Ciudad de México.- Jorge se dio a la tarea de contactar a través de Internet a un proveedor de concentradores de oxígeno, para adquirir uno para un familiar que dio positivo a coronavirus. Pero, el hombre que tiene un cargo relevante en la Fiscalía capitalina no se percató de la trampa que tenía como objetivo el robarle el dinero con el que supuestamente adquiriría los concentradores, así como sus pertenencias. En total le hurtaron 50 mil pesos. 

 

Ambas partes quedaron de verse en un punto de la colonia Peñón Viejo, alcaldía Iztapalapa el 21 de enero pasado. A la cita Jorge llegó con 28 mil 800 pesos en efectivo que servirían para liquidar los dos concentradores que buscaba obtener para su familiar, quien necesitaba de manera urgente el artefacto médico.

 

 

Y efectivamente el supuesto vendedor llegó con dos concentradores de oxígeno. "Revíselos, son nuevos y le van a salvar la vida a su familiar", le dijo sonriendo el presunto comerciante al empleado de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la Ciudad de México.

 

Mientras que Jorge revisaba los aparatos, un segundo sujeto llegó y le apuntó con un arma de fuego. "Si te mueves te carga la...", le sentenció el individuo. El hombre que se hizo pasar por proveedor le comenzó a hurgar entre sus bolsas hasta que le encontró el dinero a la víctima.

 

"También dame el celular, no te hagas pendejo", le amenazó el sujeto. Una vez que los sospechosos tenían en sus manos, la cartera, el dinero, el celular y el reloj de la víctima, ambos emprendieron la huida en un vehículo al que subieron también los concentradores de oxígeno.

 

Así, sin sus pertenencias y sin los concentradores el afectado acudió a una agencia del Ministerio Público para denunciar el robo del que había sido víctima. Ante las autoridades el hombre de 46 años se identificó como empleado de la Fiscalía General de Justicia, pero dijo que su credencial se la habían llevado los delincuentes junto con su cartera.

 

Jorge señaló que los criminales se llevaron su celular de la marca IPhone que tenía un valor aproximado de 25 mil pesos, y 28 mil pesos en efectivo, cantidad que pagaría por ambos concentradores, por ello, el afectado calculó en poco más de 50 mil pesos el motín que se llevaron los delincuentes.

 

A pesar de trabajar en la institución que procura la justicia en la capital, el empleado, quien tiene un cargo de alto rango en la FGJ fue víctima de este robo, debido a la desesperación de encontrar un concentrador de oxígeno, según dijo, ya que en lugares establecidos hay escasez de estos artefactos o el precio ha incrementado.

 

Ante este panorama, incluso una autoridad como lo es Jorge (nombre ficticio para proteger la identidad del afectado) cayó en la trampa que los delincuentes han puesto en redes sociales, donde con perfiles o anuncios falsos enganchan a usuarios con supuestas ventas de concentradores o tanques de oxígeno a precios accesibles.

 

De manera oficial se desconoce la cantidad de denuncias que se han presentado por hechos similares. Pero fuentes de la institución refirieron a La Silla Rota, que en las Fiscalías Desconcentradas se han presentado distintas víctimas de este delito.

 

El viernes pasado, este medio de comunicación dio a conocer el contexto de los fraudes que algunas personas han vivido al querer adquirir tanques concentradores de oxígeno, para sus familiares que padecen covid-19.

 

En aquella ocasión se dio conocimiento de algunos casos, uno ocurrido en Hidalgo y otro en Monterrey, pero en ambos no se presentó denuncia. Además, en el material periodístico se asentó los modus operandi que utilizan los delincuentes, quienes aprovechan la desesperación de los familiares de los pacientes de covid-19, ya que condicionan proveer el concentrador a cambio de un depósito inicial.

 

Algunas de las víctimas que fueron consultadas aseguraron que si hay otro ofertante, más cerca, que da más por la urgencia que tiene y debido al desabasto; entonces, propician que la persona que tiene al familiar grave incremente el monto con tal de que lo proporcione inmediatamente; incluso, pueden solicitar que cubran gastos de traslado o de envío.  

 

Si la persona cae en la estafa y hace un anticipo a través de transferencia o depósito en tiendas de conveniencia como Oxxo, el perfil del vendedor desaparece en redes sociales. Para ellos perder una cuenta de usuario con la que intentan defraudar no es problema, debido a que disponen de una red amplia de perfiles en los que simulan operaciones, los cuales comienzan a ser denunciados en los grupos de venta; no obstante, muchos, después de haberse consumado el fraude.  

 

En particular, en la Ciudad de México esta actividad ilícita ha incrementado en las últimas semanas, tanto, que la misma Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum dará una conferencia el próximo miércoles para prevenir a la ciudadanía sobre este delito.