Veracruz, Ver.- Un grupo de manifestantes se plantó frente a las oficinas del Instituto Municipal del Agua (IMA), en la ciudad de Veracruz, para denunciar el incumplimiento del organismo para resolver las quejas de usuarios por el mal servicio que brinda el Grupo Metropolitano de Agua y Saneamiento.

Los inconformes se ubicaron sobre la avenida Ricardo Flores Magón, en la zona centro de la ciudad, en donde gritaron consignas en contra de la empresa concesionaria de los servicios de agua potable Grupo MAS, ligada a la empresa brasileña Odebretch.

 

 

Jesús López, representante de la asociación vecinal Acción Ciudadana y miembro del Movimiento Civil Independiente, señaló que el Grupo MAS, el IMA y el Ayuntamiento de Veracruz incumplieron la primera minuta de trabajo que firmaron el 9 de enero para resolver las quejas de usuarios.

Por el contrario, afirmó que se mantienen los cobros excesivos del Grupo MAS a los usuarios, así como los cortes del servicio, el taponamiento de los drenajes para obligar a pagar y la mala calidad del agua.

 

“Tenemos varios casos documentados de personas que denuncian abusos, por ejemplo, una maestra que estuvo fuera de su casa por 8 años y sin consumir agua le llegaba un recibo alto”, declaró.

 

Jesús López ingresó con un grupo de los manifestantes para presentar un expediente con quejas al titular del IMA, Francisco García Barradas, que muestra que no se cumplieron con los acuerdos tomados en la reunión anterior.

 

“Mi caso, mi mamá vive sola en su casa, una casa grande porque cuando éramos niños así la construyeron, pero le cobran una tarifa alta porque es una casa grande, aunque realmente el consumo de agua es solo de una persona, Grupo MAS aplica tarifas por los metros cuadrados de construcción de la vivienda y no por lo que se consume”, añadió.

 

 

Los manifestantes se mantuvieron plantados durante espacio de una hora, bloqueando el paso vehicular. Luego de entregar la documentación, señalaron que directivos del IMA prometieron una reunión la semana próxima para dar solución a las quejas.

La protesta en contra del mal servicio de Grupo MAS se suma a otras acciones legales que se iniciaron en contra de la empresa privada, entre los que se cuentan 3 mil quejas ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), dependencia que recurrió a un juez federal para promover un juicio de acción colectiva en contra de la concesionaria.