La falta de insumos que ha originado el contagio de 470 trabajadores, más el fallecimiento de 37 personas por el virus covid-19, ha llevado a más de siete mil trabajadores de Caminos y Puentes Federales (Capufe) a emplazar a las autoridades para que les entreguen equipo de protección, o de lo contrario iniciarán una huelga nacional en todo el país.

 

Martín Curiel GallegosSecretario General del Sindicato de Capufe, comentó que los trabajadores comenzaron desde el pasado jueves una manifestación, a través de la exhibición de carteles en los que muestran su inconformidad a las demandas que ignora Elsa Julita Veites Arévalo, directora General de la institución.

 

"Estamos en protesta nacional desde el día jueves, por la falta de atención y respeto que ha manifestado los directivos de Capufe. Tenemos documentados 470 trabajadores contagiados y 37 que han muerto por las complicaciones del virus. La pandemia ha llevado a otros 108 trabajadores al hospital a la espera de que mejoren", explicó.

 

En entrevista telefónica, Curiel Gallegos mencionó que, durante toda la contingencia sanitaria originada por el virus, los empleados de Capufe no han dejado de trabajar un solo día a pesar de que las autoridades no les han entregado equipo de protección para protegerse en las casetas, e incluso recoger basura hospitales que han encontrado en las carreteras del país.

 

 

"No sabemos perfectamente bien qué tipo de desechos de hospitales recogemos en las carreteras. No sabemos quién los tiró. El personal que hace la limpieza en las carreteras encontró desechos, como cubrebocas, pañales, jeringas, frascos de medicamento o tubos con muestras de pacientes. Esta basura la encontramos en el tramo de la carretera México-Cuernavaca, a la altura de Topilejo y Padres, el pasado 8 de enero".

 

El representante del sindicato de Capufe aseguró que la necesidad ha llevado a los trabajadores a adquirir, con sus propios recursos, equipo de sanitización para las instalaciones donde laboran.

 

"No tenemos equipos de protección, agua, gel, cubrebocas, todos los insumos que se requieren para cumplir con las medidas mínimas para protegernos. Durante toda la contingencia las autoridades no han proporcionado los equipos de protección que necesitamos para un trabajo en el que tenemos contacto con cientos de personas que pueden estar contagiadas. Otras irregularidades es que la necesidad nos ha llevado a todos los compañeros a utilizar nuestros recursos para sanitizar las instalaciones, porque no tenemos el apoyo de las autoridades. Hemos comprado con nuestros propios recursos 22 equipos de sanitización para poder limpiar cada 15 días las instalaciones constantemente".

 

De acuerdo con los registros que lleva el sindicato, las tres rutas donde se han detectado más casos de contagios de los trabajadores son: la México-Puebla, hasta Orizaba; México-Querétaro, incluyendo el tramo de Chamapa-Lechería, el cual lleva al Estado de México y la México-Cuernavaca, hasta llegar a Acapulco.

 

"Nosotros hemos llegado a encontrar gente embolsada. Los desechos de hospitales que hemos levantado. Lo correcto es que una empresa, con los equipos de protección adecuados los levante. Sin embargo, nosotros lo hacemos sin la protección adecuada, lo que ha originado los contagios. También, los compañeros que levantan estos desechos viajan en los contenedores donde se trasladan los desechos, algo grave para la salud de todos nosotros. Nosotros no buscamos nada político, lo que único que queremos es protección para evitar contagios, para poder otorgar el mejor servicio que merecen los usuarios de las carreteras del país, uno de los principales ingresos que el gobierno federal ha tenido durante la pandemia"