Veracruz, Ver.- Al menos tres representantes de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Tansexual, Travesti, Transgénero, Intersexual (LGBTTT+) alzan la mano en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río para participar en las elecciones del 2021 por un cargo de elección popular.

Se trata de activistas que se involucraron en la defensa de los derechos de este sector, en algunos casos con un trabajo de política social reconocido de varios años por participación en agrupaciones civiles.

La primera de ellas es Jazz Bustamante Hernández, miembro del Partido de la Revolución Democrática (PRD), quien se postuló como precandidata a la diputación local por el distrito XVI de Veracruz.

De esta forma, Jazz se convirtió en la primera mujer trans del estado de Veracruz en ser aceptada en el proceso interno de un partido político para buscar la candidatura de un puesto de elección popular.

Bustamante Hernández fue fundadora de la agrupación civil Soy Humano, dedicada a la defensa de los derechos de la comunidad LGBTTTI+.

Su participación en política inició en el PRD, de donde fue titular de la secretaría de diversidad sexual, más tarde se integró a la Unidad de Género de la Procuraduría Estatal de Medio Ambiente en el gobierno de la 4T, cargo del que declinó tras denunciar actos de discriminación en su contra.

Como activista, mantiene una crítica constante a la falta de políticas pública de los gobiernos estatales para garantizar la inclusión y la no discriminación a personas con una preferencia e identidad sexual distinta.

A finales del 2020, inició una huelga de hambre en la Fiscalía General del Estado (FGE) para exigir a las autoridades un alto a la impunidad en casos de crímenes de odio, que ubicaron a Veracruz en el primer lugar.

Por otra parte, Karla Colorado Grijalva se convirtió en la primera mujer trans en todo el país, en ser postulada por el Partido Acción Nacional (PAN) a un cargo de elección popular.

Karla Grijalva tiene una militancia en el PAN desde el 2004, actualmente compite como candidata a la diputación federal por la vía plurinominal en la tercera circunscripción, integrada por siete estados del sureste, entre ellos Veracruz.

Colorado Grijalva se ha pronunciado en la defensa de los derechos civiles de los miembros de la comunidad LGBTTTI+ en Veracruz. En 2019 se convirtió en la primera mujer trans en lograr su cambio de identidad de género en su acta de nacimiento en el Registro Civil de Veracruz.

En 2018, se convirtió en la primera mujer trans en reclamar su inscripción en la elección para reina del Carnaval de Veracruz, certamen para integrar la “corte real” de la fiesta popular más representativa del puerto.

Se suma a la lista Kikey Morales de la Huerta, quien actualmente es precandidata a la sindicatura del Ayuntamiento de Veracruz por el partido Cardenista.

Kikey Morales es reconocida por ser la primera mujer trans en ocupar un cargo público de primer nivel en un gobierno municipal del estado de Veracruz; entre el 2014 y el 2017 se desempeñó como directora del Servicio Municipal del Empleo.

Morales Huerta ha señalado que la comunidad LGBTTTI gana terreno en la inclusión de cargos públicos, sin embargo, en política existe un rezago marcado que es el pendiente de los partidos y el sistema electoral.

El puerto encabeza disidencia sexual

La comunidad LGBTTTI+ concentra en el puerto de Veracruz un activismo que es menos notorio en otras regiones del estado.

En la zona conurbada Veracruz-Boca del Río se concretaron logros que llevaron años de reclamo hacia autoridades estatales, para garantizar una inclusión a la sociedad y la no discriminación de las instituciones.

El 7 de diciembre del 2014 se realizó la primera boda entre personas del mismo sexo en el Registro Civil de Veracruz, después de que un juez federal concediera un amparo a Jair Darío Olivares García y Víctor Manuel Durán Sanz para que se realizara su unión civil como un matrimonio.

El logro de la pareja fue el inicio de diversas solicitudes para matrimonios igualitarios, que desde entonces suman más de 20 casos bajo el mismo procedimiento, pese a que hasta ahora no existe una legislación local que garantice el derecho de personas del mismo sexo a casarse.

Desde el puerto de Veracruz, agrupaciones civiles como Soy Humano y Jarochos LGBTTTI han incidido en la agenda legislativa para que el tema sea discutido en el Congreso del Estado, que hasta el momento se ha negado a conceder esta figura legal.

Sin embargo, fue suficiente para que en el 2020 se reconociera el concubinato entre parejas del mismo sexo, en una reforma profunda que se realizó al Código Civil del Estado de Veracruz, en medio del reclamo de grupos conservadores.

Otros temas impulsados por grupos de la comunidad LGBTTTI+ desde el puerto de Veracruz, son el reconocimiento de la identidad de género para personas con una preferencia sexual distinta, que permita realizar el cambio en el acta de nacimiento tanto del género como del nombre de quien lo solicite.

En agosto de 2019, Karla Grijalva difundió el cambio de su identidad de género en la credencial de elector del INE, luego de ganar un amparo federal en el que se instruyó al Instituto Nacional Electoral realizar la modificación.

A inicios del 2021, presentó en medios de comunicación su acta de nacimiento con el cambio en la identidad de género, lo que le valió para ubicarse en las primeras mujeres trans en realizar este trámite, que hasta el momento sigue sin ser reconocido en la legislación local.

Ahora, el activismo LGBTTTI+ en el puerto de Veracruz, busca la inclusión en el proceso electoral del 2021, con la finalidad de llegar la agenda del sector al debate legislativo con representantes populares que son integrantes de esta comunidad.