Jazz Bustamante sobrevivió a un crimen de odio en el 2014, cuando un desconocido ingresó a su estética en la ciudad de Veracruz a solicitar un servicio y de la nada comenzó a golpearla. Con insultos, hizo evidente que el ataque era por su orientación sexual e identidad de género.

El hombre tomó su cuello con las dos manos con la intensión de asfixiarla, la dejó inconsciente pensando que había muerto, cinco horas después despertó para pedir ayuda. Seis años después, Jazz se convirtió en la primera mujer trans en participar en un proceso electoral interno en un partido político como precandidata a un cargo de elección popular.

Fue la noche del 15 de marzo del 2014, dos años antes había iniciado su activismo para exigir un alto a la homofobia, un alto a los crímenes de odio y justicia por el asesinato de su amiga Claudia, una mujer trans que fue asesinada por su identidad de género.

“Llegó una persona a pedir un servicio y me comenzó a golpear, no lo veía venir, me golpeó y me comenzó a asfixiar, estuve inconsciente alrededor de cinco horas, el tipo huyó, se abrió una carpeta de investigación y más tarde nos informaron que era parte del crimen organizado y murió, me parece lamentable que personas como él no hayan pisado nunca la cárcel”.

El ataque del que fue víctima no frenó su activismo, ahora recibe en su salón de belleza para la entrevista, hace evidente la sonrisa que disimula debajo del cubrebocas, es la primera mujer trans en participar como precandidata a un cargo de elección popular dentro de un partido político.

Jazz no deja de tocar el dije que cuelga sobre su cuello, con ella se encuentra Laura Cabrera, quien la acompaña como suplente en su postulación como precandidata a la diputación local por el distrito 14, con cabecera municipal en Veracruz Rural.

Aclara que es un proceso electoral interno que se vive en el PRD en medio de las negociaciones para una inminente alianza con el PAN y el PRI, pero orgullosa afirma que es un precedente con el que espera que otras y otros integrantes de la comunidad LGBTTTI+ busquen incursionar en procesos electorales.

“Estamos creando un precedente y estamos abriendo la brecha para que se animen otras compañeras y otros compañeros a participar”.

Apertura en partidos sigue siendo a medias

Jazz Bustamante afirma que la inclusión y apertura de los partidos políticos para la comunidad LGBTTTI+ sigue siendo un discurso a medias.

Su postulación en el PRD la atribuye a la lucha que activistas y defensores de los derechos humanos han encabezado por años para reclamar la igualdad de derechos. Su suplente es una mujer que la ha acompañado en el litigio estratégico para lograr la inclusión.

Ella misma, afirma que ha enfrentado un camino sinuoso para ser considerada en la política partidista, en el que no existe la preparación de algunos militantes o líderes para reconocer la necesidad de incluir a los miembros de la comunidad LGBTTTI+ en la vida política.

“En la política partidista desgraciadamente te dicen amigo y amiga, y a la hora de querer escalar al poder olvidan la amistad, olvidan la ética y olvidan muchas cosas, a pesar de eso nos hemos abierto brecha a través de las leyes, porque lo poco que hemos logrado en el tema de las disidencias sexuales en el estado de Veracruz y en el país es teniendo por delante las leyes, a través de golpes de sentencia, justamente a través del litigio estratégico y las leyes es que vamos a lograr más”.

Sin embargo, afirma que la discriminación no solo se encuentra presente en la vida política partidista, ya que cuando participó dentro de la estructura de gobierno como funcionaria se enfretó a ataques por su preferencia sexual.

En el 2019, cuando participó como jefa del departamento de Equidad de Género de la Procuraduría Estatal del Medio Ambiente (PMA) del gobierno morenista en Veracruz, afirma que sufrió actos de discriminación que la obligaron a dejar su cargo.

En casa aprendió la política social

Jazz Bustamante nació y creció en el ceno de una familia tradicional veracruzana, en la zona norponiente del municipio de Veracruz, cerca de donde ahora tiene su estética que es al mismo tiempo su casa.

Afirma que desde entonces su familia le enseñó el valor de participar dentro de la comunidad, a los 15 años comenzó a participar en actividades de asistencia social, con su hermana que era militante del PRI y su mamá que se convirtió en una gestora para familias de su barrio.

“Yo provengo de una familia sumamente religiosa, algo que si le agradezco a la iglesia es la labor social, desde muy joven íbamos a dejar comida afuera de los hospitales, ir a visitar a ancianos a asilos.

“El tema de la labor social me viene también de mi mamá y mi hermana, mi hermana ha estado en el PRI desde hace mucho, en alguna ocasión fue candidata a diputada federal y ella es una inspiración, porque junto con mi mamá siempre ayudaban a los vecinos y vecinas con algunas gestiones”.

Más tarde, cuando cumplió 15 años comenzó a realizar actividades de activismo en favor del medio ambiente, en fundaciones y organizaciones civiles del Puerto de Veracruz.

Desde hace 10 años realiza acciones de defensa y visibilización de los derechos de la Comunidad LGBTTTI+ de manera independiente, tiempo en el que también ha participado con agrupaciones feministas en la conurbación.

Agenta en favor de comunidad LGBTTTI+, “gran pendiente”

Para Jazz Bustamante en el estado de Veracruz, y el país, existe una deuda pendiente con integrantes de la comunidad LGBTTTI+.

A finales de agosto inició una huelga de hambre afuera de la sede principal de la Fiscalía General del Estado (FGE) para exigir a la dependencia la atención urgente de los casos de crimen de odio que se mantenían impunes.

En su rol como activista, afirma que no existe voluntad de autoridades estatales y federales para atender los ataques por discriminación a mujeres trans, hombres trans, gays, lesbianas, bisexuales, intersexuales o cualquier otra persona con una orientación e identidad sexual distinta.

“Más que vacío legal la poca voluntad de las autoridades de atender estos casos específicos con perspectiva de género, nos da la pauta para impulsar este tipo de proyectos”, señala.

Al mismo tiempo, asegura que existe una deuda en el ámbito del derecho civil con integrantes de la Comunidad LGBTTTI+, a quienes se les han negados derechos fundamentales como el de casarse o adoptar hijos.

Jazz afirma que espera la validación de su precandidatura para arrancar el proceso electoral interno que le permita alcanzar la candidatura a la diputación local en Veracruz, aunque por ahora considera que es un triunfo ser la primera mujer trans en conseguir una postulación.