reporte del ataque al taxista propietario de la unidad.

Los agentes tampoco consignaron la unidad a la Fiscalía General del Estado (FGE) sino que se dio parte a la autoridad de Tránsito del Estado como si se hubiera tratado de un percance vial.

 

“Me informan que tiene que venir él personalmente a levantar el acta, pero él está internado, está hospitalizado, ahorita empeoró. Yo quiero que se haga justicia, porque él está grave y el responsable está ahí, lesionado, pero sin ningún cargo”, dijo la esposa del taxista.

 

Taxistas protestan por impunidad

Integrantes de la Agrupación de Taxis de Veracruz se manifestaron afuera de las oficinas de la Fiscalía Regional de Boca del Río, ubicada en el bulevar Adolfo Ruiz Cortines, para exigir que se levanten cargos sobre el presunto asaltante de Jesús Romero.

Juan Manuel Rosas, integrante de la Agrupación Taxis Veracruz, aseveró que no existe voluntad de ninguna de las autoridades involucradas para hacer justicia en el ataque en contra de su compañero.

 

“El compañero recibió ocho puñaladas para ser asaltado, es algo grave porque fue un intento de asesinato; los asaltantes huyeron en el taxi y se accidentaron, uno de ellos huyó y el otro fue trasladado al Hospital de Boca del Río.

“Nuestra preocupación ahorita es que la persona señalada directamente como asaltante la van a dejar ir porque la van a dar de alta en el Hospital, venimos a la Fiscalía y nos dicen que no hay denuncia, que no hay señalamiento, que no hay disposición de vehículo”.