El Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE), confirmó la presencia de la mutación E484K detectada por la Universidad de Guadalajara (UdeG) y de la variante brasileña P.2 y sudafricana en México.

De acuerdo con el rector del Centro Universitario de Ciencias de la Salud y Coordinador General de la Sala de Situación en Salud por COVID-19 de la UdeG, José Francisco Muñoz Valle, dijo que de las mutaciones que actualmente se han descrito, la E484K es de las que más preocupan porque ha sido asociada a la disminución de la neutralización del virus hasta 10 veces. Esta mutación se encuentra identificada en la variante sudafricana y brasileña.

Muñoz Valle informó que con ello las vacunas pueden tener una menor eficacia o que se presenten reinfecciones aunque "faltan estudios para verificar en qué medida puede bajar la eficacia de la vacuna".

Ante esta situación, el InDRE recomienda un seguimiento clínico y epidemiológico, por lo que la UdeG decidió iniciar un Sistema de Vigilancia Epidemiológica Molecular para SARS-CoV-2 en las muestras de los pacientes positivos, que permitan implementar estrategias de control efectivas contra el coronavirus.

El pasado 29 de enero la UdeG dio a conocer los primeros cuatro casos positivos a la mutación E484K, tras una búsqueda intencionada y en colaboración con la empresa mexicana GENES2LIFE. Las muestras fueron enviadas al InDRE, quien confirmó que se trata de la variante brasileña.

En tanto, el InDRE se encuentra validando otras nueve muestras para detectar la mutación.