Facebook restaurará páginas de medios australianos luego de alcanzar un acuerdo con el gobierno del país. Sin embargo, se enfrenta a una larga batalla con organizaciones de noticias sobre cómo la plataforma maneja el contenido periodístico, según el diario The Wall Street Journal.

 

La semana pasada, el gobierno australiano anunció una nueva ley que requeriría que Facebook pague por las noticias que medios australianos muestran en su plataforma.

 

La compañía respondió bloqueando a organizaciones de noticias del país y prohibió que los usuarios compartieran enlaces a sus páginas.

 

Después de que líderes políticos de otros países prometieran incrementar el escrutinio sobre las empresas tecnológicas y de que los medios de comunicación aumentaran la presión, Facebook aceptó llegar a acuerdos con las organizaciones por su cuenta.

 

"Creo que no hay duda de que la reacción global contra esto fue bastante severa," explicó el director de Facebook en AustraliaStephen Scheeler. "Y creo que Facebook probablemente observó que los gobiernos de todo el mundo estaban adoptando una línea más dura de lo que habían previsto".

 

Tras llegar a un acuerdo, el vicepresidentede asociaciones globales de noticias de FacebookCampbell Brown, estableció que: la compañía aprecia "que el gobierno haya creado flexibilidad para avanzar en los acuerdos con los editores, al tiempo que nos avisa con 30 días de antelación antes de una designación".

 

El trato sería una alternativa a los pagos voluntarios que Facebook hace a los medios de comunicación asociados en su llamado "News Tab". The Wall Street Journal explica que estos pagos no son demasiado costosos para la empresa, la cual alcanzó una cifra récord de 86 mil millones de dólares en ingresos el año pasado.

 ¿A quíén beneficia el acuerdo?

 

Ambas partes describieron el trato como una victoria. "De cara al futuro, el gobierno ha aclarado que mantendremos la capacidad de decidir si las noticias aparecen en Facebook, de modo que no estaremos automáticamente sujetos a una negociación forzada," dijo Campbell Brown. "Siempre ha sido nuestra intención apoyar el periodismo en Australia y en todo el mundo, y seguiremos invirtiendo en noticias a nivel mundial y resistiendo los esfuerzos de los conglomerados de medios de comunicación para avanzar en los marcos regulatorios que no tienen en cuenta el verdadero intercambio de valor entre los editores y las plataformas como Facebook."

Mientras tanto, el presidente de la Comisión Australiana de la Competencia y el Consumo, Rod Sims, quien además fue artífice de las reformas, declaró que, gracias a la nueva ley "las plataformas tienen un incentivo para ofrecer un pago justo por el uso de los contenidos periodísticos, y las empresas periodísticas australianas pueden negociar acuerdos comerciales sabiendo que existe un respaldo en caso de que las negociaciones se estanquen".

Sin embargo, si las conversaciones de Facebook con medios de comunicación australianos no satisfacen al gobierno, la empresa podría volver a imponer su prohibición de noticias. "Tengo la esperanza de que no sea necesaria esa medida," manifiesta Brown.