Cosoleacaque, Ver. - Para el hijo de Gladys Merlín y Hermano de Carla, Emigdio Enríquez Merlín aquellos que cometieron el doble homicidio deben conocer bien la casa, toda vez que el día la malla eléctrica se encontraba desactivada de acuerdo a los avances de las investigaciones.


Al cumplirse 9 días del doble homicidio cometido contra su madre y hermana, acudió a declarar ante la Fiscalía de Cosoleacaque, dónde dijo no le han confirmado ninguna línea de investigación.

 

"Hay algo muy raro, los que conocen la casa saben que es difícil de poder accesar y tuvo que ser alguien que conocía bien la casa, sé que la malla no tenía electricidad ese día", indico Emigdio.

 

En entrevista con algunos medios de comunicación, dijo que por el momento no ha sido informado del avance de las investigaciones. Reconociendo que es la primera ocasión que ha sido llamado para rendir su declaración.

 

"Nosotros no éramos gente mala, había adversarios políticos, pero no teníamos enemigos", aclaró.

 

Emigdio, recordó que un día antes del asesinato convivio con su mamá y hermana, sin embargo, ante de la media noche se retiró a su hogar.

 

"De hecho a la una y media recibí su último mensaje donde me dijo que ya había preparado el desayuno para el día siguiente", expresó.

 

Agregó que confía que las autoridades estatales y federales darán con los asesinos de su madre y hermana.

 

Ola de violencia en el sur de Veracruz

 

Gladys Merlín Castro, exalcaldesa del Municipio de Cosoleacaque y su hija, Carla Enríquez Merlín, fueron asesinadas al interior de su domicilio el 15 de febrero. De acuerdo con los primeros reportes policiales, el ataque se cometió alrededor de las cinco de la mañana, en el domicilio ubicado en la colonia Barrio Segundo.

 

Dos días después, el joven Felipe de Jesús Reyes Torres de 20 años y corista de una iglesia fue asesinado a balazos al salir de la Parroquia Preciosa Sangre de Cristo en Cosoleacaque, Veracruz.  La víctima era estudiante de Ingeniería Electrónica en el Instituto Tecnológico de Minatitlán. 

 

Este hecho conmocionó en gran medida a la comunidad católica y población de esta localidad, pues todo apunta que el joven fue confundido.

 

Horas después otro hombre de 30 años, fue asesinado y cuerpo quemado en la entrada al fraccionamiento Las olas del mismo municipio.

 

"Yo solo pido justicia y sé que la habrá", finalizó Emigdio Enríquez Merlín.